Fuerte cruce entre ediles castenses

DESDE EL BLOQUE DEL PJ ACUSARON AL FREPAM DE PRESENTAR PEDIDOS DE INFORME "CON INTENCIONALIDAD POLITICA"

(Eduardo Castex) – Los concejales castenses protagonizaron una fuerte polémica en la última sesión del Concejo Deliberante de Eduardo Castex, donde la mayoría del PJ y el Frente Castense (FC) aprobó los legajos contables de julio a diciembre del año pasado y desaprobó los pedidos de informes del Frepam por la contratación de un taxi, la compra de pantalones y leña. El bloque del Frepam obviamente votó en disidencia.
Más de la mitad de la sesión legislativa se desarrolló con cuestionamientos, chicanas y discusiones, y solamente el concejal Marcelo Steimbauer (PJ) aportó coherencia en los debates, con fundamentaciones legales y políticas.
Cuando ya se habían “discutido todo” entre Marina Baigorria (FC), Mónica Curutchet y Marcelo Del Moral (Frepam), apareció Marcelo Steimbauer (PJ). Reconoció públicamente que las discusiones que se generan en el recinto deliberativo “no nos llevan a nada”. Acusó a los concejales frepamistas de “faltar a la verdad” porque no se rechazaron todos los pedidos de informes que presentaron en el CD, pero recordó que los aprobados cuando arribaron las respuestas del Ejecutivo municipal ya habían anticipado que sería desaprobada.
Después, indicó que escuchando a la concejala Curutchet le surgió un ejemplo para demostrar que los pedidos de informes de la oposición solamente “tienen una intencionalidad política”.

“Pretenden confundir”.
Recordó que los ediles opositores observaron una orden de provisión “por una contratación” de calefacción y arreglos. “El Frepam dice que se hizo una contratación directa, pero como la transacción superó los 50 mil pesos correspondía hacer una licitación privada. Ese pedido de informes se aprobó y el Ejecutivo lo respondió con la documentación. Ahí faltaron preguntar algunas cosas para evitar todas estas discusiones y evitar los pedidos de informes”, aconsejó. Explicó que la Ley General de Obras Públicas habilita a la comuna para realizar la contratación de la empresa de Santa Rosa. “El Frepam no se preguntó en qué consistieron los trabajos de calefacción, y todavía no lo saben. Se hizo un arreglo de la calefacción central del edificio municipal”, ironizó.
“Si el trabajo se hace en una obra pública, cambian los montos de la licitación privada, porque la ordenanza 21/17 para obras publicas establece que entre 90 y 270 mil pesos se debe hacer un concurso de precios y no una licitación privada como dice el Frepam y ahí están faltando a la verdad”, acusó.
“La respuesta del Ejecutivo nos mostró el concurso de precio y es tema terminado”, sentenció Steimbauer. Y les transmitió a los concejales frepamistas que no era “tan difícil hablar con (el director de Obras Públicas local) Juan Peirone para averiguar previamente y después hacer un pedido de informes si no convencía la respuesta”, arengó.
“La mayoría de los pedidos de informes no tienen voluntad de aclarar, sino de confundir a la población con una intencionalidad política y debemos terminar con esa burocracia de los pedidos de informes, porque después les responden y tampoco tienen en cuenta las respuestas”, concluyó Steimbauer.

Hubo acusaciones
El debate en el recinto del Concejo de Eduardo Castex no se privó de nada, y fueron desde consejos a mirar películas, pasando por acusaciones de invadir la privacidad de personas que demandan ayuda social hasta imputaciones de “errores conceptuales”.
La presidenta del cuerpo legislativo, Marina Baigorria, aseguró -¿equivocadamente?- que personalmente evalúa los legajos contables como “un diagnóstico socio-económico”, porque considera que esos documentos “no son un montón de números, sino gente que necesita y concurre a las distintas reparticiones municipales”.
Después, acusó al concejal Marcelo Del Moral de invadir “la cuestión privada” de una persona que necesita de un taxi para ser trasladada a Santa Rosa o General Pico porque “atraviesa una grave enfermedad”; cuando en realidad el Frepam solo consultó sobre las facturas y el servicio contratado, pero nunca se inmiscuyó en la enfermedad de la vecina.
Minutos después le sugirió a Del Moral mirar una película que quizás “le puede servir como persona”. Y cerró aconsejando al edil frepamista: “En lugar de criticar tanto al otro, que trabaje más por nuestro pueblo”.
Del Moral le respondió que no hizo referencia “a ninguna cuestión personal” de “ninguna persona que padezca una enfermedad”. Y refutó que en los legajos contables “hay muchísimas cosas que están mal hechas”.
Y Curutchet no aguantó y salió al cruce de Baigorria. “No puedo dejar pasar los errores conceptuales que manifestó -Baigorria- desde el principio hasta el final del discurso. No puede decir que los legajos contables municipales son una cuestión social relacionada con vida de las personas. Eso es un error absoluto, no podemos informar eso a los vecinos, porque son gastos que hace el municipio de Eduardo Castex”, respondió.