Inicio La Pampa Grave: dejan caja con amenaza de bomba en Casa de Gobierno

Grave: dejan caja con amenaza de bomba en Casa de Gobierno

VIOLARON OTRA VEZ LA SEGURIDAD DEL CENTRO CIVICO, QUE AHORA SERA REFORZADA

Por segunda vez en apenas diez días, la seguridad del gobernador Sergio Ziliotto se mostró vulnerable. La Casa de Gobierno sufrió este lunes una amenaza de bomba. Un hombre «encapuchado» dejó un paquete con un fuerte mensaje y el edificio tuvo que ser desalojado rápidamente. Fuentes oficiales aseguraron a este diario que el mandatario no se tomó livianamente el episodio y, por lo tanto, ordenó un refuerzo de la seguridad en el Centro Cívico.
«Vamos a tener que poner controles electrónicos y detectores. Los tiempos cambian también acá, parece», aseguraron a LA ARENA. La misma fuente dejó trascender que la imagen en que se ve al encapuchado dejar la casa no daba la sensación de una situación sospechosa, dado que en ese momento estaba lloviendo y, en ese contexto, tanto la capucha como el barbijo eran una medida lógica de protección para cualquier persona que estuviera circulando en ese momento.

El episodio.
Todo ocurrió en horas del mediodía, cuando la rutina del edificio se vio interrumpida por la aparición del paquete sospechoso en un pasillo de planta baja, que se encuentra a escasos metros del único ingreso habilitado, a pocos metros de la Seccional Cuarta.
Minutos antes de las 13, los y las empleadas que se encontraban trabajando recibieron el alerta y evacuaron de inmediato el edificio. «Había poca por la hora y porque no hay mucha gente trabajando todavía», señalaron, por lo que el proceso se completó rápidamente y sin inconvenientes.
En paralelo, llegaron al lugar el ministro Horacio di Nápoli, el jefe de Policía, Héctor Lara, y el jefe de la Unidad Regional I, Guillermo Torres. Cerca de las 13.20 llegó personal especializado de Bomberos, que se puso a trabajar en la escena y detonó la caja para desactivar cualquier artefacto explosivo. Minutos después, este diario pudo confirmar que no contenía ningún explosivo dentro. «No era una bomba, era una caja con un papel y algunas cosas adentro», confiaron fuentes consultadas. En el lugar, se pudo observar que sí contenía papeles escritos.
Una vez asegurada la zona, en el lugar también se hizo presente personal de la Brigada de Investigaciones y de la Agencia de Investigación Científica (AIC), que realizó pericias en la escena. La causa recayó en manos de la fiscal federal, Iara Silvestre, que fue hasta Casa de Gobierno debido a que el delito fue caratulado como de «intimidación pública».

Un encapuchado.
Según pudo saber LA ARENA, las filmaciones captaron a un hombre que ingresó «encapuchado», debido a que tenía un barbijo que le cubría parte del rostro y la capucha de la campera. Esto obviamente dificulta en una primera instancia descifrar su identidad, aunque las fuerzas de seguridad ya están trabajando para dar con su identidad. «Entró por la puerta de ingreso al Centro Cívico y dejó la caja tres metros adentro», sobre el pasillo.
El clima de violencia política se recrudece con ataques perpetrados por estos sectores de derecha, envalentonados por los discursos de odio que transmite un sector de la dirigencia, principalmente de la oposición. El gravísimo episodio no es un hecho aislado podría encuadrarse en una serie de episodios que vienen ocurriendo a nivel nacional y provincial. Entre ellos se encuentra la interrupción de un hombre en la conferencia de prensa de Sergio Ziliotto y el posterior atentado con explosivos en la sede de La Cámpora de Bahía Blanca. Incluso, en el paquete el autor dejó un mensaje en alusión al episodio ocurrido en la ciudad bahiense: «Así es, esto tiene una bomba como la de Bahía Blanca. Cuidado! Corre que todo vuela en 5′». A esto hay que sumar la radicalización de las protestas en Santa Rosa, donde los manifestantes fueron hasta la residencia del gobernador.

