Inicio La Pampa "Es el trabajo más precario y peor pago"

«Es el trabajo más precario y peor pago»

PRINCIPAL ACTIVIDAD DE LAS MUJERES ES SER EMPLEADAS DOMESTICAS

La directora de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, Mercedes D’Alessandro, quedó seleccionada por la revista Time como una de las próximas 100 personas más influyentes del mundo por el trabajo realizado en la Dirección de la que es responsable.
«La verdad es que yo me enteré una semana antes de que anunciaran la lista de que estaba ahí. Es muy amplia, tiene gente de muchos países, estuvo Alexandria Ocasio Cortez por ejemplo, una gran referente de la política de Estados Unidos», detalló D’Alessandro en una entrevista con Radio Noticias.
La directora señaló que su selección es «por el trabajo que venimos haciendo en la Dirección de Economía e Igualdad de Género del Ministerio de Economía, que fue lo que les llamó la atención». En ese sentido, describió que no encontraron en otros países «un espacio que trabajara los temas de economía con perspectiva de género, y que además hubieran avanzado tanto en tan poco tiempo como hicimos nosotros. Eso les llamó la atención, porque no habían encontrado en ninguna otra entidad, incluso en algunos países que son muy avanzados en términos de feminismo».

Perspectiva de género.
Por otra parte, D’Alessandro expuso que desde la Dirección analizaron las principales actividades que realizan las mujeres en el país. En esas investigaciones lograron confirmar que «la principal actividad económica de la mujer es ser empleada doméstica en la Argentina. Cuando miramos de qué trabajan las mujeres mayoritariamente se dedican a ser empleadas domésticas. Le sigue ser maestra, comerciante, enfermera».
La funcionaria remarcó que «todas las mujeres realizan otros tipos de trabajos que no son remunerados», en su mayoría tares domésticas, que «no se entienden como económicas muchas veces porque no son asalariadas».
Asimismo, explicó que es «una restricción asimétrica, porque las mujeres le dedican tres veces más el tiempo a estas tareas que los varones, y eso habla mucho de su salida al mercado laboral y su inserción al mercado laboral».
Con respecto a esta problemática social y cultural, D’Alessando confirmó que «una mujer que en promedio le dedica seis horas a estas tareas, cuidar a los chicos, lavar, cocinar; después tienen menos horas libres para el mercado laboral, tienen que organizar la logística de su vida cotidiana en función a las tareas hogareñas y muchas veces eso les impide tener trabajo».

Terciarización.
Además, durante la entrevista con el programa El Aire de la Mañana, expuso que muchas veces esto se relaciona con personas de mayores ingresos que terciarizan a mujeres que son mal pagas. «Las personas de mayores ingresos le pagan a empleadas domésticas, que dijimos que es la principal ocupación de las mujeres. Este es el trabajo más precario que tenemos hoy en la economía argentina y el peor pago, más del 76 % de las trabajadoras domésticas tienen el empleo de manera informal y ganan en promedio menos de $10 mil mensuales, es decir, es el trabajo más precario y peor pago».
Asimismo, detalló que en relación a las economías sociales y emprendimientos, «la mayor parte que recibe créditos son mujeres, en general, están asociadas a emprendimientos pequeños, comunitarios que tienen que ver con la actividad que desarrollan en barrios o poblados. En las estructuras de micro financiamiento son las que más créditos reciben».

Inflación
En relación a la inflación en los precios de los alimentos, explicó que «este es un tema que esta pasando en instancias mundiales» por la pandemia. «El movimiento de las personas se vio reducido para no contagiarse, y esto ha hecho que cambien los consumos y que estén orientados a las cosas más básicas de subsistencia, entre ellos los muebles y artículos del hogar, los alimentos y bebidas y algunos artículos de higiene. Entonces hay una presión en los alimentos, los commodities cuando se exporta. Los alimentos están más caros a nivel mundial y presionan el precio local».
D’Alessando, en tanto, añadió que desde el gobierno se está «esperando que este año sea de recuperación, pero también necesitamos vacunarnos porque esa es la manera de salir de la casa, seguir la actividad productiva y retomar una normalidad entre comillas, porque lo cierto es que cambió el mundo».