sábado, 26 septiembre 2020
Inicio La Pampa "Fue explosiva la demanda"

«Fue explosiva la demanda»

DOCE PERSONAS TRABAJARAN EN ESCUELA HORTICOLA MUNICIPAL

La Municipalidad de Santa Rosa pondrá en marcha su Escuela Hortícola y esa iniciativa, acordada mediante un convenio con la Facultad de Agronomía de la UNLPam, tiene «una demanda explosiva» de interesados, según confirmó la secretaria de Desarrollo Económico, Carmina Besga.
La funcionaria aseguró que en principio está confirmado que se dará empleo a 12 personas, que cobrarán un salario complementario. El objetivo del municipio es generar condiciones para el acceso a tierras productivas y así seguir la cadena de producción, «con la posibilidad de lograr valor agregado para frutas y verduras».
«Tuvimos un montón de demanda para hacer estos cursos. En la Dirección de Economía Popular se abrió un registro y fue explosiva la demanda en cuanto a esta temática. Lo que nosotros buscamos es que esta Escuela sea multiplicadora. En principio arrancamos con 12 personas, pero tendríamos para empezar con 60 personas que hoy ya están dispuestas a asistir, tomar clases, ir a la Facultad de Agronomía. La verdad es que hay mucha expectativa y ha sido una gran sorpresa para nosotros, para bien por supuesto», destacó Besga en una entrevista con Radio Noticias.
«Ya está el pliego licitatorio para iniciar la obra de riego por aspersión, así que pronto estarán funcionando las seis hectáreas que la Cooperativa destinó para la municipalidad. La idea es generar un sector de comercialización en el lugar», precisó.
La puesta en marcha de la Escuela fue anunciada por el intendente Luciano di Nápoli y con el objetivo de fomentar el desarrollo del Polo Hortícola en Santa Rosa. Se prevé que funcione en el predio de la ex planta láctea de la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE), sobre la ruta nacional 35, acceso norte.
«Este proyecto se vincula directamente con la demanda de Santa Rosa. Una vez que se haga la obra de riego y los sombráculos instalados, se iniciará la plantación de verduras de hoja, que coincidirá con la estación del año en que está el riego listo. Cada una hectárea se estima que se puede abastecer para el consumo de 120 o 130 personas. Estamos tratando que esas familias que harán su primera escuela allí, puedan complementar su salario y vender esas hortalizas. Esperamos que dos familias por hectárea, puedan comercializar lo que allí recogen y les permita vivir, para complementar el salario que perciben y poder contar con una entrada y salario digno», explicó Besga.

Más tierras.
La funcionaria afirmó que «hay mucha producción» y que la expectativa es comercializar «e incidir en algo en el mercado local». Aclaró que «no es para regular, como a veces se malentiende, cuando el Estado manifiesta que busca incidir en la formación de precios».
La titular de Desarrollo Social señaló que si bien el predio de la ex planta láctea «es muy grande», la intención del municipio es sumar más tierras para trabajar en el proyecto de la Escuela. «El objetivo final es incidir en la cadena de producción, para que repercuta en toda la ciudad. El desarrollo tiene un limitante, que es el acceso a la tierra. Hay muchas instituciones que tienen terrenos y hectáreas de otra escala y magnitud y que estarían interesadas en participar en proyectos productivos, que buscan acompañar el desarrollo periurbano, que es una necesidad imperiosa y la decisión del intendente es avanzar en ese camino».

Con el INTA.
La firma del convenio de la comuna con la Universidad estuvo a cargo de la vicedecana de la Facultad de Agronomía, Lía Molas y los funcionarios municipales Santiago Ferro Moreno, coordinador de planificación estratégica, y el director de desarrollo económico productivo, Martín Valerdi.
Besga, en tanto, apuntó que la puesta en marcha de la Escuela «tiene que ver con las nuevas prácticas de producción agroecológica, sin contaminantes ni agroquímicos. También necesitamos multiplicar horticultores para pasar a una segunda fase que tiene que ver con, desde el Estado, generar condiciones para acceder a tierras del periurbano y poder seguir la cadena de producción, como así pensamos en el agregado de valor a esas frutas, hortalizas y verduras, como por ejemplo ya sea a través de congelados o ensaladas».
Desde el municipio ya se trabaja con el INTA, que acompañará la iniciativa con el aporte de las semillas. «Hay algunas organizaciones políticas que están haciendo un trabajo, con una red de huertas domiciliarias, que es importante destacar y se las acompañó con el reparto de semillas desde la municipalidad. Hoy se está cambiando la lógica con decisiones políticas, en temas tan sensibles como el acceso a los alimentos».