Inicio La Pampa Familia de Luján se radicó en Mauricio Mayer

Familia de Luján se radicó en Mauricio Mayer

MATRIMONIO CON TRES HIJOS ENCONTRO OPORTUNIDAD LABORAL EN LA PAMPA

Hay personas que deciden dejar las grandes urbes y radicarse en pequeños pueblos para llevar una vida más tranquila. Este es el caso de los integrantes de una familia de Luján, Buenos Aires, que resolvieron alejarse del agobio y el stress que la ciudad bonaerense les provocaba y se instalaron en Mauricio Mayer.
En esta localidad pampeana, Luis Fernando, de 43 años, compró una vivienda y abrió un taller mecánico y le va bien dado que no existía esta clase de comercio. Comparte sus días junto a su esposa y sus tres hijos. Uno es albañil y los otros dos estudiantes.
En diálogo con LA ARENA, Fernando contó que es Técnico Agropecuario recibido en la Escuela Agropecuaria de Cazón, un pueblo perteneciente al partido de Saladillo, Buenos Aires. Además, acumula varios años de experiencia en la mecánica dado que empezó con esta actividad siendo muy joven. «Trabajé en dos lugares muy importantes como el Automóvil Club Argentino durante 5 años y estuve 10 años en la fábrica que Mercedes Benz Argentina tiene en Virrey del Pino, Buenos Aires», señaló.
Venirse para La Pampa no fue una idea que se le ocurrió de un día para el otro. «Hacía aproximadamente 5 años que estaba viniendo a Mayer a hacer diferentes trabajos en distintos campos, desde siembra hasta reparaciones mecánicas, electricidad y reparación de aparatos eléctricos como lavarropas, bordeadoras, máquinas de manuales y demás», explicó. Fue en septiembre del año pasado cuando con su familia tomó la decisión de cambiar definitivamente el rumbo de sus vidas.
«Decidimos instalarnos en este pueblo porque es muy acogedor, muy lindo, con muy buena gente y una tranquilidad difícil de conseguir en las grandes ciudades, para los chicos y los adultos es un lugar muy especial», ponderó.
«Donde vivíamos era bastante tranquilo, pero el trajín diario de la sociedad te va comiendo salud, hace que uno viva totalmente descontrolado y eso te va perjudicando emocionalmente y no te das cuenta hasta que empiezas a tener enfermedades, cansancio, stress. Nos estaba afectando y por eso buscamos una vida totalmente distinta», detalló.

Inseguridad.
El hombre es padre de tres varones. El mayor de 24 años trabaja de albañil por cuenta propia, su hijo de 20 años culminó los estudios secundarios en Colonia Barón y empezará la carrera de Ingeniería Electromecánica en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Pampa de General Pico y el menor de 13 años cursará el segundo año del secundario ruralizado en la Escuela 103 de Mayer.
Fernando junto a su esposa e hijos habitan una vivienda que compraron «con las facilidades que nos dio la inmobiliaria». Le causa satisfacción caminar por las calles del pueblo sin problemas. «Fue un cambio muy grande; antes mis hijos salían y no dormíamos hasta que llegaban o íbamos a buscarlos, eso acá no pasa. Uno está tranquilo sabiendo que están en la casa de algún amigo y si tienen algún problema les darán una mano. Todo es muy familiar», indicó.

Trabajo.
Aseguró que «acá tengo la suerte de que hay mucho trabajo y a medida que los pobladores ven que uno soluciona averías mecánicas, la demanda es cada vez mayor». Tiene clientes locales y también «reparé un tractor de un señor de Winifreda, que llegó por recomendaciones. Esto va creciendo de a poco», se entusiasmó para luego señalar que brinda una atención personalizada. «Retiro el vehículo en el domicilio y si se ha quedado en la zona rural lo voy a buscar». Sus proyectos son anexar una gomería y un lubricentro.
La entrevista se llevó a cabo en la municipalidad donde el intendente Celestino Folmer, celebró la radicación del nuevo emprendedor y valoró que «vino para trabajar y le está prestando servicios a la comunidad. Eso es muy bueno. Seguro que vas a salir adelante si seguís como hasta ahora», lo alentó.