Inicio La Pampa "Esto es una persecución política"

«Esto es una persecución política»

Mientras el peronismo mendocino ya anticipó que no votará el desafuero que impulsa Cambiemos, el senador Marcelo Romano sostuvo que la embestida oficialista «es una persecución política» en su contra por su postura crítica frente a la obra y la licitación para construir Portezuelo del Viento, la represa sobre el río Grande. El legislador no dudó en señalar a Alfredo Cornejo, el ex gobernador mendocino, como el operador desde las sombras para sacarlo de la cancha.
En la Legislatura mendocina avanza un pedido de desafuero contra el senador Marcelo Romano, un legislador que tiene una posición crítica respecto a la construcción de la represa Portezuelo del Viento. Si bien el desafuero fue pedido por la Justicia a raíz de incidentes ocurridos en 2019, el legislador y los analistas políticos coinciden en que el tema se aceleró luego de que pidiera informes sobre la represa sobre el río Grande y denunciara irregularidades en el pliego licitatorio. El pedido de desafuero fue solicitado por la fiscal Gabriela García Cobos y se votaría el 26 de mayo. El resultado de la votación aún no está claro ya que el PJ anticipó que no lo apoyará.
El miércoles 13, Romano quedó a un paso de perder la inmunidad que otorgan los fueros legislativos luego que la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales diera lugar al pedido de García Cobos de desproteger al legislador. El motivo del pedido es una causa que data de agosto de 2019 en la que Romano y su hijo están imputados por presunto «atentado contra la autoridad».
Según el expediente que la fiscal envió a la Legislatura mendocina, el 11 de agosto de 2019 el senador protagonizó un incidentes con policías que habían demorado a su hijo por «conducción temeraria» al volante.
Para Romano, según ha expresado en todos los medios de comunicación, el procedimiento representa «una «persecución política» del oficialismo -que en la provincia de Mendoza está representado por la alianza Cambiemos- por el pedido de explicaciones que solicitó con respecto a Portezuelo y sus denuncias de que el pliego está sesgado a favor de una empresa mendocina. De hecho, la visita del ministro de Planificación e Infraestructura Pública, Mario Isgró, a la Legislatura fue motorizada por él. «La nota en la que yo pedí interpelar a (Mario) Isgró es del 7 de mayo. No pasaron ni siete días y pidieron el desafuero. La necesidad de que el único legislador que estaba pidiendo explicaciones sobre algo que, después de la renuncia de (Daniel) Chicahuala es un escándalo, llama mucho la atención», expresó Romano al diario Los Andes.