Farmacéuticos: “La guardia se ha desnaturalizado”

FARMACIAS DE TURNO SOLO VENDERAN MEDICAMENTOS

“La guardia de farmacia se ha desnaturalizado. El turno está para acompañar a la guardia médica en cuestiones de salud. Es un servicio público que brinda el farmacéutico a su entero costo y muchas veces perdiendo plata. No tiene ninguna compensación del Estado. Es realmente una carga pública”, sostuvo Marcelo Fernández Cobo, presidente del Colegio Farmacéutico de la Provincia de La Pampa.
La entidad que nuclea a los farmacéuticos pampeanos publicó en esta semana una solicitada en este diario en la que recuerda a la población que “durante el turno las farmacias solo dispensarán medicamentos y productos médicos”.
“Ese aviso es la reproducción de un cartel que tienen las farmacias con la misma leyenda. Convengamos que un turno de farmacia complementa a la guardia médica. Como en la actualidad el turno se está poniendo cada vez más complicado, es más que nada un aviso para que la población tenga en cuenta”, señaló el colegiado, en diálogo con Radio Noticias.
El profesional destacó que durante las horas que la farmacia está de turno “la integridad del farmacéutico está en juego”, sobre todo en el caso de aquellas que están alejadas del centro y que en su mayoría cuentan con personal único.
“El farmacéutico suele tener un colaborador pero como son turnos de 24 horas a las que hay que sumarle las cuatro del día siguiente está casi 30 horas sin poder volver a su casa, situación que es bastante insalubre”, afirmó.

Inseguridad.
Además, Fernández Cobo remarcó que los hechos delictivos que aquejan a las farmacias “son cada vez mayores”.
“La semana pasada una colega fue asaltada a mano armada y no es la primera vez que le pasa. Cuando la farmacia está tan expuesta, como cualquier negocio, le pueden pasar este tipo de cosas”, dijo, en alusión al robo que el miércoles pasado perpetraron dos desconocidos que llegaron en una moto a la Farmacia Davit, ubicada en San Luis y Telén, ingresaron con los cascos puestos, amenazaron a la propietaria con un arma de fuego y se dieron a la fuga con los dos mil pesos que había en la caja.
“Es un tema que estamos tratando de hablar con las autoridades, para ver de qué forma podemos ordenarlo de manera tal que no sea perjudicial para la farmacia ni para la población en general, porque en definitiva la que termina perjudicada con este tipo de situaciones siempre es la gente”, manifestó el dirigente.
Fernández Cobo subrayó que, por seguridad, la población tendrá que aceptar “algunas pautas de atención” y la policía deberá “aumentar los patrullajes”, en las inmediaciones del grupo de farmacias que están de turno “para que los farmacéuticos se sientan un poco más cuidados”.

“Falta de respeto”.
El titular del Colegio afirmó que como la rentabilidad de las farmacias es “cada vez menor” se ven “obligadas a incorporar otro tipo de rubros” para poder solventar los costos. La necesidad de diversificar las ofertas trae aparejado que los farmacéuticos tengan que enfrentarse a “situaciones muy incómodas”.
“Hay personas que van a las 4 de la mañana a la farmacia a comprar una tintura para el pelo y piensan que tienen derecho a exigir que pueden ir fuera del horario habitual para que el farmacéutico les venda un producto que no es ni de primera, ni de segunda ni de tercera necesidad”, ejemplificó el entrevistado.
“Cuando suceden este tipo de cosas que son una falta de respeto a la profesión, sumado a cuestiones de inseguridad, genera mucho malestar y la cuestión de que muchas farmacias precarizan el turno y la sociedad no recibe el servicio que se merece”, concluyó.

“Alto consumo” de antidepresivos
En referencia al informe elaborado por el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y bioquímicos sobre el consumo de psicofármacos, Fernández Cobo ratificó que desde hace tiempo el porcentaje de ventas de estas drogas es “realmente alto”, sobre todo las benzodiacepinas “que se usan como antidepresivos, como el muy conocido clonazepam, cuyo consumo ha aumentado muchísimo”.
“El clonazepam es una droga que aísla al individuo del entorno en el sentido de que le siguen pasando las mismas cosas pero le afectan de manera diferente o no le afectan tanto. Cuando la realidad es compleja, este tipo de benzodiacepinas de alguna forma adormecen al individuo en relación con su entorno y puede continuar con lo que está haciendo sin importarle tanto lo que pasa a su alrededor o sin tantas ansias de modificarlo”, explicó.