Inicio La Pampa Tranqueras pampeanas a República Dominicana

Tranqueras pampeanas a República Dominicana

AGRO BULON

La empresa piquense Agro Bulón, emplazada en el Parque Industrial de esta ciudad, durante los últimos días exportó 60 tranqueras de caño galvanizado a República Dominicana, donde se desarrolla un parque eólico. Los productos piquenses serán utilizados para el cerramiento de los molinos, y esto le abre un nuevo abanico comercial a la empresa.
La posibilidad llegó a partir del llamado de un ingeniero argentino que trabaja para la empresa que desarrolla el proyecto eólico en Dominicana. Cuando comenzó a buscar tranqueras para hacer el cerramiento de los molinos, averiguó en Argentina, y encontró los productos de Agro Bulón. El contacto se llevó a cabo hace más de un año, y la exportación de las 60 tranqueras de caños, se concretó durante los últimos días.
Mauro Costán, titular de la firma piquense, destacó que fue un desafío que no se quiso desaprovechar, y remarcó que esto abre un nuevo abanico de posibilidades. La empresa distribuye sus productos en distintos puntos de Argentina, en cada lugar que surge un nuevo emprendimiento agropecuario. De manera reciente la empresa realizó una obra al sur de Río Gallegos, y en los próximos días tiene que llevar sus productos cerca de La Quiaca, a un predio dedicado a la producción caprina.

Orígenes.
La empresa la fundó hace más de 30 años, Abel Costán, padre del actual titular, quien era empleado de la desaparecida firma Luna Hermanos y que luego se transformó en la actual Cooperativa de Trabajo La Histórica. La empresa comenzó como una fábrica de tuercas que proveía a la bulonería Cid y Benito, que fuera una de las más grandes de la región. Luego la firma buscó ampliar la zona de influencia y empezó a llegar a gran parte de la provincia de Buenos Aires y sur de Córdoba.
En la década del ’90, Agro Bulón se enfocó en la fabricación de bisagras para tranqueras y otros insumos para la carpintería del sector agroganadero, y a partir de ello logró expandirse, pero terminó de afianzarse en el momento en el que la siembra de la soja desplazó la ganadería hacia los campos marginales del norte, los cuales se estaban empezando a armar. Desde hace poco más de cinco años, la firma fabrica tranqueras de caño galvanizado y logró posicionarse en el mercado argentino, ampliando cada vez más su horizonte.