Inicio La Pampa "Es y ha sido una política de Estado"

«Es y ha sido una política de Estado»

PLANTA DE OXIGENO: VERA DEFENDIO LA SOBERANIA PROVINCIAL

Mientras el avance de la segunda ola de coronavirus amenaza al sistema sanitario argentino con la posibilidad de un colapso cercano, el hecho de que La Pampa produzca su propio oxígeno medicinal y no dependa de los vaivenes y la especulación del mercado privado en un momento de mucha demanda es un dato alentador.
Al menos así lo consideró Gustavo Vera, el subsecretario de Salud de la provincia, quien en declaraciones a Radio Noticias sostuvo que la Planta de Oxígeno Medicinal es el resultado «de una política de Estado que ha sido sostenida por todos los gobiernos y por todos los sectores políticos que han apoyado la iniciativa».
En esa línea, el funcionario provincial destacó que desde que se puso en marcha la primera planta, en la provincia no pasó un solo día en el que haya faltado la sustancia de vital importancia para salvar vidas. «Es un elemento de soberanía de la provincia porque llevamos 13 años sin un solo día en el que haya faltado el oxígeno. Y detrás hay personal capacitado, trabajo y familias que viven de esto», manifestó.
En la edición de ayer de LA ARENA se conoció que entre 2019, post pandemia, y este año, la provincia triplicó su producción de oxígeno medicinal. Julio Laborde, jefe del Departamento de Oxígeno, sostuvo que la provincia consume en una semana 13 mil metros cúbicos por semana, por lo que el Estado pampeano se ahorra entre 9 y 11 millones de pesos por semana.

Historia de soberanía.
Durante la entrevista con El Aire de la Mañana, Vera contó que fue, junto al ex gobernador Carlos Verna, el entonces ministro de Bienestar Social Sergio Ziliotto y la trabajadora de la Salud Marta Forte, parte del grupo que comenzó la gesta de lograr la soberanía provincial del recurso sanitario.
«En esa época, Marta Forte, una empleada de Salud de esas que trabajan día y noche, nos presentó cuando nos íbamos una boleta exorbitante de dinero que había que pagar a la proveedora privada de oxígeno medicinal. Nos dijo que hacía 10 años que estaba detrás de eso», recordó el funcionario.
En esa línea, agregó: «Nosotros éramos jóvenes y surgió el interrogante de por qué no hacíamos lo que hacía Trenque Lauquen, que fabricaba su propio oxígeno. Entonces pudimos hablar con (Carlos) Verna, le contamos la idea y él ya tenía una información. Por eso le costó 10 minutos tomar la decisión y ordenó armar una comisión en la que participó Obras Públicas, Economía y Salud».
Desde ese entonces, recordó Vera, fueron dos años de intenso trabajo y de «una pelea titánica» hasta lograr poner en marcha en el año 2006 la primera planta en General Acha. «Dos meses después se abrió la de General Pico y durante el gobierno del ex gobernador Oscar Jorge se inauguró la planta del Hospital Lucio Molas», contó Vera.
«No hubo un solo día sin oxígeno en la provincia y no solamente fueron las plantas, sino que no sabíamos nada y el equipo técnico tuvo que estudiar todo, todos tuvimos que aprender. Se formó un recurso humano extraordinario y empoderado, todo con independencia económica y política», remarcó el subsecretario de Salud.

Diferencia.
En el final de la entrevista radial, el funcionario provincial destacó que «la diferencia entre la boleta que nos presentó Marta Forte y lo que hubiera costado si teníamos la planta era muy amplia». Y añadió: «Eran 3 millones de dólares y la provincia invirtió 1.5 millones en todo el montaje».
Hablar de costos y de disponibilidad de este tipo de recursos en el contexto actual de pandemia es tocar un tema delicado al que se enfrenta el sistema sanitario argentino. Y el hecho de que la provincia sea la única en tener montada toda la cadena de producción y reparto del bien es más que destacable.
Más aún lo es si se tiene en cuenta que en el mismo momento en el que se conoció que la provincia triplicó la producción a nivel nacional el gobierno se tuvo que sentar a negociar con las productoras privadas y congelar por 90 días el precio de del oxígeno e intimarlas a que aumenten su producción. El objetivo: hacerle frente de la mejor manera posible a la crisis sanitaria.