Farmacéuticos piden por regulación de la actividad

“En Santa Rosa hay muchas farmacias en el centro de la ciudad, pero faltan en algunos barrios más alejados”, dijo Marcelo Fernández Cobo. El presidente del Colegio de Farmacéuticos de La Pampa hizo así referencia a la necesidad de regular la actividad en nuestra provincia, y calificó como “una grata sorpresa” que un diputado provincial se haya decidido a considerar la situación del sector, aunque en principio sólo hiciera referencia al desembarco de una gran cadena que está “en manos de sociedades anónimas”.
En diálogo con LA ARENA el titular del Colegio de Farmacéuticos insistió en “la necesidad” de regular la actividad, y también mencionó la situación en que se encuentra hoy luego de los avatares económicos-financieros de los últimos días en el país.
El diputado provincial Darío Hernández es autor de un proyecto en el que manifiesta la oposición “a que Farmacity como sociedad anónima sea dueña de una farmacia, que es un bien social que debe estar en manos de gente que dé la cara”.
Farmacity se instaló ya en Santa Rosa y General Pico y el legislador entiende que hay que ponerle un límite “para que los recursos económicos queden en la provincia y no se afecte al pequeño y mediano empresario pampeano”.
-El Colegio de Farmacéuticos estuvo con Hernández por un proyecto sobre Farmacity.
-Sí, charlamos y en principio nos parece bien que se haya interesado. Y la verdad es que lo tomamos hasta con cierta sorpresa. El diputado tenía una preocupación muy puntual desde lo mercantil, pero nosotros consideramos además que se tiene que tener en cuenta desde una visión sanitaria. Obviamente nos cayó muy bien que desde la Legislatura alguien se ponga a trabajar en un proyecto que nos interesa. De verdad fue una grata sorpresa.
-¿Y cuál es la situación hoy en día?
-Hernández tiene una preocupación muy puntual mercantil, pero a nosotros además nos interesa también, y mucho, la falta de legislación para regular la actividad no sólo en farmacia, sino también de laboratorios. En todo caso lo que se utiliza en forma suplementaria es lo que viene de Nación, cuando la prerrogativa le correspondería a la provincia.
-¿Esto comenzó en los ’90, no es así?
-Sí, la desregulación se produjo en los ’90, junto al Pacto Fiscal Federal; cuando nuestra provincia ya tenía un proyecto de ley impulsado por el ex diputado Luis Campo… con la desregulación cayó esa ley que fue vetada en su totalidad.
-¿No hubo más proyectos sobre la tarea farmacéutica?
-Desde ese momento poco más… se puede hacer mención a una iniciativa de Silvia Gallego, que llevó a la prescripción de los medicamentos por su nombre genérico; y más tarde el proyecto de los ex diputados Luis Campo y Luis Cervellini, para adherir a la ley nacional que determina que la venta de medicamentos se debe realizar sólo en farmacias. Por eso vemos con satisfacción que ahora alguien se ocupe, y sería bueno además ponerse a trabajar en una legislación de fondo en el tema farmacias, droguerías y laboratorios.
-Es decir, no particularizar.
-Claro, porque fijarse en una cadena en particular no alcanza, y además no es la única, porque está por ejemplo el supermercado Wall Mart, que tiene tres farmacias, y sería la misma cuestión.
En esos casos hay que saber puntualmente quién es el dueño y cuáles son sus intereses, porque si pasa sólo por maximizar sus ganancias sanitariamente pasaríamos a estar complicados.
-Pretenden ampliar la discusión.
-Sí, porque en otras oportunidades estuvimos reunidos con otros diputados, también interesados en ese momento, y sería bueno avanzar para legislar más de fondo.
-¿Cómo están con las últimas movidas con el tema precios?
-Y, estamos un poco complicados, porque se están acomodando a la última devaluación, se sabe que en general los insumos son importados. Por otra parte está el mercado de la seguridad social: PAMI tiene los precios al mes de febrero, y eso quedó lejos de los valores actuales, y además el sistema de compensación no está demasiado claro.
-¿Hay algún acuerdo firmado últimamente?
-La industria farmacéutica y PAMI llegaron a un acuerdo que quedó asentado en actas pero no en un nuevo convenio. Se está demorando demasiado la firma del convenio, y en tanto se produjo una movida grande de la economía.
-¿Es para que los jubilados se preocupen?
-No quiero decir que peligra el servicio pero tiene que haber alguna movida para saldar la cuestión. Tiene que haber algún tipo de reacomodamiento.
-¿Cómo están con la rentabilidad del sector?
-El problema que tenemos hoy es el económico, a diferencia de otros momentos en que era el financiero porque los circuitos de pago estaban muy distanciados de los servicios que se cobraban. Eso ahora no está tan mal, pero sí estamos mal desde el punto de vista económico: la ecuación económica es la complicada, porque los márgenes de rentabilidad han disminuido mucho, y los costos fijos subieron tremendamente.

Muchas en el centro
“Hay muchas farmacias en el centro de Santa Rosa, pero faltan en los barrios más alejados”, aseguró Fernández Cobo. El titular del Colegio de Farmacéuticos de La Pampa amplió diciendo que “habría que admitir que está sobre poblado en ciertos sectores de Santa Rosa y General Pico, y a lo mejor lo mismo pasa en Eduardo Castex o General Acha; pero se da que en algunos barrios alejados no está el servicio. Acá en Santa Rosa nomás sabemos que no hay farmacias en el Santa María de La Pampa, en el Obreros de la Construcción, y tampoco en el Plan 5000. Y lo mismo pasa en algunos otros pueblos”.
-Debiera pensarse la instalación con una visión más sanitaria.
-Sí, hay que garantizarle a la población, a la de Santa Rosa, Pico, Castex, y Acha que haya farmacias en los barrios.
-La Organización Mundial de la Salud indica qué número de farmacias debe haber según la cantidad de habitantes. ¿Cómo estamos con eso?
-Sí, debiera ser una farmacia cada 3.000 habitantes… nosotros en Santa Rosa tenemos más de 70, con lo que debiéramos contar con casi el doble de la cantidad de habitantes que tenemos ahora. Pero lo cierto es que en los barrios no hay.