El confort de trabajar

“RG Casillas” fabrica y vende desde Macachín un producto destacado por su confort y durabilidad para el trabajador rural. Una pyme familiar que comercializa fuera de la provincia y se diversifica hacia la construcción de tranqueras.
“Nuestra principal misión es asegurar el confort de quienes habitan en nuestras casillas y trailers. Elaboramos un producto de primerísima calidad para posicionarlo desde La Pampa hacia el campo argentino. Somos orgullosamente pampeanos”, postulan como presentación desde la página web. Y cada palabra que se lee en la pantalla se puede escuchar de boca de Damián Ramos y de su hijo Matías.
Ambos son los máximos responsables de RG Casillas, una empresa familiar que desde Macachín produce casillas rurales y trailers con una premisa bien clara: la máxima calidad.
“Nos lleva más tiempo, más trabajo y más mano de obra, pero no resignamos para nada la calidad, y el cliente que viene acá sabe lo que va a encontrar. Desde el chasis principalmente, y también por todos los materiales que usamos, las casillas son de primera. Eso es lo que nos diferencia no solo en la provincia sino en el resto del país”, dice Damián, un santarroseño de 55 años que desde hace casi 30 vive en Macachín junto a Teresa.
Sus hijos Matías (30) y Luciana (25) también trabajan en “RG” junto a otros cinco empleados, un plantel que convive entre fierros, soldadoras, revestimientos y también mates cuando la pausa del trabajo diario invita a un rato de charla.
“Por suerte conformamos un grupo de trabajo muy compacto, que tiramos todos para el mismo lado por más que haya que enfrentar un panorama del país tan duro como el de hoy. El arranque fue en 2002, en plena crisis, así que si vamos para atrás es solo para tomar envión”, aclara Ramos sobre el empuje de una firma que tiene su ubicación en la avenida Rivadavia de Macachín (www.casillasrg.com.ar) y que cuenta con representantes comerciales en distintas localidades pampeanas y bonaerenses.
“Mi abuelo tenía ‘La casa de las cocinas’ en la avenida Spinetto de Santa Rosa, después quedó a cargo mi viejo y yo aprendí el oficio de gasista. Con mi mujer nos vinimos a Macachín y comencé a fabricar mecheros. Con el tiempo fui pensando en hacer otra cosa y compré una plegadora para hacer productos chicos como carritos, hasta que vimos que había una demanda de casillas que no estaba cubierta en el mercado, así que fuimos por ese lado”, recordó Damián sobre el germen de una empresa que creció y que en 2010 sumó a su planta una nueva nave de producción equipada con maquinaria de producción de primera calidad.

Confort.
“Lo que nos destaca es el chasis reticulado, que está hecho con un sistema de paloma que genera mayor torsión y mucha más durabilidad. Las casillas tienen calidad de interior con espacios amplios y luminosos. El cliente que nos elige en general es uno que anda él mismo arriba de las casillas o bien el dueño de un campo al que le interesa la calidad de vida de sus empleados. Apuntamos a que sea algo cómodo, lindo, vistoso y perdurable. Si vos tenés confort y buena construcción seguramente eso se traduce en mayores ganas de trabajar, de hacer lo tuyo”, dice convencido Matías sobre una ecuación que suele dar resultado.
“RG” tiene una línea de casillas con distintos modelos y tamaño: desde los seis hasta los 9 metros de extensión en cuanto a los productos standard. “Además se trabaja a pedido, si alguien quiere que sea redonda o algo determinado. La mayoría son casillas rurales pero también trabajamos para el sector petrolero: el año pasado vendimos mucho en Trelew. Se usan para trabajos en el área ferroviaria o en la reparación de rutas”, detalló Damián.

En vidriera.
La empresa macachinense es una de las que suele poner en primer plano la producción industrial “ciento por ciento pampeana”. Hace unos días Matías estuvo en la ciudad bonaerense de Pehuajó donde un grupo de firmas de la provincia asistieron al encuentro “Expo Generar 2018”, en el marco del acuerdo por el Corredor Comercial de la ruta nacional 5.
Ese Corredor Comercial incluye a las ciudades de Mercedes, Suipacha, Chivilcoy, Alberti, Bragado, 9 de Julio, Junín, Carlos Casares, Pehuajó y Trenque Lauquen y finaliza en Santa Rosa, por eso la posibilidad de abrir mercados “es un incentivo que está bueno no dejar pasar”, destacaron los responsables de “RG”.
“Tenemos una muy buena relación con el Ministerio de la Producción de la provincia y siempre nos consideran. La Provincia nos ha ayudado y nos tienen en cuenta para ir a las exposiciones. Desde el Banco de La Pampa hace dos años nos invitan a Expo Agro y eso es una vidriera importantísima: son 300 mil personas en un fin de semana que pasan por un stand grande, bien armado en el que vos mostrás tu producción. Para nosotros eso es algo muy importante”, ponderó Matías.
En el mostrador donde Luciana recibe a quien se acerca a la empresa figura un cartel con una posibilidad beneficiosa para quien desea concretar una operación comercial: el “Compre Pampeano”, una herramienta que buena parte de las industrias pampeanas aprovechan de la mejor manera.
“El 40 por ciento de las operaciones que concretamos son por intermedio del Compre Pampeano, es una herramienta muy positiva que sirve para empresas como la nuestra que no tienen la posibilidad de tener una espalda para hacer un stock y con eso aguantar, nosotros necesitamos producir y vender”, contó Damián.

Tranqueras y empleos.
Las ganas de avanzar y de ofrecer otras alternativas llevaron por estos días a los Ramos a poner en marcha otro proyecto: la construcción de tranqueras. “Ya estamos con las matrices y lo pensamos como la posibilidad de diversificarnos. Como se dice habitualmente ‘no poner todos los huevos en la misma canasta’ y, por el contrario, ofrecer al cliente un paquete más completo. Esta proyección nos lleva a tener en cuenta que vamos a sumar uno o dos empleados más para dedicarse a esa producción”.