Inicio La Pampa Garantizan el volumen de agua para consumo humano

Garantizan el volumen de agua para consumo humano

REUNION TECNICA POR LA BAJANTE DEL LAGO DE CASA DE PIEDRA

Representantes de las provincias de Buenos Aires, Río Negro y La Pampa mantuvieron ayer una extensa reunión en la que analizaron la situación del lago Casa de Piedra y evaluaron las acciones a tomar ante el agravamiento de la crisis hídrica. La principal definición fue que todas las comunidades que sea abastecen del río tienen garantizado su volumen de agua para consumo humano y, junto con ello, hacer un monitoreo semanal del volumen de agua que se destina a riego.
«Hicimos una exhaustiva evaluación de las condiciones hidrológicas del río, teniendo en cuenta que tenemos registros de casi 100 años», comentó Juan Greco, delegado alterno de La Pampa en el Coirco, tras regresar de la reunión en Bahía Blanca, sede oficial del organismo de cuenca. «Lo que se detecta -acotó- es que estamos en un nivel de embalse que es el quinto punto más bajo que se haya registrado, con tendencia a incrementar». El llenado del lago, cabe recordar, comenzó en el año 1996.
Producto del encuentro técnico, los representantes provinciales definieron «antes que nada, que está garantizada el agua para consumo humano» y a partir de ahí «se harán evaluaciones permanentes de las condiciones en que se va a hacer el riego en todas las áreas».
En este momento, indicó Greco, el embalse tiene acumulados unos 700 hectómetros cúbicos de agua. Para dar una idea de cuánto representa, indicó que el dique San Roque, que es el que alimenta a la ciudad de Córdoba, tiene una capacidad de embalse de unos 200 hectómetros cúbicos. «Esa comparación nos dice en qué condiciones estamos», indicó.
«Todas las poblaciones que se abastecen a través del Acueducto (del Río Colorado) tienen el agua garantizada, y lo mismo aquellas que toman del subálveo, aunque seguramente les va a costar un poco más», afirmó.
El riego, y principalmente la zona bonaerense de Corfo, «es el área más afectada por esta situación, sin lugar a dudas», reiteró Greco. «Es una crisis que va a perjudicar las potencialidad de riego presente, pero también las futuras»,
Otra decisión tomada en Bahía Blanca fue dar participación al Ente Ejecutivo Casa de Piedra, que tiene entre sus funciones principales el manejo de la central hidroeléctrica de la represa. Esto en vista de que la tendencia indica que llegará un momento en que el nivel del lago no alcanzará para la generación energética.
En el año 2014 hubo una crisis parecida y a esta altura del año, el lago estaba aún más bajo que en la actualidad. En aquel año hubo lluvias torrenciales en toda la cuenca que cortaron la tendencia y permitieron la recuperación del embalse. Este año esa perspectiva no aparece en el horizonte. Por el contrario, la tendencia es que el lago seguirá bajando en forma irreversible.

Caudales.
En declaraciones que realizó por la mañana, cuando viajaba a Bahía Blanca, Greco detalló que la medición permanente que se realiza en el paraje Buta Ranquil, donde el Coirco posee una estación de monitoreo del caudal del río, pasan 48 metros cúbicos de agua por segundo, mientras que Casa de Piedra está erogando 85 metros cúbicos por segundo.
Este valor de erogación se mantendrá, quizá con alguna mínima variación, hasta el 30 de marzo, cuando termine la temporada de riego.
Teniendo en cuenta que Buta Ranquil se encuentra a más de 100 kilómetros de Casa de Piedra, y que en ese trayecto existen otras extracciones de agua del cauce, Greco estimó que el número real que ingresa al lago «está entre 38 y 40 metros cúbicos».
«O sea que se está erogando más del doble de lo que se recibe», sintetizó.