Inicio La Pampa Falló la coartada de dos travestis: terminaron presas

Falló la coartada de dos travestis: terminaron presas

ROBO EN LA 35

Dos travestis fueron detenidas ayer y están acusadas de haberle robado a un hombre que hacía ejercicio en cercanías a la rotonda de Los Cañones, al Sur de Santa Rosa. Presuntamente, estas dos personas le ofrecieron sexo a cambio de dinero y el hombre se negó; posteriormente le pidieron cigarrillos y como éste no fumaba también les negó esa petición, por lo cual habrían decidido increparlo y sustraerle la suma de 800 pesos que llevaba consigo y huyeron. Cuando se daban a la fuga a bordo de una moto, la víctima llamó a la Policía que logró detenerlas en la rotonda. «Suelen emplear como método robar a personas, generalmente de sexo masculino, y cuando la Policía llega al lugar argumentan que la víctima se negó a pagar el servicio, por eso lo atacan y se ‘cobran’ su parte. Generalmente nadie denuncia por vergüenza, pero ayer pasó lo contrario», confirmó a LA ARENA una fuente policial consultada. Además aseguró que «tienen varios antecedentes por este tipo de ilícitos».
El hecho ocurrió a las 9.10 horas de la mañana. En ese momento un hombre elongaba y llegaron las dos mujeres (cuentan con DNI femenino), quienes se le acercaron y le habrían ofrecido practicarle sexo a cambio de dinero. Ante la negativa, volvieron para pedirle cigarrillos, pero el interlocutor respondió que no fumaba. Ante ello decidieron agredirlo y sustraerle el dinero en efectivo que llevaba consigo, unos $ 800.
La víctima, que resultó con algunos raspones por el forcejeo, llamó a la Policía, que logró interceptarlas en la rotonda Sur cuando huían a bordo de una moto de 110 centímetros cúbicos. Una vez retenidas, fueron trasladadas a la Seccional Sexta donde quedaron detenidas. Pese a que la causa corresponde a la Seccional Primera, que fue la Comisaría que llevó adelante toda la actuación policial y la causa por robo, fueron alojadas en la comisaría de la calle Trenel ya que allí son alojadas las mujeres que cometen ilícitos previo a una audiencia judicial y (si lo requiere la Justicia) posterior condena.
Las mujeres ya contaban con antecedentes varios, y para zafar de la situación aducían que las víctimas se habían negado a pagar «el servicio».