Inicio La Pampa Estrellas Amarillas concretó una inédita experiencia

Estrellas Amarillas concretó una inédita experiencia

REEDUCACION VIAL

El programa de la Fundación Estrellas Amarillas para la reeducación de personas que han sido condenadas por siniestros viales, es único a nivel nacional. Su primera edición se desarrolló en distintas sedes y acaba de terminar. Es la primera vez que a la par de sancionar al conductor, se aplican obligaciones tendientes a evitar que esa conducta se reitere.
La siniestralidad vial es uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta la sociedad actual, sostuvo la Fundación al dar cuenta de la novedad. Esta realidad ha propiciado importantes cambios en la legislación e intervenciones más acordes con la especificad de este tipo de hechos. Dado el progresivo incremento de condenados, una de las medidas más novedosas impuestas por algunos jueces es que además de la inhabilitación para conducir los involucrados deban realizar una capacitación tendiente a la reeducación y concientización vial, como es la que dicta la Fundación Estrellas Amarillas. De esta actividad se desprende la necesidad de mantener y potenciar la intervención como forma de prevención de nuevos episodios.
El programa de la Fundación Estrellas Amarillas es el primero de estas características en Argentina. La iniciativa, única en Latinoamérica, ya cuenta con el aval de los funcionarios del Ministerio de Salud de La Pampa y fue aprobado por el gobernador Carlos Verna. Tuvo su primera experiencia este año en La Pampa y apunta a educar en materia de seguridad vial a personas que han cometido delitos originados en siniestros viales que fueron condenados por un Juez y tengan una sentencia respectiva. Se busca promover la concientización y reflexión acerca de las consecuencias físicas, psíquicas y sociales que los siniestros viales acarrean respecto de sí mismos y de terceros. A su vez, se busca fomentar una conducción segura y consciente del peligro, evitando la reincidencia de siniestros viales.

Entrevistas y tests.
A lo largo de este año, el programa se desarrolló en sedes como el Centro Judicial de Santa Rosa del Poder Judicial de La Pampa, el Colegio de Abogados, el Ministerio de Seguridad y Vialidad Provincial, y se concretaron diez encuentros a cargo de profesionales que abordan la capacitación de manera interdisciplinaria y de la cual también participaron miembros de la Fundación Familiares de Víctimas.
Contó con entrevistas y test psicológicos a los cursantes al inicio y cierre del programa, dos actividades con el auto educativo tendientes a concientizar a otros conductores, ciclistas, motociclistas y peatones y a reforzar aprendizajes, y se entregó folletería acerca de qué hacer ante siniestros viales y el desarrollo de temáticas principales como el tránsito y la seguridad vial, los delitos, las sanciones sociales, normas, causas y consecuencias de los siniestros, sensibilización y concientización vial.
De los cursantes, la mitad lo hizo en forma voluntaria y la otra mitad por sugerencia de los jueces que dictaron su inhabilitación.
El equipo de profesionales estuvo integrado por las psicólogas Natalia Piccini y Paula Rundau; el licenciado en Accidentología y Prevención Vial, Pablo Fuentes; el bombero especializado en RCP y Primeros Auxilios Emocionales, Pablo Sandoval; la abogada Guillermina Castro; los abogados y especialistas en Filosofía y Derechos Humanos, Eduardo Aguirre y Alejandro Osio; el médico forense José Sansón; el licenciado en Comunicación Social, Gustavo Tamer Schnan; el profesor de Educación Física Pablo Blanco; la antropóloga Julieta Soncini; la presidenta de la Fundación Estrellas Amarillas, y el responsable de manejar el auto educativo, Pablo Damiani.
Soncini fue la coordinadora general del programa, ya que desde su condición de antropóloga puede abordar la complejidad de los problemas sociales desde la diversidad y reconociendo las situaciones de desigualdad existentes, además de su forma particular de escuchar y ayudar a repensar la realidad de las personas y la vida en sociedad.
A juicio de todas las partes, incluso los conductores, el programa tuvo un desarrollo exitoso y dejó un resultado positivo. Por ello la intención es renovar el convenio el año próximo y volver a ponerlo en marcha.

Actitudes.
El objeto principal del programa es promover el cambio en la actitud y comportamientos tendientes a reducir futuros siniestros, lograr una mayor sensibilización y concientización, y generar una herramienta o producto de utilidad tanto para quienes cursan el Programa como para el ámbito de la Justicia y la Seguridad Vial.
Se trata de una propuesta que tal vez sea un déficit de un sistema sancionatorio como el sistema penal argentino. Si bien se ha logrado que se llegue a una sentencia condenatoria, hasta ahora no se había logrado que se apliquen normas de conductas tendientes a evitar que esa conducta se reitere.
Los siniestros de tránsito son la principal causa de muerte de personas menores de 35 años, y gran parte de la población queda con algún grado de discapacidad luego de éstos, los cuales pueden dejar secuelas para el resto de la vida. Podrán proponer realizar el dictado de este curso los Fiscales que actúan en los casos respectivos, los abogados querellantes que asumen el rol en defensa de las víctimas y también los Defensores penales y privados. Es una iniciativa inédita y novedosa que consiste en un conjunto de actividades de sensibilización y concientización e intenta ser de gran utilidad para mejorar la seguridad vial, reducir y evitar la reiteración de las conductas con riesgo vial, creando una conciencia colectiva de respeto a la ley y una cultura de conducción que respete y cuide la vida.