Este año ya se hicieron más de 300 abortos

EL DOBLE QUE EN 2017

El Ministerio de Salud de La Pampa aseguró que no posee datos fiables respecto a los abortos no punibles realizados en el año 2016 en la provincia. Así se manifestó ayer el subsecretario de Salud, Gustavo Vera, luego de que este diario publicara los datos contenidos en un informe del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), donde se reveló que en nuestro distrito se practicaron 483 abortos legales durante aquel año.
Sin embargo, el funcionario ofreció los datos oficiales con que cuenta su cartera, en este caso referidos a los años 2017 y 2018. “Respecto del año pasado tenemos 300 casos y en 2018, a la fecha, 317, es decir, venimos duplicando al año pasado. Creemos que se va a duplicar. Son los datos que tenemos en nuestro sistema informático”, aseguró en diálogo con Radio Noticias 99.5.
Vera resaltó los cambios que el gobierno actual introdujo al protocolo de aborto no punible que se dictó durante la gestión del justicialista Oscar Mario Jorge, antecesor de Carlos Verna en el Centro Cívico. “La famosa resolución de la que se habló tanto, tenía una limitación en la accesibilidad, es decir, solo dejaba que lo hiciera el tocoginecólogo en los centro de salud de Nivel 4, que en la provincia son siete u ocho”, recordó.
Para mejorarlo, Salud eligió el camino más corto: dictar una resolución propia, en lugar de adherir a la que existe en el ámbito nacional. “Ahora, el protocolo lo puede hacer un profesional médico o un equipo de salud y de toda la provincia, no solo en los hospitales de nivel 4, porque estas prácticas, aunque la gente cree que son quirúrgicas, en el 90% de los casos se realizan con medicamentos. Antes se hablaba del legrado y hoy prácticamente no se usa. Sigue existiendo pero hay alternativas más técnicas y el tema de la medicación, que ha mejorado”, afirmó.
-¿Cómo cree que seguirá la discusión sobre la legalización del aborto en el Senado?
-Nadie está a favor del aborto, pero es una realidad que existe de toda la vida. La realidad es que esto se realiza. Entonces, la discusión es si legalizarlo o no. Esto se realiza, es una realidad, guste o no. Estamos convencidos como Ministerio que la legalización mejora las condiciones de salud de la mujer. Lo mismo dicen los ministros de Salud de los países desarrollados, al igual que lo plantearon el ex ministro Ginés González García y el ministro actual, Adolfo Rubinstein. Es un problema de salud.
-Si se aprueba la legalización, ¿la objeción de conciencia será una barrera?
-Justamente por eso se modificó el protocolo del gobierno anterior. Este protocolo limitaba los abortos no punibles solo a los hospitales de nivel 4, pero solo se hacían en el Lucio Molas. Ahora se modificó y se permite que todos los efectores de salud, tanto públicos como privados, lo puedan realizar. Y que solo pasen al Hospital Lucio Molas cuando tengan una determinada complejidad. Si solo había un solo lugar donde se practicara, con la objeción de conciencia estábamos complicados, pero lo liberamos a toda la provincia, donde hay 500 profesionales, y así se facilitan las cosas. Pero la objeción de conciencia no la puede hacer el servicio ni el sistema de salud. El que tiene objeción de conciencia tampoco puede no atender al paciente, tiene que asesorarlo, explicarle las condiciones y está obligado a llevarlo con otro profesional.