Inicio La Pampa "Excede nuestra capacidad operativa"

«Excede nuestra capacidad operativa»

COLAPSO EN LA RED CLOACAL

El secretario de Obras y Servicios Públicos de Santa Rosa, Guillermo Bergonzi, le dijo a LA ARENA que se está buscando una empresa que se pueda hacer cargo del recambio de la red cloacal en de dos cuadras de la calle Falucho, porque la obra excede la capacidad del área municipal. Mientras tanto, la calle permanecerá cerrada al tránsito.
«El lunes cuando se produjo el accidente en la calle Falucho, pasando la Don Bosco (una camioneta se hundió en un cráter), evidentemente se agudizó una obstrucción en el troncal de la cloaca, y empezó a rebalsar líquido cloacal en dos bocas de registro de Uruguay y Falucho, por desborde esos líquidos caían en una boca de desagües pluviales», explicó el funcionario municipal.
«Nosotros nos abocamos primero a resolver el problema del vehículo que se había caído y una vez que pudimos terminar de equiparnos, se armó un bypass con un bombeo mediante una conexión eléctrica, para que funcione en forma permanente y desemboque a 120 metros en otra boca de registro cloacal, en Uruguay y Lavalle», añadió el secretario comunal.

Solución al problema.
«La obra necesaria para solucionar el problema generado en la calle Falucho excede nuestra capacidad operativa, y estamos en busca de una empresa local que pueda solucionar a la mayor brevedad posible. En principio, como emergencia hay que cambiar los caños de dos cuadras, pero es una obra muy importante, porque es una cañería de 500 milímetros», explicó Bergonzi.
Y agregó que «además, está aproximadamente a 3,5 metros de profundidad, con una situación de napa freática a niveles superiores a esa profundidad. Para salir de esta emergencia hay que cambiar, por lo menos, estas dos cuadras que han colapsado».
«No quiere decir que no es necesario cambiar más todavía, pero de mínima es esto», acotó.

Calle Bolivia.
Respecto de la rotura que se produjo en la calle Bolivia, el ingeniero señaló que «la dificultad se dio en una cañería que trae líquido tratado, que viene por gravedad. Las instalaciones de esa conducción tienen válvulas de corte, de desagote y limpieza, de aire, y para poder trabajar hay que accionarlas. Nos resultó muy dificultoso, porque las válvulas no estaban en condiciones operativas».
«Esas deficiencias provocaron una demora en poder cortar el caudal. Recién ahora estamos tratando de resolver el problema específico de la rotura de esa cañería», explicó el secretario municipal.
«No fue posible resolverlo antes, porque aunque se cortara absolutamente el escurrimiento en esa cañería, desde el inicio hasta el lugar del daño hay un millón y medio de litros por lo menos, con lo cual siendo por gravedad, el escurrimiento es lento y por eso fue que nos llevó tantas horas. Puntualmente hay que reparar esa rotura en este momento para salir de la emergencia, pero esa cañería evidencia en todo su trayecto muchos hundimientos», precisó Bergonzi.

Incluir la obra.
El funcionario dijo que «estamos en estudio con la provincia, evaluando los proyectos de las obras importantes, como las reparaciones de las estaciones de bombeo, las plantas de tratamiento, que son obras muy grandes, tratando de que la provincia pueda resolverlas lo antes posible».
«Hoy estamos pensando en la necesidad de que esa cañería sea incluida en la obra de reparación de la planta de tratamiento norte, y ver si se puede realizar por otro recorrido», agregó.
«No podemos ponernos a abrir las calles para ver cómo está, pero evidentemente hay hundimientos en su trayecto. Vamos a resolver la rotura porque es importante que vuelva a escurrir el líquido, pero lo más probable es que con esa reparación no quede resuelto el problema de esa cañería», concluyó.

«Santa Rosa es una cuenca asfaltada»
El director de Protección Ambiental del municipio, Jorge Luis Marani, aseguró que «no se decidió verter líquidos cloacales en la Laguna», sino que una saturación en una boca de tormenta, hizo que los desechos cloacales, desembocaran en el espejo de agua por cauce natural.
«Como sabemos, el cuenco receptor de pluviales que tiene la ciudad es la Laguna Don Tomás, cuando se satura una boca de registro por desborde, como en esta emergencia que tuvimos, se vierten en forma natural por el cauce del agua», explicó Marani.
Específicamente, fue en la esquina de Uruguay y Falucho donde el miércoles autoridades del Club Náutico habían denunciado que se estaban vertiendo aguas servidas directamente a un canal que deriva en la Laguna. Marani explicó que «se hizo un bypass para mitigar la rotura de cloaca a cloaca, en una toma de la esquina de Lavalle y Uruguay».

Autodepuración.
«Santa Rosa se comporta como una cuenca asfaltada, todos los líquidos se vierten al margen oeste y desembocan en la Laguna. Como todo humedal, ésta tiene la capacidad de asimilación del agua, que se vislumbra en un mecanismo de autodepuración. Vos tirás un soluto, como pueden ser estos elementos xenobióticos, ajenos al sistema después de una lluvia y el agua se autodepura».
El funcionario señaló que este proceso de autodepuración «tarda un tiempo estimado en 20 ó 25 días. Todas las lagunas se tratan por sistemas aeróbicos o anaeróbicos, cuando tiene la carga de este tipo que pueden ser desechos cloacales, o de otra clase, que ingresan por el pluvial, la Laguna hace de soporte y lo asimila».

Análisis.
Marani agregó que «ese proceso se registra y controla con los análisis protocolares físicos, químicos, bacteriológicos, del plancton, del barro, incluso de los actores que están en el espejo de agua como los peces. Por más que sea una laguna netamente antropizada, hecha en un 99 por ciento por el hombre, tiene el mecanismo ecobiológico de autodepurarse».
«Independientemente de esto, es importante dejar en claro que no es que se decidió verter líquidos cloacales en la laguna, se desbordó este lugar, y la gente de Dagsa hizo la articulación inmediata para reinyectarlo en la cloaca», concluyó el director.