Inicio La Pampa Femicidio en General Pico

Femicidio en General Pico

Un nuevo caso de femicidio sacudió ayer a la ciudad de General Pico. Una mujer de 34 años fue asesinada con un arma blanca y el único acusado es su pareja, un muchacho que está radicado en Catriló, donde fue detenido por personal de la comisaría de esa localidad. En una audiencia que se realizó anoche en los Tribunales de esta ciudad se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria y se le dictó la prisión preventiva hasta la finalización del proceso judicial. Los otros femicidios ocurridos en Pico a lo largo de esta década son los recordados casos que tuvieron como víctimas a Carla Figueroa primero, y a Sofía Viale después.
La víctima de este hecho de sangre fue identificada por las autoridades como Valeria Coggiola, una mujer de 34 años de edad, madre de tres hijos, dos de los cuales la encontraron sin vida en el interior de su habitación. El agresor fue individualizado como Enzo Gauna (27 años), un muchacho que es oriundo de Lonquimay, aunque desde hace unos años está radicado en Catriló. Practicaba boxeo como hobby, e incluso hace unos años tuvo algunos combates en el campo amateur.
El hecho ocurrió ayer a la madrugada, entre las 4 y las 5, en una vivienda de la calle 106, entre 23 y 25, en el sector del Barrio Molino de esta ciudad. Gauna había llegado a Pico la mañana anterior, a bordo de una motocicleta tipo cross que dejó estacionada en la terminal de ómnibus. Tras matarla de varias puñaladas, con sus ropas manchadas con sangre viajó en un remís hasta Quemú Quemú, donde un auto que lo esperaba, lo llevó hasta Catriló. Al llegar allí, le habría contado a un familiar sobre lo sucedido, y poco después fue detenido por la policía local. En esa localidad se hicieron requisas, secuestros, allanamientos y exámenes corporales al imputado.
Anoche se reveló que la autopsia practicada al cuerpo de Coggiola determinó que le aplicaron 20 puñaladas: 16 en la zona del cuello, dos en el torso y dos más en la espalda. Fue con «una violencia tremenda», aseguran los investigadores.
Entre los elementos secuestrados por la Justicia está un cuchillo de cocina, con cabo negro y hoja ancha. Se presume que fue el arma utilizada para cometer el homicidio.

Madrugada sangrienta.
Armando Agüero, fiscal general de la Segunda Circunscripción Judicial de la provincia con asiento en esta ciudad, a la mañana brindó las primeras confirmaciones del hecho que se investiga. El funcionario judicial estuvo en la escena del crimen junto a los fiscales Ivana Hernández y Guillermo Komarofky, de las fiscalías temáticas de Género y de Delitos contra las personas, y junto al jefe de la Unidad Regional II de Policía, el comisario Daniel Güinchinau, entre otras autoridades.
«A las 7, en coordinación entre el personal policial de Catriló y el jefe de la UR II, tomaron conocimiento que una persona habría sido autor de un homicidio. Se pusieron en comunicación con la Fiscalía y nos pusimos a trabajar con los fiscales Ivana Hernández y Guillermo Komarofky. En el domicilio se encuentra a una señorita con heridas múltiples de cuchillo. Hasta que viniera el juez y se constituyera la Agencia de Investigación Científica (AIC), esperamos en la vereda, hasta que escuchamos los ruidos de los menores. Se produjo una situación de gritos y de tensión y nos dimos cuenta que había otras personas en el domicilio y las retiramos inmediatamente. La Subsecretaría de Niñez, y la Oficina de Atención a la Víctima y al Testigo, están atendiendo a los nenes», dijo Agüero.
Coggiola era madre de tres niños, de 13, 12 y 3 años. Los dos más grandes, al momento del hecho dormían en otra habitación de la vivienda del barrio Molino, y el más chico, estaba en ese instante, en otro domicilio. Cuando los hijos de la víctima se despertaron, encontraron a su madre tirada en el piso de la habitación, ya herida de muerte.

Detención.
Agüero explicó que Gauna fue detenido en la localidad de Catriló, a donde llegó a través de diferentes medios. También señaló que el femicida no tenía antecedentes penales y que tampoco había registros de denuncias radicadas por la mujer, en contra del imputado, por hechos de violencia de género.
«El no tiene antecedentes y entre ellos no hay antecedentes previos de denuncias. Podemos decir que nosotros no lo tenemos como una persona que haya cometido delitos en General Pico y a ella no la tenemos como que haya denunciado formalmente hechos de violencia, aunque no quiere decir que no hayan existido», dijo.
El funcionario judicial explicó que Gauna estaba en Pico desde la mañana del lunes, y que tras cometer el hecho, «se fue de diferentes maneras hasta Catriló». La moto en la que llegó a esta ciudad, fue secuestrada ayer por los investigadores en la terminal de ómnibus.
En el lugar del hecho también se hizo presente el juez de audiencia de juicio subrogante, Alejandro Gilardenghi, a fin de proceder al secuestro de elementos de interés para la causa.
«Si bien nos constituimos en el domicilio de la víctima, es probable que las cosas que encontremos y secuestremos sean del imputado. Si las lleváramos sin la intervención de un juez, podríamos violar el derecho de defensa, por eso ya vinimos con el juez para señalarles cuáles son las cosas que nos interesaban secuestrar que pueden ser elementos que fueron usados por el imputado, a los efectos de que se secuestraran con una orden judicial», dijo Agüero.
Por último, el funcionario judicial remarcó que el hecho investigado no tiene que ver con un crimen en ocasión de un robo ni con un homicidio común, sino que se trata «claramente de un femicidio», dado que «hay una relación entre ellos que ha sido determinante para que le diera muerte».

Formalización.
Gauna fue llevado anoche a los Tribunales de General Pico, donde fue indagado en sede de Fiscalía, pero se negó a declarar. Luego, en una audiencia que coordinó el juez Gilardenghi, se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por la figura de Homicidio Agravado por la relación de pareja y por el contexto de género.
El juez, además le dictó la prisión preventiva hasta la finalización del proceso judicial, haciendo lugar al pedido de la Fiscalía. El defensor oficial había pedido la detención por el término de 90 días. Y ordenó como medida de prueba jurisdiccional anticipada, tomar unos testimonios en Cámara Gesell y someter al imputado a un examen mental obligatorio y un examen antropométrico. En los próximos días se harán otras audiencias en las que se pedirán más medidas de prueba.