El “banco rojo” llegará a Santa Rosa

La semana pasada, LA ARENA se preguntaba si llegaría a la ciudad el “banco rojo”. Esta es una propuesta de carácter internacional. En los últimos días se conoció que en las plazas y paseos públicos de Neuquén se pretende instalar bancos rojos “en memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas”.

Finalmente, el banco rojo llegará a Santa Rosa. Organizada por el municipalidad, a través de la Dirección de Políticas de Género, el sábado 9 de marzo tendrá lugar una jornada de visibilización y concientización sobre la problemática de la violencia contra la mujer.

“Se presentará en nuestra ciudad un símbolo que significa la lucha de las mujeres: se trata de un banco rojo. El mismo representa un emblema universal del lugar ocupado por una mujer que fue víctima de femicidio y pretende, como proyecto, lograr adhesiones y réplicas en todo el mundo para sensibilizar a los ciudadanos y particularmente a los más jóvenes”, sostuvieron en un comunicado del municipio.

Por iniciativa de la licenciada y especialista en violencia familiar, Elisa Mottini, la propuesta llegó a Argentina. En La Pampa, está plasmada por la senadora por el PJ pampeano, Norma Durango, que estará presente en la actividad.

La actividad se realizará a las 18 en el Paseo de la Mujer, ubicado en Avenida Luro, entre Delfín Gallo y José Ingenieros.

El primero fue en Rolón

La primer localidad pampeana que llevó a cabo esta iniciativa fue Rolón, que desde el 30 de noviembre del año pasado posee uno en su plaza.

La propuesta llegó a partir del taller de Pintura para adultos perteneciente al Área municipal de Cultura a cargo de Rossana Kloster. Fue así que profesora y alumnas pintaron un banco de la plaza del pueblo.

Rossana Kloster en diálogo con LA ARENA contó: “La iniciativa surge, luego de informarme a través de las noticias la existencia del banco rojo y de lo que representa. Fui conectándome con personas que habían participado en algunas ciudades de la provincia de Buenos Aires y enseguida supe internamente que con las chicas del taller teníamos que lograrlo en mi pueblo”.

Y añadió: “En ese momento, hablé con el Área de cultura municipal, y sus encargados, Marcelo Borzi e Iris Tello, quienes inmediatamente se sumaron a la propuesta. El próximo paso fue la Municipalidad de mi pueblo y, no sólo accedieron, sino que aportaron el banco, la pintura para poder llevar a cabo la propuesta”. En cuanto a la repercusión en la localidad sostuvo que fue “buenísima”.

“Sabemos que la violencia de género se da, primordialmente, en los ámbitos privados y familiares, donde existen estructuras de dominación y ejercicio violento del poder. Pero sí existe una salida a este grave flagelo, esa salida es a través de la educación, sensibilización sobre el tema y el compromiso activo de toda la sociedad”, afirmaron quienes participaron de la intervención.

La profesora Rossana Kloster y sus alumnas.