miércoles, 28 octubre 2020
Inicio La Pampa Gobernador Centeno, Hospital referencia del norte de La Pampa

Gobernador Centeno, Hospital referencia del norte de La Pampa

La pandemia por COVID-19 resaltó aún más la importancia y el buen trabajo que se desarrolla en el Hospital Gobernador Centeno, ubicado en General Pico, que readaptó su funcionamiento e incorporó importante equipamiento para atender la salud de todo el norte de La Pampa.

Esteban Vianello es el director del Centro de Salud, y fue el encargado de brindar detalles del crecimiento que tuvo en este último tiempo el Hospital. La readaptación del funcionamiento por la pandemia fue inmediata desde el surgimiento de casos en el país, con todas las medidas preventivas y de seguridad y separando la atención dependiendo el tipo de enfermedad.

Tras adaptar los sistemas de ingreso, de circulación, de acompañantes, de consultorios, el Centro definió que los consultorios atiendan por la tarde patologías respiratorias, febriles o agudas que se presenten y por la mañana las patologías crónicas y controles de salud, embarazo. “Se fue diagramando todo un esquema en lo que son las áreas hospitalarias y después vino toda la inversión para adaptar esta circulación, la Provincia incluyó la ampliación de camas, tenemos los modulares, hoy funcionando con 33 camas y con la posibilidad de llevarlos a 44 camas. También generamos otras salas de espera a través de este tipo de módulos, de construcción rápida y fácil disponibilidad, con salas de espera respiratorio pediátrica, adultos y ginecología; esto generó que la sala de espera de la guardia no estuviera conglomerada”, explicó el director.

Esta inversión en infraestructura, en forma rápida, se sumó a construcciones en seco con divisiones y otros consultorios, “que se fueron distribuyendo en diferentes áreas del hospital. Esto también involucró la ampliación de la terapia, de llevarla de seis camas a 14 camas, también de tener un box de aislamiento a tener seis, lo que permitió un funcionamiento diferente de la terapia en cuanto a la infraestructura, esto acompaño la incorporación de equipamiento, ya sea de hotelería, camas, mesitas, pie de suelo; y equipamientos médicos específicos, como respiradores, monitores, saturometría, electrocardiogramas, múltiples inversiones en este sentido que llegó a toda el área de internación”.

Otro sector que sumó tecnología fue Laboratorio,  muy importante en el abordaje de la pandemia, “con una máquina para proceso de PCR que anterior a la pandemia estaba centralizado en el Laboratorio Central de Epidemiología, y nosotros utilizábamos el PCR de la Universidad, de la Facultad de Veterinarias, ahora quedó un equipo de PCR puesto acá. También se llegó a la incorporación de centrífugas y otro tipo de aparatología muy importante desde el punto de vista práctico para agilizar el proceso de muestras”.

El proceso fue continuo, desde marzo en adelante, y hoy el área de Bacteriología trabaja a un nivel muy alto y da respuesta a la circunstancia que se atraviesa.
Vianello hizo particular hincapié en la labor del CODES, que también fue reestructurado y adaptado a la situación, “el trabajo que nosotros hacemos en el abordaje de contención en la comunidad, de pacientes, hoy es la pata principal de la estructura de abordaje, independientemente de los contenedores, de la terapia, clínica médica, guardia, consultorios armado, el CODES, que trabaja todo lo que es ambulatorio y hotel, es fundamental porque diagnostica epidemiológicamente, aísla, y después se hace el proceso de toma de muestras y seguimiento clínico, que lo hace toda la otra estructura hospitalaria. El CODES, que es lo ambulatorio, está compuesto por un grupo importante de personas, médicos, operadores telefónicos, administrativos, enfermeros, dedicados a el diagnóstico temprano de casos sospechosos y la derivación hacia los niveles de abordaje de tratamiento. Es toda una infraestructura que no se ve desde el punto de vista físico, porque es recurso humano, puesto en la comunidad dando este soporte importante”.
 
Atención cotidiana
El médico también se refirió a la continuidad de la atención fuera de lo que es COVID-19, remarcando que el objetivo principal fue evitar que la gente concurra al Hospital sin turno, “se incorporó una central telefónica, con colaboración de la Cooperadora, que realmente ha trabajado con la incorporación de equipamiento y una ayuda económica importantísima durante estos meses, esto es parte de la comunidad que ha aportado a través de la Cooperadora, independientemente del esfuerzo institucional que está haciendo la Provincia”.
Se buscaron estrategias de fraccionamiento de horarios y reducción de turnos, explicó el profesional, quien agregó que los mismos fueron redistribuidos a los lugares donde se da el abordaje de este tipo de patologías. “Los centros de Salud hicieron un horario de mañana para tener un área libre de patologías de potencial contagio, que se trasladaron a la tarde, y por la mañana se dedicaron a hacer el control de patologías crónicas, algo similar sucedió en el Hospital”.
Asimismo, en el área de Consultorios Externos del Hospital se dividió en un área respiratoria y una no respiratoria, “de esa forma se pudo mantener, con esta salvedad de la reducción de turnos que hace que también tengamos alguna demora, el abordaje. Y la central telefónica nos permite reorientar los turnos, acondicionar la sala de espera, en el sentido de que al dar los turnos a determinada hora se está en el lugar menor tiempo”.
 
Labor con los pueblos vecinos
Al tratarse de un Hospital referencia se trabajó mucho con los pueblos vecinos a General Pico, “en lo que son derivaciones e interconsultas con especialidades, ahí se intensificó el uso de la teleinterconsulta, donde el impacto es muy positivo y al venir un paciente al hospital por una consulta puntual ya lo hace con un turno programado y el estudio hecho previamente, se ganó esta herramienta para ponerla en práctica en la zona norte, que hacía un año que la teníamos y no le podíamos dar forma y la intensidad que realmente necesitaba”.
 
Obras
Hace unos cuatro meses se retomó el plan de obra original presentado en diciembre y que fuera anunciado por el gobernador Sergio Ziliotto, “en base a eso, se anunció la obra de ampliación del Banco de Sangre; también se terminó la obra de Salud Mental, así que se continúa con una ampliación, independientemente de las proyecciones y evaluaciones de planos, trabajando en detalle de presentación de proyectos en la obra de Materno Infantil, en la obra del Federal, del Carlos Berg, que son proyectos planteados desde un inicio”.
 
Post pandemia
“Todo este proceso nos permitió ir actualizándonos sin tener casos, eso está bueno, y nos permitió, cuando tuvimos casos, estar más armados desde el punto de vista científico. Nos falta mucho para llegar a tener todas las herramientas para enfrentar esta patología y conocerla a fondo. Estamos en un proceso de aprendizaje. Por otro lado, la ciencia, a nivel mundial, trabajó en el tema vacunas, lo que nos va a dar un tema de abordaje preventivo pero no la va a erradicar, entonces eso significa que, cuando aparezca la vacuna, vamos a convivir con esta patología con una herramienta de prevención; además de usar el tapaboca, del lavado de manos, vamos a tener una vacuna, porque eso que ganamos como método de prevención, todas estas medidas de bioseguridad que estamos realizando, es un impacto grandísimo en todas las enfermedades infectocontagiosas, no solo en el COVID, en la gripe, en las diarreas, en las patologías respiratorias estacionales, entonces eso se vio, se demostró que estas medidas preventivas tienen alto impacto en la salud de la población”.