Inicio La Pampa "España le temía más a la crisis económica que a los contagios"

«España le temía más a la crisis económica que a los contagios»

PERIODISTA PAMPEANO

Si algo ha quedado reflejado muy claramente con esta pandemia que afecta al mundo, es que hay una gran cantidad de pampeanos que están diseminados en distintos países. Ellos se han encargado en estos días de contar cuál es la situación en los lugares donde la vida los ha llevado, y uno de los que dijo lo suyo fue Juan Bautista García.
«Juancito», para quienes integramos esta redacción, es un joven periodista oriundo de Embajador Martini, al que un día le ofrecieron un trabajo muy distinto en Iturmendi, provincia de Navarra, en España, y decidió afrontar esa aventura. Hoy, trabajando y viviendo en uno de los países que más parece estar sufriendo el coronavirus, señala que «en mi pueblo no hay casos confirmados. Sí algún rumor, que un ‘Mena’ (menor extranjero no acompañado), marroquí podría estar contagiado, pero nada confirmado hasta hoy», contó de entrada.

Medidas tardías.
Agregó que en Urdiain y Bakaikua, dos pueblitos que están a muy pocos kilómetros de Iturmendi, se supo que hubo un fallecido y cuatro infectados, «todas personas que participaron de un viaje de jubilados a Marruecos. En Alsasua (donde está la empresa en la que trabaja), se sabe de unos 10 infectados», empezó diciendo.
Juan indicó que «aquí las medidas de salud se tomaron por lo menos 15 días tarde. Ahora estamos en cuarentena total en España, pero en mi caso estuve solamente tres días sin trabajar, porque nuestra empresa -y algunas otras de Navarra- se dedica a materiales de construcción y tiene un permiso especial. Aquí el 14 de marzo se declaró el estado de emergencia, pero no total, y el que podía trabajaba desde la casa, y el que no iba… y así en España se generó un monstruo gigante con miles de muertos».

Ahora, parate.
«Ya digo… nosotros trabajamos, pero aquí en Iturmendi todo lo demás está parado, no hay bares ni negocios abiertos. Solamente para comprar comida… igual están los que sacan a pasear el perro cinco veces por día», admitió.
Lo cierto es que después de lo que había pasado en China el gobierno español no tomó medidas urgentes, y así fueron las consecuencias.

Temor por la economía.
«Se especuló más con la economía que otra cosa -expresó García-, y particularmente por esta zona a lo que más se le teme es a una crisis en ese sentido. ¿Y saben por qué? Porque aquí no están acostumbrados a eso… No es que cíclicamente como sucede con nosotros pasan aprietos económicos, y a eso le temen».
«Sí, no están acostumbrados a las crisis, porque la última que sufrieron fue cuando lo de Grecia, que fue en 2010, o 2011… Por eso se demoró tanto en proponer el confinamiento total y obligatorio», razonó.

La situación.
No obstante, Juan se mostró algo más optimista al observar que «ahora mismo se está conociendo que están bajando las cifras de muertos y que están subiendo la de personas que sanan y se les da el alta».
Siguió reprochando la demora, porque «con el diario del lunes (con lo que se sabía que pasaba en otras partes del mundo) daba lugar para hacerlo».
«Aquí el fútbol seguía, y se hacían las fiestas populares que, ahora sí, están totalmente cortadas», agregó.
En ese sentido comparó la situación con Argentina, «y creo que Alberto Fernández tuvo una respuesta muy buena ante la situación, dejando sólo los servicios esenciales», sostuvo.

Preocupación.
«Es que fue así -confirma-, no quisieron cortar desde cero por una cuestión económica, y pasó lo que pasó. Hoy bajaron algunos casos, y ha salido gente de las Unidades de Cuidados
Intensivos, pero hubo días de mil fallecidos, y siempre se habló de personas mayores que parecen correr más peligros. Por suerte se confirmaron muchos curados, pero sólo en Navarra estábamos con los números peor que en Argentina y lo estamos hoy. Solo en una provincia peor que en Argentina, y eso que comparando Navarra con el resto de España está mejor; pero no por eso menos preocupados».

Más previsiones.
Juan siguió relatando que hoy en día en el pueblo en el que reside «si uno entra a un supermercado, hay lugares donde desde mitad de marzo para adelante obligan a la gente a ponerse guantes de papel, de bolsa, y además mantener la distancia de un metro y medio entre persona y persona… en lugares más chicos pueden ingresar de a tres o cuatro, y siempre hay alcohol en gel. A mí me parece que no hay faltante de mercadería… sí me llamó la atención que no había papel higiénico… ¿para qué quieren tanto?», se preguntó.
Agregó que lo que se puede observar es que «por ahí la gente compra muchas ‘boludeces’… y quizás por eso falta un poco de harina, porque al estar tanto adentro hacen rosquitas, pan casero, etcétera».

En el trabajo.
En la fábrica sí hay algunas medidas preventivas, como que no pueden ir al comedor más de tres personas, y en los vestuarios lo mismo. «Pero en general trabajamos normal… yo por mi trabajo específico uso máscara, y particularmente tomo mis cuidados, así que mi familia allá (por nuestro país) se puede quedar tranquila… Al principio, sobre todo mi mamá, estaba un poco preocupada, pero hablamos casi todos los días, y también con mi hermano por videollamada y nos vamos contando», expresó.

Yerba secada al sol.
Lo que Juan lamenta es que se está quedando sin yerba. «Aquí la compramos por Internet, pero ahora estoy impedido de recibirla… así que por ahí voy a tener que secar al sol la que uso y reutilizarla».
También contó que tiene «unas ganas tremendas de pegarle a la pelota… Había empezado a jugar en el Altsasu K.E. Euskera, que participa en la Primera Regional de la Liga de España… andábamos bien en el inicio de la temporada, pero obviamente todo se cortó por ahora», dijo en el final.
Vive en Iturmendi, municipio español de la Comunidad Foral de Navarra, que tenía 398 habitantes. Hoy, con Juan son 399. Los habitantes son navarros, pero al estar a pocos kilómetros del País Vasco (Vitoria, Bilbao y San Sebastián, capitales de tres provincias vascas) tienen mucha afinidad con ese sector.

«Estoy bien».
Hasta mediados del año pasado «Juancito» compartió la redacción de LA ARENA, donde esencialmente se ocupaba de las informaciones policiales, hasta que un día llegó para anunciar que se iba a trabajar a Navarra, a la empresa Algoi Tratamientos, que se dedica a construir y exportar gigantescos molinos de agroenergía.
«Miro series, películas… la final que River le ganó a Boca en Madrid la vi como quince veces. Y bueno, eso… tomo mate, y espero conseguir yerba. Que mi familia y mis amigos se queden tranquilos. Estoy bien», cerró.