Inicio La Pampa Fronteras peligrosas

Fronteras peligrosas

LA PAMPA ESTA RODEADA POR PROVINCIAS EN GRAVE SITUACION SANITARIA

«Estamos rodeados» advirtió Sergio Ziliotto durante la reciente cumbre de gobernadores patagónicos. Aludía así a innumerables puntos de contacto directo con media docena de provincias limítrofes, cuya situación sanitaria podría afectar a La Pampa. De los cinco vecinos directos, Buenos Aires, Mendoza y Río Negro muestran las condiciones más riesgosas, pero la influencia de Córdoba, Buenos Aires y Neuquén también puede provocar brotes importantes.

Alvear, al límite.
La ciudad mendocina más cercana, General Alvear, tenía ayer todas sus camas de terapia intensiva ocupadas. «Sale un paciente e ingresa otro», contó Fabio Gómez Parra, director del hospital Enfermeros Argentinos, al Canal 6 local. En pocas semanas, pasó de ser uno de los departamentos menos infectados del país a la jurisdicción mendocina con mayor propagación. Y comparte una amplia red de caminos vecinales con el oeste pampeano.
Los contagios se multiplicaron y en pocos días la positividad superó el 50%. Durante abril Alvear sumó 1.270 casos, un tercio de sus contagios totales (3.514). Entre otras restricciones, el intendente Walther Marcolini prohibió las reuniones sociales y dispuso el cierre de comercios a las 19.30. La escalada también afecta a San Rafael, donde Emir Félix estudia medidas similares. «Estamos evaluando restricciones en función de la situación sanitaria. Si avizoramos un colapso, seguramente restringiremos reuniones sociales, para priorizar el trabajo y la producción» dijo el intendente.

Catriel, al borde.
La segunda ola también sacude a Río Negro, donde San Carlos de Bariloche exhibe uno de los brotes más virulentos y dramáticos del país. Dos vínculos cercanos con La Pampa son Catriel y Río Colorado, por los puentes de 25 de Mayo y La Adela. En Catriel, donde el martes hubo 5 contagios, apenas quedan dos camas libres de terapia intensiva. Además, se registraron siete contagios en Cinco Saltos y ocho en Río Colorado.
Bariloche tiene todas sus camas de UTI ocupadas, seguida por Villa Regina, con una cama libre, y General Roca y Catriel (dos cada una). De las 182 camas de UTI que tiene la provincia, 157 están ocupadas (un 86,26%), informó el diario Río Negro.
A su delicada situación hospitalaria Catriel suma cuestionamientos por una campaña de vacunación lenta y desprolija. Los vecinos exhiben públicamente su descontento por la demora en vacunar a los adultos mayores y denuncian que muchas personas son inmunizadas sin turno. Aunque todas las ciudades rionegrinas superan el 50% y hasta el 60% de sus abuelos vacunados, en Catriel ese índice llega al 40,7% (1.288 sobre un total de 3.163) entre mayores de 60 años.

Córdoba irradia.
Por el norte muchos identificaron a pueblos de Córdoba como fuente de contagios y desde el hospital de Ingeniero Luiggi advirtieron que los recientes infectados incluyen «numerosos niños, adolescentes y jóvenes». Y algunos confiesan haber «asistido a encuentros sociales en la provincia vecina».
El sur cordobés exhibió un importante aumento de casos después de Semana Santa. En Huinca Renancó, el intendente Oscar Saliba restringió la circulación nocturna (entre la 1 y las 6 horas) hasta el 30 de abril: «no nos queda otra alternativa», dijo.
Y Río Cuarto, que el martes registró un nuevo récord de casos (84), amaneció ayer con una larga fila de vecinos aguardando para testearse en el Operativo Identificar, en plaza Roca. Sin embargo, el intendente Manuel Llasmosas no planifica nuevas restricciones. «Río Cuarto viene amesetada, con un promedio de entre 50 y 55 casos por día, pero sabemos que la situación del AMBA repercutirá hacia el interior. Vamos a priorizar la salud, pero también las fuentes de trabajo, comercios y servicios», dijo. Si bien acatará disposiciones provinciales, su posición es «no cerrar actividades», aclaró.
En cambio, el presidente del Consejo de Médicos (CMPC), Andrés de León, le dijo a Radio Universidad que «para bajar contagios no queda otro camino que aumentar las restricciones de circulación». Hasta ayer en Córdoba estaban ocupadas 1.182 camas críticas para adultos, el 40,7% del total disponible.

Bahía, en Fase 3.
La Pampa comparte su frontera más extensa con Buenos Aires. Innumerables rutas y caminos nos conectan: al sur por Bahía Blanca y otros puntos vinculados a localidades pampeanas; al este por la ruta nacional 5 (Pellegrini y Trenque Lauquen) y hacia el norte mediante una extensa red que comunica con González Moreno, América y la ruta nacional 188.
Bahía Blanca está en Fase 3. «No tuvimos que hacer derivaciones pero el sistema sigue en tensión» le dijo al diario La Nueva Maximiliano Núñez Fariña, titular de la Región Sanitaria I, que abarca Adolfo Alsina, Adolfo Gonzáles Chaves, Bahía Blanca, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Guaminí, Monte Hermoso, Patagones, Puán, Saavedra, Tornquist, Tres Arroyos y Villarino.
En la última semana, Bahía promedió 165 contagios diarios, sobre unos 476 de la región, y tiene 2.931 casos activos. Y en los últimos diez días sumó 57 muertes, la cifra más alta para un período así en toda la pandemia.
También siguen creciendo los casos en Trenque Lauquen que ayer informó 34 nuevos contagios y contabilizó 312 en todo el distrito.

Alerta en San Luis.
La segunda ola avanza rápido hasta en San Luis, que con 620 positivos superó el martes los 40.000 casos acumulados y resultó el distrito de mayor incidencia en la última semana, con 942 casos cada 100.000 habitantes, superando a CABA (679) y Buenos Aires (459). El gobernador, Alberto Rodrígez Saá, declaró que el avance de la pandemia no depende de él sino de la responsabilidad social, mientras la muerte de otra trabajadora de salud provocó alarma en un sector donde aún falta inmunizar el 40% del personal.
San Luis se vincula con el noroeste de La Pampa por Nueva Galia y Arizona. Fuentes sanitarias citadas por El Puntano, señalaban que «la ocupación de camas en el Hospital San Luis se encuentra en un 90%». Según el gobierno, el índice de positividad llega al 18% y hay 48 pacientes en terapia intensiva (42 de ellos en estado crítico). Hasta ahora San Luis suma 40.563 infectados (6.949 activos) y 492 fallecimientos.