Inicio La Pampa General Pico: condenaron a un policía por estafas

General Pico: condenaron a un policía por estafas

SIMULO UN SECUESTRO JUDICIAL PARA ROBARSE CUATRO CUCHILLOS

El juez de audiencia piquense, Marcelo Pagano, condenó ayer por el delito de estafas a un policía a la pena de seis meses de prisión en suspenso, y le impuso reglas de conducta de dos años. El magistrado sentenció al sargento Gastón Ariel Corbalán (38 años). El juicio se desarrolló el 27 de julio pasado con la intervención de la fiscala Verónica Campo y defensor particular Gastón Gómez.
Durante la noche del 9 de septiembre de 2019, Corbalán fue a una vivienda de Trenel, donde una mujer cumplía arresto domiciliario. Una vez en el lugar, la engañó al decirle que estaba a cargo de la dependencia policial por la ausencia temporal del comisario y que iba de parte del fiscal Armando Agüero, a retirar una bolsa con cuatro cuchillos, en el marco de una causa en la cual la mujer luego fue condenada. La damnificada le entregó los cuchillos en mano, convencida que se trataba de una diligencia oficial.
La fiscala argumentó que Corbalán «no pidió permiso, ni cursó ninguna novedad a sus superiores, respecto de que iba a realizar el secuestro antes mencionado, como así consultado al fiscal Agüero, no conoce a Corbalán, ni mucho menos le encomendó tarea tal». En el cierre del debate, sostuvo la acusación por el cargo de «estafa» y pidió la imposición de una pena de seis meses de prisión en suspenso.
En tanto, el defensor solicitó la absolución tras entender que «no se había probado el dolo en el hecho endilgado, toda vez que Corbalán actuó en forma errónea pero no con ánimo o intención de apropiarse de los cuchillos denunciados, sino en virtud de un exceso en su afán investigativo».

Argumentos.
En el fallo, Pagano subrayó que «es imposible aceptar» que se trató de «un error», y remarcó que el imputado aprovechó «su posición de policía ante una mujer que se encontraba en prisión domiciliaria siendo investigada por un hecho por el cual fue luego condenada, bajo el falso argumento de que, ante la ausencia temporal del comisario se encontraba a cargo de la comisaría y por tanto había sido comisionado por el fiscal general Armando Agüero a los efectos de solicitarle los cuatro cuchillos denunciados.
Luego trasladó dichos cuchillos desde Trenel hasta su domicilio en General Pico, y los guardó en un armario, donde fueron hallados y secuestrados».
En otro tramo del fallo, el juez explicó que la damnificada fue «inducida a engaño ante la calidad simulada por Corbalán al erigirse falsamente en la autoridad policial legitimada para «secuestrar» los cuchillos denunciados. Y por ello, «dispuso de sus cuchillos con su voluntad viciada por el error padecido, consumándose el hecho al lograr el autor que la damnificada le hiciera entrega de los mismos y sufriera el perjuicio económico requerido por la figura típica bajo análisis».
Al momento de merituar la pena, tuvo consideró como agravantes, su condición de policía, y por ello, aplicó la pena solicitada por la Fiscalía.