Escuela cercada por agua servida

DESBORDE CLOACAL

Un caño de una boca de cloaca estalló en una esquina, frente a un colegio en el barrio Aeropuerto el lunes pasado. Dos días después, un río de agua servida de aproximadamente 200 metros de largo, casi dos cuadras, cubrió la calle Guevara desde Newbery, pasando por Fels, hasta Gardel.
En estos momentos, las extensas lagunas de líquido cloacal cercan la escuela secundaria “Barrio Aeropuerto”, donde 130 chicos y chicas concurren cotidianamente, de mañana y de tarde.
Habrá algún alumno ágil que se las ingenie para llegar limpio a su aula, pero en general, para ingresar al colegio, hay que atravesar los líquidos malolientes y embarrarse. Los más chicos, encima, piensan que es agua inocente, por lo que muchos se tiran en los charcos y juegan.
Los profesores, padres y madres indignados e indignadas, ya hicieron el reclamo en la municipalidad el martes, pero no hubo respuesta. Entonces, volvieron a hacer el mismo reclamo ayer, pero tampoco sucedió nada. Antes de que el cronista se vaya de ese lugar, se observaba aún la leve corriente que generaba el incremento del agua servida.

Para que circule el agua servida.
Algunos vecinos entusiastas construyeron con sus propias manos un canal para que el líquido que convive con la materia fecal circule y, por lo menos, se descongestione un poco. Pero no hubo caso, se terminó estancando en un determinado lugar. Algunos vecinos dicen “mejor ni hablar cuando hay sol”, porque el fétido olor se inmiscuye por todos lados.

Hace un año y medio.
Como un deja vú, el mismo episodio ocurrió hace un año y medio atrás, cuando la misma boca de cloaca colapsó por un taponamiento, e implicó una pérdida importante.
En aquel momento, tuvieron que realizar varios reclamos, según afirman, hasta que una cuadrilla del municipio se acercó y comenzó a trabajar.
Además, más allá de esta insalubre situación, aseguran que cada vez que llueve en ese lugar, son víctimas de la inundación.