Inicio La Pampa Una Facultad abrió el ciclo lectivo y al día siguiente cerró

Una Facultad abrió el ciclo lectivo y al día siguiente cerró

POSIBLE CASO DE COVID-19 EN INGENIERIA

(General Pico) – La Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Pampa, al día siguiente de inicio del ciclo lectivo 2021, cerró sus puertas ante la aparición de un caso sospechoso. Así lo confirmó en diálogo con LA ARENA, el decano de la Facultad piquense, Hernán Prieto.
La unidad académica que tiene sede en General Pico, cerró sus puertas a un día de iniciado el ciclo lectivo, por la aparición de un caso sospechoso de Covid-19. El inicio de las clases se hizo de manera virtual, y se espera que de esa manera transcurra todo el primer semestre. Se espera que se habiliten la presencialidad para la realización de los trabajos en laboratorio y de las prácticas profesionalizantes.
«Amanecimos muy temprano, cerca de las 6, con una persona de plantel de la Facultad con síntomas posibles de Covid-19. Cerramos el centro universitario hasta nuevo aviso, hasta que esté el resultado de este caso. Lo importante es la salud del personal y por eso hicimos esta previsión. La Facultad tiene un anillo mayor que ante cualquier sospecha de contacto de contacto, y si el caso da positivo, el establecimiento se cierra y se procede a la desinfección», contó Prieto.

Inicio de clases.
El decano de la Facultad piquense marcó que se inició el ciclo lectivo con poco más de 150 inscriptos, que es el promedio de los últimos años. Ingeniería tiene una oferta académica de seis carreras, que son: Analista Programador; Ingeniería en Sistemas; Ingeniería Electromecánica; Ingeniería Electromecánica con orientación en automatización industrial; Ingeniería Industrial e Ingeniería en Computación.
«Se dio inicio al ciclo lectivo 2021 en un hecho histórico para la Universidad, al ser de manera virtual. Sobre fin de año vimos que la modalidad iba a ser virtual y en enero se confirmó. Más de 150 ingresantes que hubiesen querido estar en los espacios áulicos, pero es una situación que nos obliga y creo que podemos trabajar en el futuro si el Covid-19 nos deja, en la presencialidad que anhelamos. La virtualidad nos permitió sostener el ciclo lectivo 2020 pero la comunidad universitaria está pidiendo la presencialidad. La virtualidad vino para quedarse, pero para complementar y creo que en segundo semestre podamos volver a la presencialidad que conocimos en un primer momento. En cuanto a la bimodalidad, se va a intentar, pero no es simple, porque se requieren recursos tecnológicos que aún no se pueden disponer para poder permitir el cursado presencial para una comisión reducida y otras de forma online, cuando se está dictando la clase. Las clases teóricas van a ser virtuales y es un pedido casi a gritos, que se puedan resolver en la presencialidad, las actividades como los trabajos en laboratorio y las prácticas profesionalizantes», señaló.

Desafíos.
Prieto marcó que pese a los inconvenientes que generó la pandemia, la Facultad piquense pudo mantener el mismo número de inscriptos de años anteriores. En este sentido, marcó que uno de los mayores desafíos del sistema universitario en este contexto, será trabajar en el seguimiento de los estudiantes para evitar las deserciones.
«Nos invadió la incertidumbre por noviembre y diciembre, hasta que sobre fin de año pudimos comunicar algunas cuestiones que generaban dudas en los posibles ingresantes y se generó mayor cantidad de inscriptos. Tenemos más de 150 ingresantes, y el número se mantiene respecto a los últimos años. El desafío va a ser que la comunidad universitaria se dedique a hacer seguimiento del ingresante mediante sistema de tutorías y la presencia en las clases por Zoom, será el modo de seguir si no hay deserciones, lo cual es una de las grandes preocupaciones», finalizó.