Inicio La Pampa Fernández habló de un "acuerdo entre provincias"

Fernández habló de un «acuerdo entre provincias»

"MANEJO CONJUNTO" PARA PORTEZUELO DEL VIENTO

Cuando ya falta menos para la reunión del Consejo de Gobierno del Coirco, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, ratificó la postura que sentó a principios de mes respecto al futuro del proyecto Portezuelo del Viento y dejó un par de definiciones que sintonizan los reclamos de La Pampa y las otras provincias de la cuenca.

En diálogo con emisoras de Radio Nacional en todo el país, el presidente Alberto Fernández habló de la polémica represa que Mendoza quiere construir sobre el río Grande y estimó que la obra se hará pero «con el acuerdo de las provincias». Sostuvo que él no planteó un punto de conflicto en el levantamiento de la presa, sino que «el conflicto existe» y que las consecuencias de la obra afectan «a muchos más que la provincia de Mendoza».

«Siempre digo que quiero vivir en un país federal, en donde todos nos respetemos entre todos. ¿Qué es lo que yo veo con esa obra, con la que no estoy en desacuerdo?. Lo que veo es que las consecuencias de esa obra afectan a muchos más que a la provincia de Mendoza», puntualizó.

En este sentido, pidió a los gobernadores que «vean cómo en caso de hacerse, no afecte a nadie. Una administración conjunta de las provincias. Yo pido que se pongan de acuerdo, porque el impacto ambiental se ha hecho solo en Mendoza y nadie ha tenido en cuenta el impacto en las otras provincias».

«Yo no puedo estar en desacuerdo con la obra porque se inició cuando era jefe de gabinete de Néstor (Kirchner). No debería ser un conflicto sino una obra que sirva a todos. Nosotros tenemos un compromiso con la provincia de Mendoza y queremos honrarlo, pero garantizándonos de que esto no lastime a nadie, y estamos recibiendo muchas quejas de otras provincias».

¿En duda?

Por último, indicó que pretende que se realice Portezuelo del Viento «con el acuerdo de todas las provincias. Espero que podamos hacerlo, yo no planteé un punto de conflicto, el conflicto existe. La solución no es que la obra no se haga», sostuvo.

La información fue difundida, entre otros medios, por el diario Los Andes, que consideró que con esas definiciones, Fernández «volvió a poner en duda Portezuelo». Una lectura detenida de la información muestra que el Presidente no puso en duda la obra sino que habló de un fuerte cambio de paradigma en la forma en que se la gestionará.

Esto no pone en duda la obra -de hecho Fernández aclaró en estas entrevistas que él personalmente considera que se debe realizar- pero hace tambalear la pretensión mendocina de manejar la represa, y el río, como si fuera enteramente de su propiedad, sin atender a las necesidades ni los reclamos de las provincias de aguas abajo.

El 26 de junio, los cinco gobernadores de la cuenca del río Colorado se reunirán en Casa Rosada con el ministro del Interior de la Nación, Eduardo de Pedro, para analizar varios temas inherentes a la cuenca hídrica, con Portezuelo del Viento como tema descollante.

Las provincias irán al encuentro con una posición muy distante y muy distinta de la que tenían hasta el año pasado. La postura dominante ahora es que los estudios realizados hasta ahora no garantizan la viabilidad de la obra y que Mendoza no puede reclamar el derecho a manejarla por su cuenta, sino que deben hacerlo las cinco en conjunto, como ocurre con la represa Casa de Piedra.

De las decisiones que se tomen el viernes dependerá el futuro de la obra y de la región.