Inicio La Pampa "Fue algo revolucionario"

«Fue algo revolucionario»

DIEZ AÑOS DE LA SANCION DEL MATRIMONIO IGUALITARIO

La directora nacional de Políticas Integrales de Diversidad Sexual y Géneros, Luciana Moreno, celebró el décimo aniversario de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario y destacó que «fue algo revolucionario para nuestra sociedad».
La funcionaria del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad sostuvo que se trató de «un avance en nuestra sociedad, un hecho histórico», que se logró gracias «al reclamo y la lucha de las organizaciones LGBTI+, que venían construyendo la agenda política de una realidad que no era nueva».
Esto se debe a que «en nuestra sociedad había parejas del mismo sexo, que necesitaban los mismos derechos que una pareja heterosexual». Por estos motivos, lo que «vinieron a plantear las organizaciones en esa lucha fue el reconocimiento de un derecho que hizo que nuestra sociedad sea más justa e igualitaria. Nos hizo mejor, porque reconocimos una realidad, que es lo que permite pensar en nuevas libertades».
«Fue un cambio muy determinante para nuestra sociedad, que se vistió de diversidad y colores de una manera legal y ya no en la clandestinidad en la que muchas familias tuvieron que transitar durante muchos años su vida», destacó en diálogo con LA ARENA.

Transformación social.
«A veces las leyes llegan tarde», opinó y consideró que «son producto de las realidades de nuestras sociedades». En este caso, se necesitaba un marco legal debido a que «existe una realidad concreta, que muchas veces es desigual».
Para Moreno, reconocer este aspecto «permite avanzar en derechos, por eso con la ley se desató un debate no solamente en el Congreso, sino también en cada mesa, en cada esquina, en si podían o no adoptar, porque el matrimonio trae también otras transformaciones institucionales en relación a las tenencias, a las crianzas, al sistema de adopción, que permitió vivir en una igualdad de condiciones con las parejas heterosexuales».
«Nos atravesó en todos los ámbitos de nuestras vidas, nos pusimos a reflexionar sobre una realidad que no la teníamos tan familiarizada, pero que realmente existía y que las organizaciones hicieron visible», resaltó..

Fue revolucionario.
La directora remarcó que «estamos en un momento histórico, donde las instituciones todas están cambiando, incluso la institución matrimonial». Para la entrevistada, hay «un cambio en la concepción de lo que es la crianza, los vínculos afectivos, que nos muestran una amplia faceta de diversidad. Hay tantas familias como personas existimos y convivimos en esta sociedad».
«Eso es lo más trascendental que trae este matrimonio igualitario. Fue algo revolucionario para nuestra sociedad, para América Latina y un precedente para otros países», afirmó.
De todas maneras, reconoció que aún hay «muchos desafíos», entre ellos «transformar las instituciones del Estado. El desafío está seguir profundizando la Educación Sexual Integral y poder implementar la Ley Micaela en cada espacio público. Creo que son las herramientas que tenemos que seguir construyendo para avanzar hacía una sociedad más igualitaria», concluyó.