Inicio La Pampa Falleció madre de desaparecido pampeano

Falleció madre de desaparecido pampeano

INTEGRANTE DE MADRES DE PLAZA DE MAYO Y EL CODESEH

Felisa Nilda Sotelo, integrante de Madres de Plaza de Mayo, quien sufrió los secuestros y las desapariciones de su esposo y uno de sus hijos, el piquense Eduardo Alfredo Pérez, en la última dictadura, murió a los 82 años en la localidad de City Bell, partido de La Plata, informaron organismos de derechos humanos.
Sotelo, conocida como «Lila», fue cofundadora de Codeseh (Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humanos), falleció el 1° de enero último, según confirmaron fuentes de la entidad. La Madre de Plaza de Mayo sufrió durante la última dictadura militar los secuestros y desapariciones de su esposo, el obrero y sindicalista gráfico Ramerio Pérez Banegas, obrero gráfico sindicalista, y de su hijo mayor, Eduardo Alfredo Pérez, de 20 años.
Ambos fueron secuestrados de su casa de Villa Celina, La Matanza, el 10 de octubre de 1977, y terminaron desaparecidos tras estar cautivos en el centro clandestino de detención Club Atlético.
Sotelo fue militante de los derechos humanos y testificó en el juicio que en el 2017 se siguió contra 7 represores por los delitos cometidos contra 352 víctimas cautivas en los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio Atlético, Banco y Olimpo.

Eduardo Alfredo.
Eduardo Alfredo «Gordo» Pérez Sotelo fue un detenido desaparecido pampeano, se crió en General Pico, donde hizo parte de la primaria hasta que la familia se mudó a la provincia de Buenos Aires.
Vivía en el barrio de Villa Celina, partido de la Matanza, y trabajaba como técnico de montaje de ascensores en la empresa Electra -en la calle Coronel Pagola, Pompeya- y militaba en la Juventud del Frente Revolucionario «17 de Octubre» (FR17), en un grupo parroquial con jóvenes scouts. También militaba junto a su padre y uno de sus hermanos en el barrio donde vivían. Tenía 20 años cuando fue secuestrado de su domicilio e octubre de 1977 junto a su padre. Ambos fueron vistos en el Centro Clandestino «Club Atlético».