Inicio La Pampa "Fue una feria accidentada y atípica"

«Fue una feria accidentada y atípica»

IGNASZEWSKI DESTACO MARCO DE ESPERANZA PARA LA ECONOMIA POPULAR

Pese a las inclemencias climáticas y el contexto sanitario adverso, el director de Economía Popular de la comuna se mostró satisfecho por los resultados de la Feria del Regalo. «Hubo buena concurrencia y ventas», destacó.
REDACCION

El director de Economía Popular de la Municipalidad de Santa Rosa, Federico Ignaszewski, destacó que pese a las inclemencias climáticas se pudo desarrollar con éxito la Feria del Regalo. «Los sectores de la economía popular fueron muy golpeados durante esta pandemia y sabíamos que la feria era muy importante para manualistas y artesanos», señaló.

La comuna había apostado fuertemente a la realización del tradicional evento navideño, que se planificó en base a una novedosa propuesta que incluyó dos sedes, peatonales y una feria de foodtrucks.

Sin embargo, el día de la inauguración un fuerte temporal azotó a la ciudad y barrió con los puestos de las y los feriantes, y con la señalética. Esto obligó a una postergación de la inauguración, debido a que las autoridades necesitaban tiempo para poder reconstruir los espacios.

En una charla con LA ARENA, en las horas previas al cierre de la feria, Ignaszewski comentó que «fue una feria accidentada y atípica, de por sí sabíamos que iba a ser rara por la pandemia. Nosotros hicimos un preparativo de prevención, que contó con más de 100 preventores y preventoras a lo largo de los días, que iban entre las peatonales y estaban en los predios de las vías y la Plaza».

Pese a un contexto adverso, el objetivo fue «tratar de hacer la feria, con el mandato del intendente Luciano di Nápoli, porque los sectores de la economía popular fueron muy golpeados durante esta pandemia y sabíamos que la feria era muy importante para manualistas y artesanos. Muchas veces, como ellos lo dicen, es como un ‘aguinaldo’ del producto de su trabajo». Además, reconoció que para la ciudadanía santarroseña «es un momento importante, típico en la ciudad».

Satisfechos.
El funcionario afirmó que están «contentos» por haberla podido realizar, «más allá de las vicisitudes climáticas. Lamentablemente, debido al viento se han roto muchos gazebos de los feriantes, ha roto la señalética de prevención».

Sin embargo, destacó que el primer domingo de feria el escenario se modificó, «hubo una buena concurrencia y se hicieron ventas. A partir de ahí el clima de la feria cambió, no digo que fue normal, porque realmente es atípico, pero sí por lo menos con más esperanza».

Esta situación atípica se reflejó en la circulación. «Generalmente, cuando se cobra, hay una concurrencia importante de la población a la feria y hay muchas ventas. Este año vimos una buena asistencia, pero no la que veíamos años atrás».

Para Ignaszewski, esto está relacionado «con el contexto y los cuidados que quiere tomar la gente, que me parece que están bien».

– Con respecto a esto, ¿cómo fue el comportamiento de la gente?

-En eso estamos muy contentos, hemos hecho un trabajo muy firme. La inmensa mayoría venía con barbijo, mantenía distancia, veía con buenos ojos que estén los dispensers de alcohol y que estemos sanitizando todo el tiempo en distintos puntos. Cada uno de los detalles de la feria fueron pensados en el marco del Covid y creo que hemos hecho una feria cuidada, lo que significó redoblar esfuerzos desde el municipio pero lo demandaba el momento. El intendente nos planteó que tenía que ser así, porque es un sector muy golpeado que necesitaba vender. Además es una fiesta típica de esta época, que tiene más de 30 años.

Buenas ventas.
Con respecto a las ventas, sostuvo que «han sido buenas», según lo que pudo hablar con los y las feriantes. «Algunos nos han planteado que no han sido las de años anteriores, pero como veníamos diciendo es un año atípico por la situación económica en la que nos dejó el gobierno macrista, de la que todavía no nos hemos reponer. Cuando nos estábamos levantando vino esta crisis sanitaria, que resintió la economía».

«Todos están proyectando un crecimiento de la economía hacia el año que viene, pero para eso es fundamental que termine esta pandemia, que esperemos que con la vacunación podamos empezar a darle fin a este proceso», se esperanzó.

Vendedores ambulantes y recicladores
De cara al próximo año, Ignaszewski afirmó que apuestan a «seguir trabajando en el desarrollo y fortalecimiento de la Economía Popular. Como eje fundamental está la regularización de los trabajadores de la economía popular, que puedan formalizarse y mejorar sus condiciones de trabajo».

Trazando un balance del 2020, el director de Economía Popular de la comuna destacó que «en algunas líneas hicimos grandes avances, como es el caso de la Escuela Hortícola Municipal o el caso de los ambulantes, que han podido tener una ordenanza que regulariza su situación y salen de la ilegalidad».

También mencionó «el trabajo que empezamos a hacer con la gente del relleno sanitario, los recicladores, en regularizar su situación y poder reconocerlos como trabajadores. Son muy importantes porque son los que están reciclando, hacen un trabajo que sirve no solamente desde el punto de vista económico, sino también desde el ecológico. Esa marca que hemos hecho hay que profundizarla, que es también el mandato del intendente», concluyó.