Inicio La Pampa Fingió robo y lo descubrieron

Fingió robo y lo descubrieron

Un adolescente de 20 años denunció ayer jueves ante la Policía que había sido víctima de un robo a mano armada mediante el cuál delincuentes le habían sustraído un total de 35 mil pesos. Tras el inicio del proceso, la Brigada de Investigaciones y la Agencia de Investigaciones Científicas (AIC) comenzaron una pesquisa para dar con el dinero, pero descubrieron que en realidad era una trama falsa para justificar el gasto de la plata.

La información fue consignada a LA ARENA por fuentes de la Seccional Tercera que intervinieron en el caso y explicaron que todo comenzó en horas del mediodía del jueves cuando un hombre solicitó presencia policial al 101 por un robo. Una vez en la vivienda del denunciante, en la calle Olascoaga, los efectivos tomaron nota del episodio.

“Un masculino mayor de edad nos adujo haber sido abordado en su domicilio por una persona armada, quien le sustrajo la suma de 35 mil pesos, amenazándolo de muerte si lo seguía”, explicaron ante una consulta de este diario.

A su vez, las fuentes añadieron que a partir del hecho relatado por el supuesto denunciante comenzaron una investigación para tratar de dar con el supuesto ladrón que huyó con el supuesto botín de dinero y la supuesta arma. Para eso, la Seccional Tercera convocó la intervención de la Brigada de Investigaciones de la Policía de La Pampa y de la Agencia de Investigaciones Científicas (AIC) para esclarecer el hecho.

Pero tras un par de horas de investigación, los efectivos policiales concluyeron con un insólito resultado: en realidad no hubo ningún robo sino que fue el propio denunciante el que se gastó ese monto de dinero que le correspondía a su madre y, como no quería que se entere, montó la trama del robo para justificar la falta de los $35 mil.

“Puso a trabajar a la Seccional, a la Agencia y a la Brigada de gusto porque no hubo nada”, dijo una de las fuentes policiales al tiempo que explicó que para descubrir lo que en realidad había pasado se ordenó la apertura de cámaras de videovigilancia que mostraron la inexistencia de un delito. Por el episodio, el joven se encuentra a disposición de la fiscalía de turno, que lo llamará a declarar. También se evaluarán las consecuencias de su mentira.