Inicio La Pampa Fracking: "Es la industria de la muerte"

Fracking: «Es la industria de la muerte»

ALERTA DE CONTAMINACION EN EL RIO ATUEL

«A La Pampa le han mentido sobre el uso del agua y los peligros del fracking», denunció el magíster en biotecnología mendocino y creador de la organización EcoLeaks, Esteban Servat, quien calificó como «extremadamente grave» el derrame de «agua de producción» sobre el cauce de uno de los arroyos que desembocan en el río Atuel. «Ese cóctel derramado es altamente tóxico» y puede «provocar cáncer, abortos y malformaciones en fetos», alertó.
El sábado pasado un derrame de «líquido de producción» en un yacimiento petrolero de la provincia de Mendoza, un cóctel químico que se utiliza para el fracking, llegó al cauce de un arroyo cuyas aguas derivan al río Atuel. A pesar de la gravedad del hecho, pocos medios se hicieron eco del desastre y desde el Departamento General de Irrigación de Mendoza y su Gobierno minimizaron el hecho y aseguraron que no había ningún peligro.
Sin embargo, Servat, alertó en declaraciones a Radio Noticias sobre las mentiras de las versiones oficiales y aseguró que el derrame ocurrido hace una semana es «serio» y «extremadamente grave». «Han mentido», exclamó el ambientalista, quien precisó que ese «cóctel tóxico» tiene nocivas consecuencias para la salud y es «altamente contaminante».

«Les han mentido».
En referencia a las explicaciones que brindaron desde el Gobierno mendocino y el histórico conflicto hídrico que mantiene con nuestra provincia, el biólogo señaló «La Pampa le han mentido sobre el uso del agua, sobre los peligros del fracking y ahora les están mintiendo sobre este grave derrame de líquidos de producción del fracking sobre uno de los afluentes del Atuel».
«Están minimizando lo sucedido para que la población no se movilice», cuestionó el ambientalista que precisó que el «líquido» vertido sobre el arroyo El Manzano está compuesto por más de 600 químicos y no por «cuatro de usos domésticos» como pretende plantear el Gobierno.
Según explicó Servat, «la fractura hidráulica consiste en extraer de grandes profundidades hasta la última gota de gas y petróleo que están contenidas en quistes o burbujas no convencionales» dentro de rocas y para ello «hay que destruirlo utilizando muchísima agua y con más de 600 químicos que tiene la capacidad de disolver la roca y mantener la fractura abierta para permitir la extracción» de los recursos.
A lo que alertó: «Ese cóctel es altamente tóxico, eso está probado y por eso esta técnica está prohibida en la mayoría de los países desarrollados y está en camino de ser prohibida en el mundo, excepto en Argentina». Sobre las consecuencias de este «líquido» el ambientalista advirtió que pueden «causan cáncer, causan malformaciones, abortos, un sinnúmero de enfermedades y una destrucción ambiental».
«Ese es el líquido, altamente contaminante, que se derramó en un volumen de 2 millones de litros porque el caño estuvo roto durante todo un día vertiéndose hacia el arroyo en el arroyo el Manzano, cuyas aguas derivan en el Atuel», indicó Servat, haciendo referencia que el desastre también afecta directamente a nuestra provincia.

Silencio mediático.
Ante el hecho, el ambientalista criticó el papel de los medios de comunicación, principalmente en Mendoza, que no abordaron el desastre. «Ha sido lamentable, salvo en muy honrosas oportunidades» se ha hablando sobre el tema, apuntó.
«Este momento, son el único medio que nos contacta para poder divulgar esto, además de Radio 1 en General Alvear. Pero si no fuera por ustedes este tema gravísimo no hubiera salido de Mendoza y esto habla de los grandes intereses que hay en los medios. El Gobierno mendocino ha multiplicado la pauta publicitaria, que es la herramienta que tiene para disciplinar a los medios, que lamentablemente tienen mas lealtad al dinero que a la población», cuestionó Servat.
Y agregó: «El Gobierno ya comenzó una campaña mediática para negar todo esta cuestión de la gravedad de la contaminación, que no fue para el Atuel, y están permitiendo así la destrucción de una cuenca hidrográfica».

