Inicio La Pampa "Están en la línea de fuego"

«Están en la línea de fuego»

DIA DE LOS Y LAS EMPLEADAS DE COMERCIO

El senador nacional y secretario general del Centro Empleados de Comercio de General Pico, Daniel Lovera (PJ), celebró el día del y la empleada de comercio que se conmemoró ayer y afirmó que «militando el modelo sindical nacional es la única manera de construir desde la solidaridad, con dignidad, y para el bienestar y la felicidad de las familias que trabajan».
El legislador consideró «reconfortante» el reconocimiento de la sociedad entera en lo cotidiano, tras una serie de comentarios de personas ajenas al gremio que destacaron el trabajo del sector. «La gente reconoce y valora las tareas de aprovisionamiento y servicio que hace todo el personal de comercio. Están también en la línea de fuego y es trascendente poder valorarlo. Me pareció que nadie mejor que personas externas al gremio para contarnos lo que representa la institución y cómo perciben su rol en estos momentos críticos», afirmó.
Lovera también resaltó la importancia de la perspectiva histórica para las organizaciones sindicales y afirmó que «debemos poner en valor todo lo que pasa y pasó como forma de prepararnos para lo que viene».
En esa línea, explicó que «las raíces de las organizaciones sindicales argentinas se remontan a tiempos de lucha de mujeres y hombres que llegaban en la inmigración, en la primera mitad del siglo XX, con sus ideales en la organización de trabajadoras y trabajadores para permitirles defender sus intereses. La labor organizada fue la que permitió llegar a instancias únicas y reivindicatorias de los derechos laborales, como los consagrados a partir de la reforma constitucional de 1949».
«Fue cuando se habilitó la libertad de agremiación para proteger y respetar los intereses de la familia trabajadora. Conquistas alcanzadas de la mano de Juan Domingo Perón. Sería imposible pensar la historia, describir el presente y proyectar el futuro del sindicalismo argentino, sin tener presente a quienes promovieron -como aún hoy hacemos- la idea del trabajo como principal vehículo de inclusión y de identificación social de cada persona», agregó.

Un derecho humano.

Lovera remarcó que «este legado es el que nos permite entender al trabajo como un derecho humano fundamental. Trabajadoras, trabajadores y dirigencia sindical, jamás vamos a tomar una posición de neutralidad ante cualquier intento de avasallamiento que se pretenda en el escenario del trabajo. La historia argentina es un ejemplo en el mundo de que la garantía efectiva de los derechos laborales fueron sus organizaciones sindicales».
Por otro lado, en relación a la pandemia de Covid-19, destacó que los «empleadas y empleados de comercio, organizaciones sindicales y obras sociales del sector, estamos haciendo un esfuerzo máximo, poniendo a disposición recursos y estructuras: clínicas, hoteles, servicios médicos, profesionales».
«Todo eso con la mirada puesta también en mantenernos alerta ante las renovaciones estructurales y culturales que condicionan al trabajo humano. Debemos proteger la dignidad del trabajo y construir estrategias para crecer en formalidad y seguridad laboral. Las relaciones laborales de este tiempo nos comprometen a seguir impulsando la institucionalización y la democratización de las negociaciones colectivas de trabajo como herramienta de mejora en los vínculos laborales. Debemos gestionar institucionalidad que nos permita mediar ante el conflicto», continuó.

Importancia de los gremios.
El senador fue contundente al afirmar que «estamos ante nuevos tiempos» y que «hoy, las organizaciones sindicales son tan necesarias y eficaces como ayer. Y serán parte de una transformación necesaria para el futuro».
Por estos motivos, consideró necesario «avanzar en la conformación de espacios de diálogo que nos permitan organizar y establecer un nuevo Pacto Social que incluya a cada uno de los sectores del mundo del trabajo».
«Los espacios políticos del sindicalismo en la gestión pública serán la clave para custodiar el camino de la equidad en Argentina, porque militando el modelo sindical nacional es la única manera de construir desde la solidaridad, con dignidad, y para el bienestar y la felicidad de las familias que trabajan», concluyó.