Inicio La Pampa Ganó Ziliotto y Verna llamó a la unidad del peronismo nacional

Ganó Ziliotto y Verna llamó a la unidad del peronismo nacional

EL JUSTICIALISMO CON DI NAPOLI RECUPERO SANTA ROSA CON MAS DEL 50 POR CIENTO DE LOS VOTOS

La analogía con los términos futboleros surge sola: sigue la racha, mantiene el invicto y continúa llenando las vitrinas (urnas) con las copas (votos). En la liga provincial, el Partido Justicialista es el dominador absoluto del juego político y lo ratificó una vez más ayer, cuando unido bajo el nombre de Frejupa logró un contundente triunfo y erigió a Sergio Ziliotto como el nuevo gobernador.
La Pampa, con sus comicios desdoblados por primera vez de los nacionales, se sumó también a la tanda de goles en contra que no para de recibir el gobierno de Mauricio Macri: fue la novena provincia donde Cambiemos sufre una derrota durante este año.
El acto eleccionario de ayer, sin ningún sobresalto y en absoluta tranquilidad, ofreció un panorama completamente polarizado entre los dos partidos mayoritarios. Ninguna otra fuerza pudo siquiera acariciar una mínima sorpresa y, a partir de ahora, les queda por delante un arduo trabajo para tratar de convencer a una provincia que mantiene los dos primeros puestos inalterables.
Ziliotto no hizo más que ratificar los pronósticos. Desde que Carlos Verna (luego de bajarse en la búsqueda de su reelección a raíz de un cáncer) lo designara como el número uno en la línea de largada, el todavía diputado nacional aparecía como el favorito frente a su compañero provincial de Cambiemos en el Congreso, Daniel Kroneberger.
El legislador radical, fiel a su estilo, hizo una campaña sin levantar nunca la voz y apostando a un discurso moderado, que se repite en el tiempo y que, una vez más se demostró, no da buen resultado en el electorado pampeano: «El modelo está agotado», «tenemos que cambiar la matriz de producción», «que los jóvenes no emigren de la provincia».
La ola victoriosa que el triunfo de Kroneberger levantó en febrero, cuando le dio una paliza al candidato presidencial Carlos Mac Allister en la interna de Cambiemos, pareció envalentonar al radicalismo, incluso a nivel nacional. Pero no fue suficiente. La monumental crisis que Macri supo edificar en cada sector de la economía argentina dilapidó toda ilusión que la UCR pudo haber construido. Y así, el PJ llegará a 2023 cómodo y tranquilo a cuatro décadas de poder sin interrupciones desde la vuelta de la democracia luego de última la dictadura cívico-militar.

Di Nápoli y Alonso.
Pasó otra elección y la UCR mordió el polvo de la derrota nuevamente. Sigue sin poder llegar a la gobernación y hasta su máxima corona, la intendencia santarroseña, fue arrebatada por un candidato que cuando se pegó a la figura de Cristina Fernández, se llevó todo puesto («se me cruzó Cristina», había dicho Jorge Lezcano cuando perdió la interna hace tres meses). Hoy Luciano di Nápoli es el nuevo jefe comunal y desplazará a un Leandro Altolaguirre que pagó cara una gestión con muchas deficiencias, enfrentamientos desgastantes y un modo tozudo de manejar los hilos públicos de la capital.
En General Pico, la otra ciudad clave a la hora de contar votos para el total, el PJ también se anotó una goleada contundente. Fernanda Alonso dejó sin chances a otra esperanza macrista, el diputado nacional Martín Maquieyra, un joven que llegó al Congreso para levantar la mano en cada uno de los proyectos de Nación, incluso los que lastiman los intereses pampeanos. Y lo pagó caro.
Los otros golpes del domingo que provocó el PJ en la cara de la UCR fueron en Intendente Alvear, donde recuperó la intendencia luego de 15 años. También logró un triunfo muy importante en Realicó y alcanzó victorias arrasadoras en Pico y Toay.
Hasta cerca de la medianoche, el PJ también celebraba un batacazo en Victorica, donde Miguel Villagra ganaba por un voto. Pero el recuento le dio cuatro de ventaja al oficialismo y Hugo Kenny finalmente confirmó un nuevo mandato.
Algunas de las localidades donde el peronismo una vez más ratificó su poderío son 25 de Mayo, Macachín, Quemú Quemú y Catriló. Además, festejó en Colonia Barón, la tierra de Kroneberger.

En Acha y Castex.
Los grandes batacazos que dio Cambiemos estuvieron en dos de las localidades más grandes de la provincia, General Acha y Eduardo Castex. En la ciudad del sur, el actual diputado provincial Abel Sabarots se anotó un triunfo notable ya que el radicalismo no se imponía allí desde 1987. En Castex, Mónica Curutchet venció al justicialismo (estaba en el poder desde 2011) y recuperó la intendencia para Cambiemos.
Curutchet será la primera intendente mujer de Castex. Lo mismo sucederá con Alonso en General Pico, donde la actual ministra de Desarrollo Social sucederá a Juan José Rainone.
Cambiemos también obtuvo triunfos resonantes en Ataliva Roca, General San Martín y Bernasconi. También se impuso en Colonia Santa María y le arrebató al PJ la intendencia; y sigue en el poder en Guatraché.
Otra elección que tuvo una particularidad llamativa fue la de La Reforma. En esa localidad del oeste Hugo Colado debió resignar su poder por solo un sufragio y a manos de Elías Colado, su hermano.

CFK.
La elección en nuestra provincia se dio también en medio de un contexto político nacional completamente sacudido luego de que el sábado explotara la bomba de Cristina Fernández al anunciar que irá como candidata a vice de Alberto Fernández. Ayer, durante la jornada eleccionaria, el nombre de la actual senadora estuvo presente en boca de todos los protagonistas y, ya por la noche y con los resultados puestos, Verna contó detalles del llamado que le hizo la ex vicepresidenta para felicitarlo.
«En la elección de La Pampa se discutieron dos modelos», dijo Verna cuando festejaba el triunfo y al poner un ojo en octubre, cuando las urnas se abran otra vez y el PJ, a través de sus distintas caras, busque recuperar el sillón más trascendente, el que hoy ocupa un golpeado Macri al que la crisis y los nocauts electorales parecen arrinconarlo cada vez más.