Inicio La Pampa Fepamco llevó planteos a funcionarios provinciales

Fepamco llevó planteos a funcionarios provinciales

SIGUE EL PARO DE LYF

La Federación Pampeana de Cooperativas planteó ayer ante funcionarios del gobierno provincial una serie de inconvenientes que las afectan en el marco de la pandemia por el coronavirus, entre ellas la medida de fuerza que sufren por parte de Luz y Fuerza en forma «solapada».
Los ministros de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Pablo Daniel Bensusán, y de Modernización y Conectividad, Antonio Curciarello, participaron del encuentro acompañados por el secretario de Energía, Matías Toso, y el subsecretario de Cooperativas, Fabián Bruna. Por Fepamco participaron los miembros de la mesa chica del Consejo de Administración: el presidente Carlos Santarossa, el secretario Marcelo Padrones y el tesorero Hernán Kette.
Fepamco propició el encuentro ante la necesidad de ser escuchados y plantear una serie de situaciones que los afectan. «Con el gobierno estamos en contacto permanente a través de la Administración de Energía, pero ahora el problema va más allá y estamos en igual situación también con los otros servicios en los que tenemos tarifas congeladas, alta morosidad y no tenemos herramientas para cobrarle a los usuarios», dijo Santarossa.
Planteó que la buena situación sanitaria de La Pampa ha permitido el regreso de la mayoría de las actividades laborales, comerciales y de producción, mientras que las cooperativas trabajan aún bajo el régimen inicial de servicios esenciales. «Como en su momento pasó con la apertura de las cajas, ahora estamos necesitando alguna medida similar que nos deje volver a la normalidad en ese sentido», explicaron, para graficar que esto significaría en lo inmediato que el «paro ilegal» que hoy sufren «bajo el disfraz de medidas de prevención, quede al descubierto».

Buscando soluciones.
El secretario de Energía, Matías Toso, dijo luego de la reunión que la charla con todos los sectores de gobierno involucrados «permitirá avanzar en las distintas áreas para buscar soluciones a los temas que planteó la Fepamco y trabajar en conjunto». Sostuvo luego que «en líneas generales también se ha reducido el flujo de recursos como consecuencia de la caída en el consumo de energía. Ahora tanto el comercio como la industria están regresando a la normalidad, pero se notó mucho al principio, aún cuando subió algo el consumo domiciliario». Admitió que «también ha influido el aumento de la morosidad, hay sectores que están en dificultades y eso se hizo evidente en la cobranza».
Por último, el funcionario informó que están en contacto permanente con las autoridades nacionales y que esperan definiciones sobre la política tarifaria que seguirá Nación en el segundo semestre del año luego con congelamiento dispuesto hasta fin de este mes.
«Estamos en los últimos días del primer semestre y estimamos que era necesario un análisis, no sólo en el tema energía sino en todo lo que nos preocupa», indicó por su parte el presidente de Fepamco, que recordó que «prestamos muchos más servicios que la energía y todos tienen hoy algún tipo de inconveniente, con tarifas congeladas, morosidad e imposibilidad de corte».
El dirigente dijo que «si de a poco vamos volviendo a la normalidad, por ahí es momento de empezar a hablar de estos temas» y respondió que «hoy no estamos muy mal pero sí preocupados en cómo vamos a salir de esta situación».
La reunión de ayer tuvo por objetivo «abrir el diálogo, empezar a analizar estos temas y acercar información que tiene que ver más con las políticas que con los números, que ya hemos ido alcanzando todo este tiempo», expresó el cooperativista y añadió que «junto a los números es un todo que también se puede ir trasladando hacia el gobierno nacional porque en esta situación no sólo estamos en La Pampa sino que se reitera en todo el país. El gobierno nacional debe hacerse cargo de esta situación».

Siguen las medidas.
Mientras tanto, en las cooperativas de todo el ámbito provincial ayer la situación se mantuvo en los mismos términos que en los últimos días. Buena parte del personal de energía se plegó a la medida de fuerza y apenas se pudieron realizar tareas mínimas, incluidas las guardias al tratarse de un servicio esencial.
A quien quiera poner el oído, desde los niveles gerenciales y de conducción de las cooperativas surgen críticas a la actitud gremial. En la mayoría de los casos, y luego de fijarse una posición única tanto en la provincia como en todo el país de no acceder al reclamo de aumento salarial, los dirigentes han mantenido contacto con los delegados y con el propio personal, que en muchos casos y como ya se ha informado, muestra su incomodidad con la medida sindical que acatan por la presión que ejercen sobre ellos desde Luz y Fuerza en sus diversas vertientes.
Algunas cooperativas, ante la negativa gremial de responder por escrito y de comunicar la medida de fuerza por la misma vía e insistir con el disfraz de la prevención por la pandemia, han enviado carta documento y están dispuestos a conversar, pero dejando en claro la ilegitimidad de la medida.
En todos los casos reprochan la actitud de los trabajadores en que amparándose en un decreto relacionado con la pandemia trabajan en horario reducido en algunos pocos casos y no hayan sufrido quitas salariales y mucho menos despidos, en la situación de emergencia en que se encuentran las cooperativas.