Inicio La Pampa Forte: "Los frigoríficos van a tener que apretar los dientes"

Forte: «Los frigoríficos van a tener que apretar los dientes»

ESTA PARALIZADA LA VENTA DE CARNE A CHINA

Los 25 despidos en un frigorífico de General Pico ocurridos días atrás encendieron la alarma respecto a las consecuencias que la crisis del coronavirus tendrá en materia económica, sobre todo en las exportaciones de carne argentina a China. La planta dijo entonces que las cesantías respondían a un «ajuste temporario» a causa de las bajas en la demanda de producción.
«Hoy el mercado con China está parado, las cámaras están llenas. Esto repercute en todos lados. China fuera del mercado golpea durísimo a Argentina porque el 75 por ciento de las exportaciones del año pasado fueron a China», explicó ayer Ulises «Chito» Forte, el presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCV) en diálogo con LA ARENA.
El dirigente rural y ex diputado nacional por La Pampa recordó que los meses de octubre y noviembre fueron de récord de ventas de carne al gigante asiático. Este año apenas se vendió algo en enero, pero luego estalló la crisis del coronavirus y todos los embarques se paralizaron.

«Un problemón».
«Con esto no hay que ser apocalíptico, es un problemón (sic), pero hay que buscar nuevos mercados. Hay que ver cómo sigue esto, ahora está el coronavirus en Europa. Más allá de la desgracia social, está la afectación de la economía que se va a sentir porque Argentina es un gran proveedor de carne a China», sostuvo.
Los frigoríficos pampeanos que tienen permiso para exportar también tienen como su principal comprador a China. Forte recordó que también se exporta a otros mercados, como el de Rusia. ¿Qué pueden hacer los frigoríficos de nuestra provincia ante esta situación? «Tienen que apretar los dientes y hacer un replanteo», sostuvo Forte.
Por su parte, el IPCV se encuentra abocado a la apertura de nuevos mercados como El Caribe, Corea del Sur o Estados Unidos. «Hay un mundo demandante, pero es claro que con China cerrada se complica mucho. Argentina tiene un costo productivo altísimo, cada 100 pesos que gastás de carne en la carnicería 30 son de impuestos. Esto hace que el costo de producción sea alto y esos costos impiden tener competencia con otros proveedores», sostuvo.

Mercado alterado.
Ayer, la agencia Reuters difundió una entrevista con Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carne de nuestro país, quien coincidió con Forte: «el mercado está absolutamente alterado». El titular de la cámara de frigoríficos exportadores detalló que el año pasado Argentina envió un total de 408.500 toneladas de carne bovina deshuesada congelada a China, que concentró el 75% del total de las exportaciones del tradicional producto argentino en 2019.
Sin embargo, las ventas bajaron un 30% intermensual en enero a 31.415 toneladas, debido a una renegociación de los precios de los contratos y los efectos del brote del coronavirus en sus puertos. Ravettino explicó que a fines del 2019 el Gobierno chino limitó el crédito disponible para las importaciones de carne argentina y habilitó otros canales de ingreso del producto con el objetivo de reducir precios de contratos que comenzó a considerar muy altos, lo que derivó en la cancelación de pedidos.