Inicio La Pampa Falleció "Mary" Lordi, una querida y respetada docente de la Escuela Normal

Falleció «Mary» Lordi, una querida y respetada docente de la Escuela Normal

Hay personas que en su paso por la vida dejan una estela, queda de ellas cuando se van la grata reminiscencia de sus vivencias, y de lo que supieron dejar a modo de enseñanza a quienes tuvieron la posibilidad de tratarlos.
Hablar de María Luisa Lordi, «Mary», es referir a una de las más queridas y respetadas docentes de la Escuela Normal de Santa Rosa, hoy «Clemente José Andrada».
Su fallecimiento, acaecido el lunes, a la edad de 90 años, deja un vacío en el corazón de tantos y tantos normalistas que la tuvieron primero como profesora, y más tarde la vieron cumpliendo la función ejecutiva de Directora del Establecimiento.
Nacida en Santa Rosa, había sido hija de un inmigrante italiano, perdió a su madre a muy corta edad, por lo que fue criada por su hermana mayor, Margarita Lordi.

De docente a directora.
Su padre, Víctor Lordi, fue un destacado dirigente socialista, que llegó a ser intendente de Santa Rosa. Mary, casada con Abel Rodríguez tuvo dos hijos, Raúl y Abel; tres nietos: Nicolás, Marianela, Catalina y un bisnieto, Felipe.
Desde muy jovencita comenzó a dar clases como docente de Literatura y Geografía; primero en el Colegio Nacional; pero más tarde se sumaría al plantel de la Escuela Normal. Allí fue docente, vicedirectora primero, y más tarde se desempeñó en el cargo más alto de Directora.

La Escuela Normal, su vida.
Quienes la conocieron la reconocen como una mujer hermosa, cálida y comprometida con la realidad social que la rodeaba, y en la Escuela Normal fue un verdadero emblema, logrando el cariño eterno de muchas generaciones de alumnos que pasaron por el establecimiento.
Mary amaba ese colegio y compartió sus aulas con muchas generaciones de egresados. Indudablemente el Normal fue, desde su mismo ingreso, parte importantísima de su vida. Y cabe decir que siempre -aún jubilada de la actividad- estuvo pendiente de cuanto sucediera en la Escuela.

La Asociación Sarmientina.
Como quedó dicho era una persona sumamente participativa, y como tal fue socia y presidenta de la Asociación Sarmientina. Si referimos a su pensamiento político se puede señalar que mostró sus simpatías por el Partido Socialista, seguramente por la influencia de su padre.
Su familia -tenía adoración por sus hijos y nietos-, y muchísimos vecinos que la trataron, extrañarán su condición de motor de cuanta actividad hubiera que desarrollar en beneficio del conjunto, pero también recordarán siempre su bondad, su claridad para pensar las cosas, y la calidez que expresaba en cada uno de sus gestos.

El último adiós.
Fue velada en la sala de la CPE Santa Rosa, y ayer cuando sus restos eran trasladados al cementerio local, el cortejo transitó frente al acceso de su querida Escuela Normal. Era su despedida de uno de los sitios que más amó en la vida.
Muchos santarroseños que pasaron por las aulas del establecimiento, que la conocieron en su faz de docente y directiva, en un silencio respetuoso le brindarán -en su recuerdo- un pensamiento de admiración y cariño. El que «Mary» Lordi supo granjearse a lo largo de su existencia.