Inicio La Pampa "Estamos gestionando para garantizarlo"

«Estamos gestionando para garantizarlo»

AL MUNICIPIO PIQUENSE EL PAGO DEL BONO LE SIGNIFICARA UNA EROGACION DE 11 MILLONES DE PESOS

(General Pico) – La intendenta de General Pico, Fernanda Alonso, manifestó que trabaja en la gestión de los fondos para pagar el bono de fin de año de 12.500 pesos, al casi millar de trabajadores que tiene la comuna norteña. Esto significará una erogación de unos 11 millones de pesos para el municipio local. Además se refirió a las discusiones por el reparto de la coparticipación, y al voto de confianza que le dio la oposición al acompañar con el voto positivo el Prepuesto municipal 2020.
«Estamos haciendo las gestiones y los esfuerzos para lograr pagar el bono como lo vino haciendo siempre el municipio de Pico. Implica 11 millones de pesos, que son los 931 empleados que tiene el municipio, entre planta permanente y contratados. Es un dinero que no está previsto extra recaudar», señaló ayer la mandataria.
«El municipio viene funcionando con la coparticipación que recibe y la recaudación propia, y no hay algo extra que supla esos 11 millones de pesos. Estamos trabajando en gestiones para garantizarlo», agregó.

Coparticipación.
Alonso además se refirió a la discusión por el reparto de la coparticipación que se da entre los municipios más pequeños y otros más grandes. En este caso indicó que uno de los puntos divergentes, está vinculado a los ingresos por servicios que tienen los municipios más chicos, que ocupan un lugar que no atiende el mercado.
«El tema de fondo es que la masa a coparticipar va a ser la misma, y lo que se discutía es si esa masa se modificaba en sus indicadores, lo cual implicaba que había que quitarle a uno para darle a otro. No se trata de una confrontación entre chicos y grandes, sino que dentro de ese índice hay indicadores a revisar, como son los ingresos», señaló.
«Cada municipio presenta un balance y es donde se declara cuáles fueron los ingresos que obtuvo año vencido. En función de eso, después se arma índice de coparticipación. Uno de los indicadores de ese índice son los recursos no tributarios que tiene como ingresos el municipio por prestaciones de servicios o ventas», explicó.
«Los municipios como Pico o Santa Rosa, no tenemos estaciones de servicio o panaderías, porque está el mercado que resuelve esta cuestión. Un servicio cuando no lo da el privado, es ahí donde puede estar presente el Estado. Entonces estamos en esa desventaja, no podemos prestar determinados servicios que el sector privado lo cumple y es ahí donde se ve la diferencia en la distribución de los recursos», agregó.

Diálogo político.
La semana anterior, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad el Prepuesto municipal 2020, algo que no ocurría desde hacía ocho años. Esto se logró a partir de la apertura al diálogo que mostró la actual gestión, con los diferentes actores de la oposición.
«Vienen momentos de construcción política donde lo que debe primar, es buscar la solución a los problemas de la gente. Es un municipio de puertas abiertas, donde la oposición pueda venir y plantear las cuestiones que les plantean los ciudadanos y ciudadanas de Pico. Eso lo vamos a intentar sostener, porque el diálogo y la forma de trabajar juntos, es la manera de buscarle la solución a los problemas de la gente. Agradezco esta confianza que nos dieron con el voto unánime del presupuesto», remarcó.
A 20 días de haber asumido la función, Alonso destacó que se encontró con un municipio «afectado por la crisis nacional», y que una de las principales propuestas, será la de «mejorar los servicios».
«Me encontré con un municipio afectado por la crisis, que no escapó a la inflación. Los servicios se siguieron prestando con ese impacto e hizo que hace que tengamos una deuda con proveedores en la que estamos trabajando. Nos encontramos con un municipio que tiene que trabajar muchísimo en la eficiencia de la prestación de los servicios y es posible con más control, con trabajo para adentro», indicó.
«Es un municipio que no escapa a la realidad de crisis nacional y que está un poco más tranquilo por este impacto de dinero que se aporta por la Asignación Universal por Hijo y a través de los jubilados que cobran el bono de $5.000. Estas decisiones que son nacionales y que se ven en el territorio, nos atenúa la demanda local, pero esto no venía siendo así hasta el 10 de diciembre», puntualizó.