Inicio La Pampa Falleció "Muruma" Lucero, maestra, escritora y militante pampeana

Falleció «Muruma» Lucero, maestra, escritora y militante pampeana

La docente, escritora y militante Myriam Lucero, o más conocida como «Muruma», falleció ayer a los 84 años de edad. Desde la Asociación Pampeana de Escritores (APE) y Utelpa, entidades en las que tuvo un rol central en su conformación, la despidieron con muchísimo afecto.
«Nelly Myriam Lucero, ‘Muruma’, era una mujer pequeña pero fuerte, férrea en sus pensamientos y convicciones, además su inconformismo, en el sentido positivo de ir por más, impulsaba a seguir haciendo actividades, investigaciones y publicaciones», señalaron desde APE.
A su vez, recordaron que «no sólo escribía», sino que «era una militante de la palabra». Desde la entidad destacaron que «muchos de sus poemas son la memoria de los hombres y mujeres que no están, aquellos y aquellas que el terrorismo de Estado acalló, desapareció. Pero vuelven en ‘Las voces’, ‘Cuando mi patria cante’ o ‘Nunca más'».
«Pero no sólo era una militante de la palabra, Muruma también estaba donde había que poner el cuerpo, donde había que alzar la voz. Aún así, desde donde sería posible asir una vida entregada a las acciones, a las familias», agregaron.
También expresaron que «Muruma también era la infancia, en el jardín de infantes ‘El Principito’ que dirigió por más de 30 años, ella misma era la fundadora de muchas infancias en esos niños y niñas que concurrían a sus salas. Justamente el libro ‘Escúchenme. Lo que nos reclaman los niños (1998)’, da cuenta de ese universo: ‘Fui elaborando los cuentos a partir de observar los comportamientos y de oír las cosas que los chicos me iban diciendo. Siempre me llamó la atención como ellos elaboran los pensamientos’, había manifestado Muruma en la presentación de la segunda edición en 2010».

Una de las fundadoras.
«Muruma» fue una de las integrantes de la comisión fundadora de APE, siendo en esa primera etapa secretaria. «La política pasaba por sus venas y también la historia de nuestros pueblos originarios, presentes en sus libros de poesía y también de investigación, como aquella obra colectiva «‘Pampas del Sud'».
«Tampoco podemos dejar de citar su trabajo docente en la UNLPam y la persecución en la última dictadura cívico-militar-eclesiástica. Tampoco escapaba a su interés la lucha de las mujeres, y eso queda retratado en su artículo ‘Letras Femeninas en La Pampa’, publicado en la revista La Aljaba (Volumen IX, 2004/2005); o la destacada charla sobre el poeta Miguel Ángel Gómez».
Por su compromiso y trabajo constante, en 2009 el Ministerio de Cultura y Educación le otorgó el Premio Testimonio, en la disciplina literatura, por sus aportes al campo cultural.
«Para la cultura regional es una pérdida irreparable. Una congoja cruza por todo el territorio pampeano, desde nuestros pueblos originarios, pasando por les niñes, las mujeres, y los derechos humanos, esos temas, esas sensaciones que importaban y movilizaban a Muruma», expresaron.

Activa militante.
Desde el gremio de Utelpa la reconocieron como «una inclaudicable militante que recordamos por sus ideas políticas emancipadoras y su palabra amena». A su vez, recordaron su trayectoria como «maestra primaria, profesora de Letras e Historia en el nivel secundario, titular de la cátedra «Historia Americana» en la Universidad de La Pampa», lugar del que fue expulsada en 1976 por la dictadura cívico-militar que se impuso en el país.
«Marginada de la actividad docente oficial, no pudieron doblegarla y en 1978 fundó un jardín de infantes, ‘El Principito’, que en 2006 cumplió veintiocho años de actividad continua y que forjó una mirada de las infancias con perspectiva de derechos», señalaron.
Con respecto a su militancia, mencionaron que estuvo afiliada al Partido Comunista y destacaron que «fue forjadora de diferentes procesos y organizaciones, como militante activa en el proceso de formación del gremio docente Utelpa, además de cofundadora en 1983 del Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos y de la Asociación Pampeana de Escritores (APE), entidad que presidió y en cuyas actividades participó activamente», concluyeron.