Forman a nuevos productores hortícolas en General Pico

EMPRENDEDORES PAMPEANOS PARTICIPARON DE UN CURSO EN EL CERET

Técnicos locales del INTA destacaron el crecimiento que tuvo la producción bajo cubierta y señalaron que es una alternativa para la generación de empleo. Además indicaron que la feria semanal en Pico, impulsó a los productores a diversificar sus plantaciones.
GENERAL PICO – Personal local del INTA, en conjunto con el Ceret y el Ministerio de la Producción de La Pampa, llevó a cabo hace unos días en esta ciudad, un curso de iniciación en la horticultura que estuvo dirigido a vecinos de diversas localidades de la provincia. La capacitación se realizó durante dos intensas jornadas en las que se brindaron los conceptos básicos para generar una producción hortícola. Las temáticas abordadas rondaron sobre invernaderos, riego por goteo, producción de plantines y manejo del suelo, entre otros.
Martín Muguiro, uno de los ingenieros del INTA en esta ciudad, destacó que la capacitación estuvo dirigida a “emprendedores de diversos municipios de la provincia” y que “se hizo mucho hincapié en la parte práctica”.
“La idea de iniciación hortícola, es darle los parámetros generales para que los productores puedan empezar. Vinieron desde Carro Quemado, Parera, Santa Rosa, Monte Nievas, Intendente Alvear, además de Pico y, tres docentes del colegio Amela (de esta ciudad) que en un futuro van a tener un invernadero para producir en la escuela, que tiene una orientación agraria”, señaló.
“Apuntamos a municipios que van a tener emprendimientos grandes y que van a comercializar excedentes. Fue una formación de horticultores para que en sus lugares de trabajo cometan los menores errores posibles. Ellos trajeron agua y suelo de sus lugares y los analizamos para decirles si sus emprendimientos pueden tener futuro o no. No queremos que pierdan plata o que el esfuerzo quede en el intento”, explicó.

Hectáreas multiplicadas.
Además destacó el crecimiento que tuvo la actividad hortícola bajo cubierta durante las últimas dos décadas, en las que se pasó de contar con media hectárea de producción en toda la provincia, a las trece que existen en la actualidad.
“Los centros más importantes (General Pico y Santa Rosa-Toay), están llegando a las siete hectáreas de producción bajo cubierta cada uno. En el 2000 había apenas media hectárea de producción bajo cubierta y al cabo de 18 años, con el vital acompañamiento del Ceret, tenemos casi 13 hectáreas”, indicó.
“La producción bajo cubierta es la que tiene que existir en La Pampa porque el clima es muy malo y los productores entendieron que tienen que hacer poco, pero bajo cubierta. Por eso se da la Feria Hortícola en Pico, porque al tener producción asegurada tienen asegurado que pueden vender cierta cantidad de productos todos los sábados”, sostuvo.
“Esto es desarrollo local, permitir que una familia viva de la actividad, aunque tampoco es que de un día para el otro se hacen productores. Tenés que tener dinero para invertir, el gobierno provincial acompaña con créditos y la Asociación de Productores también tiene créditos genuinos para generar un fondo rotatorio”, ahondó.

Producción diversificada.
Carlos Pechín, también ingeniero del INTA, señaló que se prevé para los próximos meses “una continuación del curso de iniciación”, en el que se les darán “los lineamientos básicos de cómo producir determinadas especies hortícolas”.
“Por los tiempos es imposible abordar todas las temáticas y antes de empezar a hablar de cultivos hay muchas cuestiones que son básicas, que tienen que tener en cuenta. Por eso tratamos de dividir el curso en dos partes y si todo se da, va a haber una continuación de esta primera etapa”, dijo.
En este sentido señaló que durante los últimos años la actividad hortícola “se ha difundido en distintos lugares y ya no sólo hay producción en Pico y Santa Rosa, sino también en numerosos pueblos del norte de la provincia” que abastecen en cierta medida a sus localidades, como Conhelo, Embajador Martini, Alta Italia, Ingeniero Luiggi, Parera y Realicó.
Según Pechín, estos cursos “surgen por la misma demanda de los pueblos de querer generar mano de obra y entonces generan trabajo, como así también verdura fresca de producción local y el dinero termina circulando dentro de las mismas localidades”.
Por último el profesional del INTA, ponderó la Feria Hortícola que se lleva a cabo todos los sábados en la ciudad, que es organizada por los productores y por el municipio local, y sobre esto aseguró que generó una diversificación productiva.
“En Pico la feria fue el desencadenante de que el productor empiece a diversificar la producción. Cuando hace tres años arrancaron con la Feria tenían tres o cuatro productos y no salían de la lechuga, acelga, achicoria y algo de rúcula. Hoy tienen no menos de diez o doce productos y en la temporada de verano tienen entre 15 y 20 artículos”, indicó.
“Ellos también entendieron que cuantos más artículos tuvieran, más posibilidades tenían de vender. La feria fue el principal causante de la diversificación de la producción, que antes estaba centralizada en lechuga y acelga”, finalizó.