«Metodología siniestra».
El ministro Di Nápoli dialogó con LA ARENA y afirmó que el episodio «está en plena etapa de investigación», por lo que no pudo dar precisiones. De todas maneras, confirmó que «dejaron un paquete dentro de Casa de Gobierno, se desalojó y el personal antibombas de Bomberos está trabajando».
«Hay muchas cuestiones a investigar, porque tenemos datos y precisiones», señaló y explicó que uno de los aspectos a analizar son las cámaras de seguridad.
Consultado sobre la referencia al hecho de Bahía Blanca, el funcionario consideró que se trata de la utilización de una «metodología siniestra para hacer estas cosas».
En relación al sistema de seguridad, Di Nápoli afirmó que «ya trabajamos sobre lo que pasó en la Quinta (del gobernador), trabajamos y se tomaron nuevas medidas respecto a lo que pasó en la sala de prensa. Ahora veremos qué es lo que sucedió».
«Son personas que abusan de este terrible momento que estamos viviendo y además suman estas cosas. Todos estamos preocupados por lo que está pasando, lamentablemente son inadaptados y no vamos a andar escatimando en nada», indicó en alusión al autor.

«Nadie era muy consciente»
En las oficinas la noticia llegó rápido, a través de los teléfonos. Empleados y empleadas de Casa de Gobierno contaron a LA ARENA que se enteraron a raíz de llamadas a las oficinas donde se advertía que «en Planta baja había una amenaza de bomba y que había que desalojar rápido y ordenado». Para ello habilitaron la salida del Banco, que estaba cerrada desde el inicio de pandemia. Afortunadamente, eran pocas las personas que se encontraban en el edificio, debido a que el coronavirus redujo la presencialidad.
De esta manera, quienes estaban en los pisos de arriba comenzaron a bajar por las escaleras. «Ahí frente a la mesa de planillas de trazabilidad, en el pasillo, estaba la caja», contaron y reconocieron que «nadie era muy consciente de lo que estaba pasando».
«No te creías que esa caja ahí fuera una bomba, muchos no entendían. Porque en ese pasillo suelen poner las cajas de resmas vacías para que alguien se las lleve. Después muchos hacían chistes, o se quedaban esperando a ver qué pasaba», comentaron.
Incluso, muchas de ellas reflexionaron sobre la situación una vez que llegaron a su casa. «Si había un desalojo por explosión o amenaza confirmada iba a ser un desastre porque las salidas de Casa de Gobierno son rebuscadas», explicaron.

“Las próximas irán en serio”
Dentro de la caja que contenía la supuesta bomba, los investigadores encontraron elementos electrónicos y una carta con una nueva amenaza contra el gobierno provincial. “Solamente los estaba probando, pero las próximas irán en serio”, decía el documento.
La preocupación que despertó la amenaza se intensificó aún más cuando los efectivos de seguridad abrieron la caja y se encontraron con la carta cuyo párrafo inicial abría: “Huy, qué pasó ‘cumpa’, parece que era una broma. Solamente los estaba probando, pero la próxima irá en serio”.
En segundo lugar, el documento impreso instó al gobierno a abandonar la provincia. “Para no andar sufriendo tanto pueden rendirse ahora y dejar la ciudad y la provincia”, junto con un párrafo que da indicios sobre cómo se autodenomina quien o quienes estuvieron detrás de la amenaza: “Los amigos de Mónica se presentan formalmente”.
En esa línea, la misiva agregó: “No tenemos nada que ver con los principales partidos políticos que ya conocen. Todos esos son ignorantes y deben comerse el buen alfajor que se merecen por todas las mierdas que hicieron”.
El cierre de la carta mantiene el tono amenazante ya que se pregunta “Podrán pasar el invierno?”, junto con dos caracteres japoneses que según pudo saber LA ARENA podrían entenderse como “lucha” y/o “conflicto”.
Además del tono de amenaza que se mantiene a lo largo del texto, también se desprende que hablan en plural al decir “no tenemos nada que ver”, por lo que podría haber dos o más personas detrás. Más allá de la especulación, el material ya está en manos de la Justicia Federal.