Inicio La Pampa "Es difícil decir qué es el porno"

«Es difícil decir qué es el porno»

¿QUE HAY DETRAS DE ESTA INDUSTRIA MILLONARIA?

El especialista y doctor en Ciencias Sociales, Daniel Mundo, afirmó que la pornografía vive hoy «sus momentos de gloria» ya que encontró en internet «la tierra prometida» para esta práctica sexual. «Con su masificación, hoy el porno sufrió una transformación y se vuelve otra cosa diferente de lo que fue en sus orígenes», precisó el investigador.
En diálogo con Radio Noticias, Mundo analizó qué hay detrás del porno, no solo de la millonaria industria sino como una práctica que tiene miles de años y que, pese a su larga trayectoria, aún está en debate definir qué es y qué no es pornografía. «Es difícil porque depende del espectador», afirmó.
«La pornografía se consume y se viene estudiando hace mucho tiempos, incluso en Estados Unidos hay doctorados sobre el tema e incluso ha llegado a la Argentina», explicó Mundo, uno de los referentes en el área de la pornología en el país.
Según precisó el especialista, hoy la pornografía enfrenta «una transformación» como consecuencia «de la digitalización de la información» ya que «la creación de internet para masas» provocó que el porno «cambie de sustancia y se vuelva otra cosa diferente de lo que fue».
«Hoy la pornografía es hiperprivatizada, es decir que se consume en soledad, y que está emparentada con la eyaculación. Por eso internet es la tierra prometida de la pornografía por la cantidad de sitios que hay en la web», completó Mundo, quien aclaró que -lejos de lo que muchos piensan- los orígenes de ésta práctica datan desde hace miles de años.
«La pornografía es un género anterior a la filosofía, la cual se instituye como disciplina alrededor de la fundación de la Academia de Platón, y ya en ese momento había imágenes pornográficas que antecedían a esto. La palabra pornografía se divide en dos ‘porno’ y ‘grafía’ y la traducción más fiel es el ‘registro de la prostituta’. Era un registro, en primera instancia, visual», afirmó el investigador.
Consultado sobre quién fue la persona que acuñó este concepto, Mundo indicó que el inventor fue «Parresio, un pintor famoso contemporáneo a Platón, de cuya pintura no sobrevivió ninguna pero sobrevivió la palabra. De allí en más la pornografía acompañó el desarrollo de la cultura occidental».

Sexualidad y placer.
Según señaló, el principio de la felicidad suele estar ligado a la idea de sexualidad y placer. Y es esta relación, justamente, uno de los temas de interés de estudio del investigador.
«Una de las cosas que a mi más me interesan en el estudio es la idea de que venimos a esta vida para ser felices, que parece una marca publicitaria de nuestra cultura, es un principio muy complejo porque ninguna cultura se embanderó como la nuestra, detrás de este principio tan absurdo de la felicidad», remarcó Mundo y precisó: «La sexualidad es un momento de riesgo, de peligro, de límite, de prueba, pero nosotros la empaquetamos dentro de este proyecto de la felicidad o del placer».
Y continuó: «El placer puede ser un placebo, un momento de rélax, porque tampoco la sexualidad tiene que ver con la satisfacción. La idea de que el orgasmo es el fin del acto sexual fue construido históricamente, así como también que solo sirve para la procreación».
En esta línea, Mundo dijo que «en la pornografía se va instituyendo la dimensión estética de la sexualidad, esta dimensión ‘artística’ que tiene que ver con el placer porque en lo biológico no hay placer».

-¿Por qué no hay placer?
-En la necesidad no puede haber placer, entonces cuando uno come vorazmente porque tiene hambre, no le podemos pedir a esa ingesta de comida el plus del placer porque tiene que resolver una necesidad primaria. Una vez satisfecha podemos ingresar en la segunda etapa que es no quiero comer para alimentarme, sino saborear esto que estoy comiendo’. En la sexualidad sucede lo mismo.

-¿Dónde está el placer en la pornografía?
-Está, pero depende de las experiencias que uno haga de la pornografía. Por ejemplo, una imagen que a vos te puede volver loco, y te masturbás y te regodeás en esa imagen. En otra persona, eso no le puede significar nada. Por lo tanto definir qué es porno es muy difícil.

-¿Y por qué es complicado?
-De hecho tuvo mucho debate, se la aparentó con la obscenidad pero en sí, en la década del 60′, cuando se instala la industria, lo que para uno era pornográfico para otra no es y es libertad de expresión. Por lo tanto es difícil decir qué es y entonces el espectador forma parte del fenómeno pornográfico y una parte muy activa.

-¿Los tamaños son reales?
-Sí, lo son pero también son intervenidos químicamente, drogas. En la pornografía hay personas que trabajan para mantener el pene erecto cuando no se está filmando porque no se filma todo de continuo.

Construcción social.
El investigador Daniel Mundo recordó que, tal como sucedía con la pornografía, las relaciones entre dos personas del mismo sexo eran prácticas «totalmente aceptadas» durante la antigua Grecia, y no solo esto, sino que «tenía sus rituales» y «sus fines dentro de la sociedad». Sin embargo, después fue «reprimida y marginada».
«En la cultura griega, que abarca el siglo V antes de Cristo, que se entiende como cuna de la cultura occidental, la homosexualidad era algo totalmente aceptado y tenía sus rituales. La homosexualidad es una práctica que atravesó toda parte de nuestra historia pero fue reprimida y marginada», explicó en ese sentido Mundo, quien precisó que justamente la palabra «homosexual» fue acuñada recién en la época moderna.
«La palabra homosexual se inventa en 1869, es decir, los griegos no tenían una palabra, pero sí rituales muy precisos por los cuales dos hombres podían tener sexo. No era una práctica libre sino que cumplía ciertos fines sociales. Por lo tanto, tampoco hay que generalizar que todo es lo mismo porque la sexualidad siempre cumplió funciones de regulación sexual», completó.