Inicio La Pampa Falleció Eduardo Pérez, trabajador de los medios de comunicación, contagiado de coronavirus

Falleció Eduardo Pérez, trabajador de los medios de comunicación, contagiado de coronavirus

Eduardo Irineo Pérez, un reconocido trabajador de los medios de comunicación en esta ciudad, falleció el lunes a los 82 años víctima del coronavirus. Alguna vez reportero gráfico del diario La Capital, también se desempeñó como tipógrafo, armador y camarógrafo de Canal 3. Su vida transcurrió en los medios, tal como se lo recordó en un artículo publicado en febrero de 2012 en este diario, con la firma del periodista Mario Vega.
Nacido en General Pico, era hijo de Juan José, de profesión «soguero», y de Hortensia. En aquella ciudad trabajó como tipógrafo en los diarios Zona Norte y La Reforma. Tuvo seis hermanos, tres de ellos producto del primer matrimonio de su padre.
Eduardo estaba casado con María del Carmen Castro. Era padre de dos hijos y dos hijas: Carlos -también vinculado a la actividad de la comunicación en la ciudad- y Agustín, profesor de Educación Física y Paula Raquel y María José, ambas profesoras de Inglés.
Como le ocurrió a muchas familias, el virus no solo lo afectó a él. También a su esposa y su hija María José, quienes afortunadamente estaban recuperándose de la enfermedad.
Como reportero llegó a captar las visitas de los dictadores Onganía y Lanusse y del presidente Humberto Illía, pero también fotografió a artistas como Zulma Faiad, Alberto Cortés y Leonardo Favio, entre otros. También cubrió las peleas de box de «Golepa» Cabral, «El Zorro» Campanino y «El Indio» Paladino, entre otros, y siguió la campaña de All Boys en el Torneo Regional.
Cuando La Capital cerró y dejó de salir, Pérez se presentó en Canal 3 donde comenzó haciendo fotos para los cartones de publicidad y para hacer las diapositivas para los avances. «Hasta que un día Abel Cuenya me puso una cámara en la mano y me mandó a filmar», recordó en aquella entrevista de La Arena, en 2012, cuando tenía 73 años.
En aquella ocasión contó cuál era la foto que lo enorgullecía. La tomó en febrero de 1968 cuando un magistrado de la justicia civil, Iarramonho Schulze, fue suspendido en su cargo. El hombre de leyes fue levantado en andas por dos efectivos policiales, con sillón y todo, y lo arrojaron a la calle. Eduardo capturó ese momento con su cámara, casi desde el piso, eludiendo un cordón policial. Los uniformados lo persiguieron para impedir la publicación, pero él llegó a La Capital y la reveló. La imagen llegó a todo el mundo a través de la agencia United Press.