Agua, para empresas.
Sobre el emplazamiento de varias empresas en los diferentes yacimientos en el sur del territorio mendocino, el ambientalista aseveró que el proyecto «está plagado de irregularidades desde el comienzo y ahora lamentablemente Mendoza comienza a vivir las consecuencias de este irresponsable de una industria que en el mundo se conoce como la Industria de la Muerte».
Por este motivo, el biólogo instó a que La Pampa y Mendoza, a pesar del conflicto histórico en el que están involucrados, «aúnen fuerzas porque así pueden salvar el Atuel para ambas provincias» porque de lograrse «habrá agua para los dos».
-¿Hay agua suficiente para ambas provincias?
-Si no existiera el fracking y si existieran las obras necesarias, sí. Pero estamos en una situación donde Cornejo dijo «no es razonable a un desierto que entregue agua» y no obstante, cuando se trata de empresa multinacionales, se la están dando de manera ilegal y en detrimento de La Pampa y el pueblo mendocino.
En ese sentido, aclaró que una manera de mantener este «negocio ilegal» oculto a la población, Servat denunció que desde el Departamento de Irrigación y desde el Gobierno cuyano están «comprando voluntades» para que se «mire a otro lado y afirmen «estas mentiras» que «tarde o temprano se van a caer».
«Irrigación es un lobista del fracking», sintetizó el biólogo, que precisó que en Irrigación hay sueldos «tan inflados» que en ocasiones superan los del propio gobernador. «Es la única manera de poder abrirle la puerta a este proceso» que «están destruyendo nuestros recursos, mientras a nosotros desde afuera nos venden espejitos de colores diciendo que Vaca Muerta es la salvación», exclamó y reveló que dentro los grupos involucrados en el negocio está el de Vila-Manzano, perteneciente al empresario y dueño del canal América, Daniel Eduardo Vila.
Finalmente, felicitó el proyecto anti-fracking que impulsó el diputado provincial Martín Berhongaray en la Legislativa pampeana y que fue apoyado por organizaciones ambientalistas de Mendoza. «Es notable ese proyecto y es necesario que lo reactiven», concluyó Servat.

Un «exiliado» en democracia
Como consecuencia de su intensa lucha contra la implementación del fracking en Mendoza y su papel como referente dentro del movimiento ambientalista, el creador de EcoLeaks se vio forzado a radicarse en Berlín, Alemania, tras una seria persecución política y judicial -que derivó en amenazas- en su contra.
«Me tuve que ir de Mendoza por la lucha que dimos contra el fracking, que fue muy intensa durante el año pasado, por la que tuve una fuerte persecución judicial. Fue la persona más denunciada la provincia por la lucha ambiental», reveló el ambientalista ante el programa el Aire de la Mañana de Radio Noticias.
Según denunció Servat, «todo esto empezó cuando en marzo del año pasado revelamos desde la organización EcoLeaks, que es una asociación al estilo WikiLeaks para publicar documentos censurados por Gobiernos o empresas, en este caso al área ambiental» para «divulgar información que se le oculta a la población», y recordó que uno de las primeras «filtraciones» fue un estudio en donde se reveló que las primeras prácticas de la fractura hidráulica en Mendoza estaban contaminando las napas de agua en el Yacimiento Cerro Pancal, en Malargüe.
«Esto alertó a la población y generó un movimiento que fue muy intenso y perseguido», señaló el ambientalista, al tiempo que admitió que el proyectó de EcoLeaks nació para «ofrecer esa información de parte de algunas personas que estaban dentro del Departamento General de Irrigación o del Gobierno de Mendoza que veían cosas que estaban mal y que estaban siendo ocultadas a la población».

Causas y exilio.
Tras abrir el portal «me empezaron a caer causas judiciales para acallarnos. Sin embargo, les salió mal y fuimos capaces de dar vueltas las causas. Pero por eso comenzaron a amenazarme a mi y a mi familia», recordó Servat y por ese motivo optó por la decisión de dejar Argentina y radicarse en Alemania.
Finalmente, el ambientalista apuntó que uno de los miembros involucrados en esta «mafia» es el intendente de General Alvear Walther Marcolini y al gobernador Alfredo Cornejo.