General Pico: complejo panorama para el comercio

ACORRALADO POR LOS COSTOS CADA VEZ MAS ALTOS Y LA BAJA EN LAS VENTAS

La crisis del comercio piquense se hizo notoria desde hace un tiempo, con el cierre de locales (muchos de ellos en la zona del microcentro), tras haber quedado acorralado por los altos alquileres, las bajas ventas y los costos fijos cada vez más elevados. Aún queda por delante, el golpe que significarán en el bolsillo de los comerciantes, los tarifazos impulsados por el Gobierno Nacional.

En la zona comercial por preponderancia de General Pico, no es menor el número de comercios que cerró sus puertas, y otros tantos que ofrecen una “Liquidación Total”, con el objeto de mover un poco las ventas.

Sobre la calle 20 (que atraviesa la peatonal) en el tramo comprendido entre las calles 7 y 19, hay 14 locales vacíos. En algunos de los casos, la baja de persiana es de vieja data, aunque otros cerraron de manera más reciente.

Miguel Suárez, titular de la Cámara de Comercio y Afines (CCYA) de General Pico, en diálogo con LA ARENA, se refirió al momento que atraviesa el sector.

“La situación está difícil como en todos lados. El grave problema que tenemos en el comercio es que la condición económica de todo el mundo está ajustada y entonces tratan de restringir los gastos.

Además los gastos fijos en el comercio los tenes cada vez más altos, como la luz, gas, teléfono y alquiler. Eso te complica un poco más. Pero el grave problema que tenemos hace muchos años, es el aumento en las tasas municipales, de los impuestos provinciales y nacionales, todo lo que sea la cuestión impositiva. El Estado sólo se acuerdan de aumentar, pero de darte mejores servicios no se acuerda”, dijo.

Además agregó: “El sistema financiero en este país siempre es el más favorecido, porque es el único que no pierde plata y las consecuencias siempre se pagan del mismo lado. El comercio y la Pyme no tiene espalda como puede tener el comercio grande. Además han bajado las ventas y el nivel de calidad del producto que la gente compra, porque se trata de cubrir más la necesidad y se deja de mirar la marca”.

Propuestas barriales.
Suárez dijo que el comercio local “está tratando de aguantar, esperando que la cosa mejore en los próximos meses”, y que “pese a los desbarajustes que hubo, no hubo tantas bajas (comerciales) como podría haber habido”.

Es por ello que desde la Cámara se trabaja en pos de darles herramientas a los dueños de los negocios, para que puedan paliar la situación actual de altos costos y bajas ventas. Es por ello que en los últimos días de 2018, y en forma conjunta con la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), organizó la propuesta “Comercio a cielo abierto”. Sobre la calle 2 entre 101 y 103, se formó una peatonal comercial que le brindó a los vecinos del barrio, un patio de comidas, un paseo de compras y espectáculos artísticos al aire libre. La intención de la Cámara, es llevar esta iniciativa a otros barrios de la ciudad, con el propósito de darle mayor movimiento a los comercios barriales.

“Estamos tratando de ayudar un poco, porque en el centro si bien los alquileres son más caros, la Municipalidad hace eventos y el que puede se las rebusca, pero en los barrios es mucho más difícil, porque hay menos comercios y son mucho más chicos. El municipio nos va a ayudar a arrancar, con el aporte de algún artista, con el personal para el corte de calles, para ver si después lo podemos costear desde el lado del comercio. Lo estamos tratando de implementar en distintos lugares, estamos tratando de conversar con otros sectores de la ciudad, para que otros comerciantes de otros barrios puedan hacer lo mismo. Se busca llevar ofertas y promociones para que la gente se arrime un poco. De esa manera tratamos de ayudarlos a sobrevivir hasta que esto cambie”, finalizó.