Inicio La Pampa Finalizó protesta en el frigorífico de General Acha

Finalizó protesta en el frigorífico de General Acha

BONINO LLEVO TRANQUILIDAD

Tras permanecer dos días acampando fuera de las instalaciones reclamando el pago de 35 millones de pesos que les corresponde como indemnización, los ex empleados del frigorífico decidieron abandonar la protesta pacífica, luego de dialogar con el juez Gerardo Bonino quien se presentó en el lugar.
La falta de respuestas de la justicia y la incertidumbre sobre el futuro de la empresa provocaron que un grupo de 25 ex empleados llegaran hasta el predio sobre la nacional 152 y comenzaran una protesta en reclamo de 35 millones de pesos correspondientes al 50% de la deuda total de la empresa, en concepto de indemnización para 60 trabajadores.
La protesta, con quema de neumáticos y presencia pacífica, terminó abruptamente al día siguiente cuando los manifestantes ingresaron a la planta y fueron desalojados por la policía. Los ex operarios manifestaron que su única pretensión era «defender los puestos de trabajo» y llamar la atención de la justicia que «desde hace cuatro años nos viene dando vuelta la cara».

Presencia de Bonino.
Poco después de las 10.30, cuando unas 25 personas fueron obligadas a abandonar el interior del frigorífico por la policía, el juez en lo Civil de General Acha, Gerardo Bonino, se acercó para dialogar y disipar sus dudas sobre la marcha de la causa. «Nos brindó información sobre el expediente y nos tranquilizó asegurándonos que la planta no va a reabrir hasta no cancelar o alcanzar algún acuerdo por la deuda con nosotros», contaron.
Bonino también les explicó que «siempre puso por delante la fuente laboral y buscó distintas alternativas para que no vaya a quiebra porque sabe que es una fuente de trabajo importante para las familias de la localidad», indicó un ex trabajador.
Consultado sobre el levantamiento de quiebra solicitado por los nuevos dueños, Bonino respondió que «había una sentencia firme que él dictó y los nuevos dueños apelaron en la Cámara aduciendo que habían llegado a un acuerdo con nosotros, cuestión que era totalmente falsa. Lo último fue una contestación del juez a la Cámara incorporando la deuda total del Frigorífico General Acha con acreedores y ex trabajadores, que asciende a 70 millones de pesos».

Una cooperativa.
Una opción para conservar activa la fuente de trabajo podría ser que los ex empleados conformaran una Cooperativa de Trabajo. Si bien el punto fue evaluado en la charla, sería una de las últimas alternativas que el juez. Según Wálter Espíndola, referente del grupo, «teníamos muchas dudas sobre la posibilidad legal que podía existir de tomar el frigorífico y funcionar como cooperativa. Y nos aclaró que existen leyes que permiten pasar una empresa a manos de los trabajadores en un proceso de quiebra, mediante la creación de una cooperativa».
La intensa repercusión de esta protesta en nuestra ciudad no solamente convocó la presencia del juez en el sitio, sino que también llamó la atención del Intendente de General Acha, Abel Sabarots, quien hasta el momento no se había manifestado sobre el caso.
Los propios manifestantes confirmaron que Sabarots pudo comunicarse con uno de los nuevos dueños de la empresa y generó un acercamiento para celebrar una reunión con los referentes del grupo durante los próximos días. «Tenemos una reunión bastante avanzada con el nuevo propietario de la empresa, gracias a una gestión del intendente Abel Sabarots», manifestó Espíndola. «Después de esa reunión evaluaremos la propuesta que nos hagan y decidiremos en asamblea cómo continuar la pelea por nuestros puestos de trabajo», concluyeron.