Inicio La Pampa "Esta fuerte recesión nos golpeará"

«Esta fuerte recesión nos golpeará»

LA PROVINCIA CELEBRO LA IMPLEMENTACION DEL "BARRIL CRIOLLO"

La economía provincial afrontará un 2020 marcado de dificultades y obstáculos. Así lo vaticinó el último «Informe de Coyuntura Económica Pampeana», elaborado por los economistas Sebastian Lastiri y Mercedes Rodríguez, donde advierten que La Pampa se verá directamente afectada por la «reclusión preventiva y obligatoria que requiere la crisis sanitaria mundial» y la caída en los precios del barril del petróleo, respecto a las regalías que recibe la Provincia.
El país terminó su segundo año consecutivo -2018-2019- en recesión (hecho que no ocurría desde 2001-2002) y registró el nivel más alto desde la hiperinflación de 1991. Además, el Gobierno del Frente de Todos inició su gestión con un default virtual y sumido en una profunda crisis económica y social.
La Pampa no estuvo ajena a esta situación, terminó con niveles de desempleo cercanos a los dos dígitos y casi un tercio de su población con problemas de empleo. El sector agrícola, por su parte, fue el único que tuvo indicadores positivos, sin embargo el aumento de la producción en un 28,1% no logró solventar el impacto de la recesión.
Las perspectivas para este 2020 no son muy alentadoras, según el «Informe de Coyuntura Económica Pampeana», pese a los signos de recuperación que había mostrado en los primeros dos meses de este año. Según precisaron los economistas Lastiri y Rodríguez, «la reclusión preventiva y obligatoria que requiere la crisis sanitaria mundial sin precedentes por la que estamos atravesando derivará en una fuerte retracción de la actividad económica en el mundo, el continente, nuestro país y en La Pampa».
«Esta recesión golpeará, nuevamente, una economía que arrastra dos años de recesión», remarcaron en el informe, lo cual se puede traducir en una caída de los salarios reales, así como también el cierre de empresas y el aumento del desempleo.

«Barril criollo».
La situación del precio del petróleo es otra arista que tiene a maltraer a la economía argentina y también a la pampeana, ya que la caída de los valores del barril significa menos producción y menos regalías para las arcas provinciales. «Además, arrastra hacia abajo el precio de los granos, cereales y sus derivados que representan la principal fuente de divisas de Argentina y de ingresos para La Pampa», agregaron Lastiri y Rodríguez.
A tono con la situación, la decisión del Gobierno de Alberto Fernández de reinstalar el barril de petróleo «criollo» a 45 dólares, ante la caída del crudo en los mercados internacionales, fue vista con buenos ojos para el sector, así como también fue bien recibido por parte del Gobierno pampeano.
En este sentido, fuentes de la Casa de Gobierno aseguraron que establecer el costo de barril a este precio «detiene esta caída estrepitosa de las regalías», las cuales ya venían golpeando a la recaudación provincial.

Campo y combustible.
Nuevamente, el sector agropecuario, eximido de la cuarentena y con buenas perspectivas en términos climáticos y de producción, será un contrapeso importante en este contexto, aunque estará sujeto a las presiones bajistas del precio de los commodities.
Por su parte, el aumento del consumo de combustible, en especial las naftas, durante el último trimestre del 2019, mostraba cierto rebote de la economía a fines del año pasado y a inicios de este. El cual se detuvo por la pandemia del coronavirus.
En números, durante los últimos tres meses del 2019, el consumo de la nafta registró un aumento del 5,2 por ciento, mientras que el de gasoil fue de 0,7%, aunque este último ya venía aumentando. Es por esto que, una vez levantado el aislamiento, se espera que la economía vuelva a moverse en ese sentido.

Parámetros del 2019.
Si nos centramos a los números finales que dejó el año pasado, se puede observar que el Gobierno de Cambiemos, encabezado por el entonces presidente Mauricio Macri, dejó una actividad económica en recesión -no creció en ninguno de los cuatro trimestres- y un país sumamente endeudado. Esto repercutió en la provincia.
«Con una inflación cada vez más alta, alcanzando un nivel anual de 57,6%, los salarios reales perdieron en promedio un 7% durante el 2019, lo cual repercutió en las ventas a nivel provincial provocando una caída promedio de 8,3% anual, representando la caída más grande, en términos anuales, desde 2015», precisó el informe.
«El fuerte deterioro de la situación económica y financiera nacional repercutió principalmente sobre la inversión, lo que derivó en una fuerte caída en la construcción (el promedio anual para 2019 fue el peor registro de los últimos 4 años) y niveles de empleo registrado en el sector», agregó.

Desempleo.
No obstante, si se realiza la comparación en relación al mismo trimestre del año anterior, se obtiene que tanto a nivel país como provincial, el empleo aumentó y el desempleo disminuyó lo que evidencia una mejora considerable de estos indicadores laborales. Por su parte, la tasa de ocupados demandantes a nivel país aumento menos de un punto porcentual, aunque para la provincia prácticamente se mantuvo en los mismos valores. De todos modos, si a esta tasa le sumamos la tasa de desempleo, obtenemos que 29,3% de la población económicamente activa de Santa Rosa-Toay tiene problemas de empleo.
El consumo privado en supermercados continúa marcando la tendencia negativa que se observa desde el año 2016, aunque este 2019 se ha profundizado. En La Pampa, el 2019 cierra con una reducción de -8,3% en todo el año y el indicador acumulado desde 2015
Dentro de los rubros que se vieron más afectados en este último trimestre de 2019 en nuestra provincia, continúan siendo carnes (-12,6%), artículos de limpieza (-8%), indumentaria, calzado y textiles (-6%), alimentos preparados y rotisería (-5,5%).