Inicio La Pampa "Esperemos que sirva"

«Esperemos que sirva»

DEBATE POR DIPLOMATURA

La Universidad Nacional de La Pampa realizó ayer, en modo virtual, una reunión con las facultades de Agronomía y de Exactas y Naturales, el INTA Santa Rosa y el Instituto Manos que Hablan Santa Rosa para analizar los planteos realizados en torno a la Diplomatura
Universitaria para Sordos: Iniciación en huerta familiar agroecológica.
Este diario publicó en marzo que la activista por los derechos de las personas con discapacidad y ex presidenta de la Comisión Asesora para personas con discapacidad de la Argentina, Silvia Bersanelli, había manifestado su preocupación. «Queremos manifestarle nuestra preocupación en relación a que la Universidad a través de su Facultad de Agronomía proponga una carrera para personas sordas exclusivamente para garantizar su accesibilidad», había sostenido.
Bersanelli recordó entonces que desde el 2006 se adoptó la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad en Naciones Unidas, ratificada por Argentina, en la cual se decidió trabajar fuertemente en la inclusión. Especificó que esa legislación, con rango constitucional, en todos los aspectos de la sociedad, considera que las actividades educativas dedicadas en forma exclusiva a un grupo de personas con discapacidad son segregativas y no inclusivas.

Reunión por Zoom.
La reunión por Zoom fue coordinada por el secretario de Bienestar Universitario de la UNLPam Cristian Parodi. Bersanelli celebró el espacio de diálogo que se generó entre los distintos actores participantes, entre los cuales destacó a las personas sordas a las cuales fue destinada la diplomatura y sus madres y padres.
El encuentro se realizó en el marco de la Comisión de Accesibilidad que funciona en la casa de altos estudios y tuvo la participación de consejeros y consejeras superiores. Además de Bersanelli estuvo también Pamela Molina, otra activista que la acompañó en el reclamo. «Aclaramos que no cuestionamos la diplomatura sino que fuera de carácter exclusivo para personas sordas. Fue un espacio rico de debate y esperemos que sirva para diseñar cursos», sostuvo.
Bersanelli destacó la intención de algunas consejeras superiores de modificar la diplomatura para hacerla abierta. «Obvio que aclaramos, en el marco de la convención, en la observación general número 4, qué era la educación inclusiva, que la incorpora a la Universidad en todos los niveles y qué significaba un espacio segregado, que es precisamente crear algo específico y exclusivo para las personas con discapacidad», informó.

Enriquecedora.
Desde Agronomía se explicó que la propuesta surgió de una capacitación que se realizó con la comunidad sorda de Santa Rosa y manifestaron que no se pensó en algo abierto porque no se cuenta con la capacidad y los recursos suficientes para ampliar la matrícula. De hecho se manifestaron sorprendidos por la cantidad de inscriptos, 160, que superó todo lo previsto. Aclararon además que la Diplomatura no es una carrera de grado o de posgrado, de hecho otorgan título sino certificados.
Ante una consulta de LA ARENA la decana de Agronomía, Ana Urioste, manifestó que la reunión fue «muy enriquecedora» y, tal como lo expresó en la reunión, dijo que se pondría en contacto con el resto de las instituciones involucradas en la Diplomatura para analizar las propuestas surgidas del encuentro virtual. «No estamos en condiciones de modificarla, pero igual quedé en hablar con las instituciones», dijo.