Inicio La Pampa "Es una caricia para su recuerdo"

«Es una caricia para su recuerdo»

«Es una caricia para el recuerdo de mi papá». Así definió Benicio, hijo de Aldo «Chueco» Fuentes, el mural que se realizó en recuerdo a la memoria de su padre y que quedará inaugurado este viernes, una vez que cada uno de los familiares y amigos del «Chueco» dejen pintadas sus manos en la obra. «Hoy se cumplen dos años del asesinato y seguimos exigiendo justicia», afirmó.
El artista Gastón Suhurt fue el encargado de pintar el mural en la casa donde sucedió el asesinato. La obra, que tiene como fin recordar la memoria del «Chueco» al cumplirse ayer el segundo aniversario de su asesinato, concluirá esta tarde a las 19. Allí, amigos y familiares pintarán sus manos en el paredón.
«Mañana (por hoy) vamos a ir al mural y vamos a poner las manos. Es un acto simbólico porque él siempre nos apoyaba sus manos en el hombro y sentíamos su respaldo, entonces se nos ocurrió la idea de dejar pintadas nuestras manos en el mural», explicó Benicio en diálogo con LA ARENA.
A su vez, este pequeño acto tiene el propósito de reclamar que las condenas -fijadas en noviembre pasado- queden firmes ya que Manuel «Mono» Santillán, quien fue signado como el autor material del hecho, solicitó una revisión del hecho. Esta se realizará el próximo 12 de febrero, en una audiencia de impugnación.

Marcha.
Ante este pedido, los familiares del «Chueco» exigen que la pena quede firme y, para ello, estarán presente en la Ciudad Judicial ese miércoles 12 al mediodía. A su vez, convocaron a la comunidad santarroseña a movilizarse. «Invitamos a la gente que quiera a que nos acompañe y también a los familiares de los papá, para que vea que todo sea latente en nosotros y que no porque haya una condena esto terminó. Queremos que la gente nos apoye en el pedido de justicia», señaló Benicio.
«La idea es ir y estar presente en la audiencia, ver si se puede hacer una movilización para que se vuelva a visibilizar el caso porque cuando las cosas pasan al olvido, por ahí es algo contraproducente para nosotros. Si bien para nosotros sigue todo igual desde el primer día que nos arrebataron la vida de mi papá, lo que queremos es que la causa tenga un punto final y se haga justicia», afirmó.
«Aunque es un derecho que ellos tienen, apelar la condena, las pruebas que hay son contundentes y esto nos hace revivir aquel día. Nos hace muy mal, a trece días de la audiencia está toda la familia con las imágenes de mi papá que nos mostraron en el juicio, con todo eso de vuelta, y es desesperante. Es volver a foja cero, remover toda la herida que uno trata de cicatrizar», se lamentó Benicio, quien admitió que de denegarle la revisión a Santillán, será como «dar un cierre a ese día».

Crimen.
Aldo era un albañil de 63 años que fue encontrado sin vida la mañana del 31 de enero de 2018. El hombre fue golpeado al menos dos veces con el cabo de un hacha en la cabeza mientras estaba dormido, sin posibilidades de defenderse, según fuentes forenses. Los hechos se llevaron a cabo por Santillán en afán de robarle una moto y algunas pertenencias personales. En tanto Barreiro, fue quien compró dicho ciclomotor, lo modificó y revendió a un tercero.
La sentencias fueron dictadas el 1 de noviembre de 2019 por el Tribunal de audiencia integrado por Gastón Boulenaz, Daniel Sáez Zamora y Flavia Ongaro que condenaron a Manuel «Mono» Santillán a prisión perpetua bajo la figura de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, y a Alan Pérez Barreiro por encubrimiento a dos años en suspenso y trabajo comunitario.