Inicio La Pampa Gimnasios a la espera de la apertura, solicitan la ayuda del Estado

Gimnasios a la espera de la apertura, solicitan la ayuda del Estado

El subsecretario de Deporte, Recreación y Turismo, Ceferino Almudevar, estimó que en un futuro cercano se contará con la posibilidad de trabajar bajo techo con burbujas de diez personas». En las últimas semanas, por el aumento de casos de coronavirus en la segunda ola de contagios que atravesó la provincia, los gimnasios se vieron obligados a realizar sus actividades al aire libre.

«Venimos hablando con todos los sectores que involucran a los gimnasios. Hemos hablado con gimnasios de Santa Rosa, de General Pico y de General Acha», afirmó Almudevar. En esa línea indicó: «La situación obviamente no es la mejor, porque tienen cerradas sus puertas, no pueden trabajar bajo techo a partir de un DNU presidencial al que nosotros adherimos en la provincia de La Pampa, sí lo pueden hacer al aire libre y de esa forma se han reinventado muchos gimnasios».

Aporte.
En diálogo con Radio Noticias, el subsecretario provincial señaló que desde el Estado están ayudando a los gimnasios con un aporte de 45 mil pesos, y además, afirmó que hasta el momento solicitaron esta ayuda unos 160 salones deportivos. «Son 45 mil pesos que en algunos casos les solucionan el problema de los gastos fijos, y en otros casos es un paliativo, pero siempre con la posibilidad de que la tarea la puedan desarrollar al aire libre»,
explicó.

A su vez, Almudevar relató que se han reunido con representantes de gimnasios para trabajar en el regreso a las instalaciones bajo techo. «Cuando decimos trabajando quiere decir que nos hemos juntado en reuniones en las que más allá de escuchar la situación por la que están atravesando, también no dejan de ser reuniones de trabajo donde ellos nos plantean algunas cosas y nosotros estamos reforzando los protocolos establecidos, y en algunos casos, volvemos a tener una mirada más profunda sobre lo que ya está escrito», señaló.

Burbujas.
A partir de la baja de casos que se registró en los últimos días, el funcionario remarcó que desde la Subsecretaría tienen la esperanza para que en un futuro cercano se pueda trabajar de nuevo en las burbujas bajo techo. «Nosotros dejamos siempre una mirada de acuerdo a la situación epidemiológica del momento, hace 10 o 15 días era complicada, y ahora se avizora que están bajando los casos, y en un futuro cercano vamos a tener la posibilidad de trabajar bajo techo con las burbujas de 10 personas como lo veníamos haciendo. En este momento, estamos terminando esta segunda etapa de restricciones, que termina el 7 de junio, y después de ahí en adelante veremos como termina la situación», aclaró.

Por otra parte, el subsecretario remarcó: «Con los que hablamos, más allá de sus problemas, son personas que entienden la situación. Nosotros también entendemos, es imposible no empatizar, porque uno también es profesor de Educación Física, tuvo gimnasios y trabajó en clubes». En ese sentido, afirmó «entre todos estamos realizando verdaderamente un laburo en equipo para volver lo más pronto posible, y volver con un refuerzo en lo que está escrito en cuanto a los protocolos».

Asimismo, el responsable de Deportes detalló que en un gimnasio «es muy raro contar con un administrativo» y que en algunos casos el mismo propietario es el único trabajador, y que en otros tienen entre dos o tres empleados. «La actividad del gimnasio no es una actividad fija, en la mayoría de los casos son profesores que tienen otras actividades, trabajan en un gimnasio, en un club, son docentes de alguna escuela y otros son preparadores físicos», finalizó.

Complicación climática
El propietario de un local santarroseño especializado en la gimnasia artística explicó que en esta época del año comienzan a complicarse los entrenamientos por el frío o por la lluvia que directamente no los deja encontrarse a practicar. Luciano Dutto comentó que las gimnastas, al pasar ya más de un año sin el entrenamiento tradicional, «han perdido la motivación, en el caso de las que han entrenado para llegar a niveles muy altos, se nota el desgaste, el cansancio y la falta de motivación por no tener competencia».

Por otra parte, el entrenador detalló que en la gimnasia artística «se requieren de los aparatos especiales, como las paralelas, vigas y eso en casa es imposible tenerlo, es muy difícil. Son gimnastas que han entrenado cuatro a cinco horas por días, seis días a la semana, y ahora estamos entrenando una hora con preparación física».

En tanto, José Pepino, propietario de otro gimnasio, explicó que en este tiempo se están «adaptando de la mejor manera, la problemática es más que nada climática por la época del año en el que estamos. A la mañana en invierno se hace muy difícil y es muy corto el periodo de tiempo para desarrollarnos».

«Si bien estamos recibiendo una ayuda del Estado, que está muy bien, necesitamos volver a trabajar desde nuestros espacios», concluyó.