miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa "Esperamos hacer propuesta conjunta"

«Esperamos hacer propuesta conjunta»

PROYECTO HABITACIONAL DE ALTOLAGUIRRE

El intendente de la ciudad de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, explicó ayer que durante la reunión que mantuvo con el vicegobernador de La Pampa, Mariano Fernández, dialogaron sobre los asentamientos que se instalaron en distintos puntos de la ciudad. Explicó además que se presentó un proyecto al Ejecutivo provincial para solucionar la problemática habitacional de la ciudad.
En ese sentido, sostuvo que «lo que hicimos fue presentarle al vicegobernador nuestra propuesta, y quedamos de juntarnos nuevamente con el material que le llevamos para unificar la presentación del proyecto, y poder reencausar la política habitacional en la ciudad».
A su vez, Altolaguirre resaltó que «lo que realizó el municipio es un aporte sumamente importante, aunque lo que tuvo que ver con la política habitacional siempre estuvo a cargo del IPAV. Esta propuesta la realizamos a partir de una situación que se pudo destrabar a finales del año pasado. Ahora quedamos a la espera de que el gobernador, que no se encontraba en la ciudad, reciba el mensaje a través del vicegobernador, y lo analicen con sus áreas técnicas y podamos salir con una propuesta oficialmente consensuada y en conjunto».
Con respecto al contenido de la propuesta presentada ante el Ejecutivo provincial, el intendente manifestó que «hablamos de no hacerlo público, para no generar expectativas antes de tiempo. Nosotros ya lo presentamos y ahora quedamos a la espera de volver a reunirnos, lo antes posible».

Asentamientos.
Consultado sobre los asentamientos que se instalaron hace poco más de un mes en la ciudad, Altolaguirre aseveró que «la realidad es que tenemos un monitoreo permanente de los distintos asentamientos» y que «no existe gente en situación de calle».
«Sí hay numerosas familias que pueden estar hacinadas o en condiciones inadecuadas. Lo que se da en algunos casos particulares de gente en situación de calle, es un paliativo entre el gobierno provincial y municipal, que no es la solución definitiva, pero por lo menos se los ayuda de alguna manera. Y hay casos de situación de calle, con gente que se autoexcluye de su núcleo familiar por problemas de adicciones, de alcohol, u otras situaciones», agregó.
Altolaguirre aseguró que «prácticamente no hubo familias viviendo nunca en los terrenos. Se dio una situación donde se avanzó sobre las tierras, donde cada uno estuvo tratando de tener su terreno, porque lo vieron como una expectativa de tomar su porción de tierra».
«Pero los asentamientos no reflejan para nada la situación de la ciudad, que es más delicada. Estamos hablando de 3 mil o 4 mil familias con problemas habitacionales. Las soluciones hay que manejarlas todas desde el IPAV, porque las personas que estén involucradas en situaciones de tomas van a ser eliminadas de los registros», completó.

Una sola familia.
A poco más de un mes del inicio de las tomas de tierras la ciudad, pocas personas continúan habitando los asentamientos. En la mañana de ayer, recorriendo el «Barrio Micaela García» cercano al Santa María de La Pampa, un cronista de este diario solo se encontró con una familia en el lugar.
Eduardo Pullola, de 53 años, explicó que «la mayoría vienen durante el día, sobre todo cuando hacemos reuniones, pero de las 100 familias que éramos al principio somos pocas las que quedamos viviendo acá».
«Igualmente seguimos reuniéndonos, y ya tenemos previsto para la semana que viene la contratación de una pala excavadora para allanar el terreno y poder empezar a construir», añadió.
Finalmente, sostuvo que esperan que «nos den una respuesta sobre la posibilidad de quedarnos con los terrenos por que la idea es empezar a construir con material. Yo me arme la casita con palets y tejas, pero no le quiero seguir poniendo trabajo, porque no tengo la seguridad de que nos vayamos a poder quedar acá».

«Su mensaje fue el esfuerzo»
En el marco de la conmemoración del 169° aniversario del fallecimiento del General Don José de San Martín, la Municipalidad de Santa Rosa realizó un acto en la Plaza San Martín. Allí, estuvieron presentes el intendente, Leandro Altolaguirre, acompañado del presidente del Concejo Deliberante, Jorge Domínguez; los diputados provinciales Marcela Coli y Héctor Fazzini; el Presbítero Juan Carlos Zipolla. A su vez, también estuvieron presentes autoridades del ejecutivo provincial, municipal, concejales, integrantes de las fuerzas armadas y abanderados y escoltas de distintos establecimientos escolares.
Durante la ceremonia, se realizó un minuto de silencio en homenaje al General San Martín, y luego los presentes entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino. Posteriormente, Santiago Romano, un niño de 6 años recitó, vestido con un atuendo típico de la época, una poesía de Darío Levin.
Luego, la directora General de Administración de la comuna, Rita Ríos, brindó un discurso alusivo al prócer argentino y destacó su «vida como hombre. Estoy absolutamente convencida que ante cada decisión que tomó, el principal mensaje fue esfuerzo».
«Con determinación y coraje formó a sus hombres y les contagió la voluntad de trabajar para ser capaces de cruzar una cordillera. Con su ejemplo educó a sus hombres que la vida puede presentarnos situaciones que a primera vista parecen imposibles pero que son imprescindibles para nuestra dignidad como hombres, para construir la ciudadanía, para aprender a celebrar la vida cada minuto», continuó.
A su vez, instó a los presentes a que «el homenaje de este 17 de agosto a Don José Francisco de San Martín nos interrogue sobre su legado y si tenemos el suficiente coraje busquemos en el fondo insobornable de cada uno si el esfuerzo es el suficiente, si somos generosos, si somos austeros, si hemos sido capaces de vencer la inercia y la indiferencia, la caridad sin deber, los egos, el altruismo indoloro, la moral sin obligación ni sanción. La vida siempre nos presenta cordilleras que pasar. Tengamos coraje para distinguir lo imposible de lo imprescindible».
Finalmente, el acto culminó con la tradicional colocación de ofrendas al pie del Monumento.