Hace falta trabajo y no hay grandes obras en el norte

(General Pico) – El secretario general del sindicato de la construcción (Uocra La Pampa), el diputado provincial Roberto Robledo (PJ), indicó que la situación de la construcción en General Pico viene complicada porque las grandes obras están concluyendo y se achican las posibilidades de trabajo del sector. Además, resaltó que quieren construir una escuela de capacitación en Santa Rosa, pensando en que hay una ausencia generacional en el oficio con falta de especialidades.
El gremialista dijo en diálogo con LA ARENA que “es preocupante la situación en General Pico” porque concluyen las obras más grandes como la tercera etapa del barrio Bicentenario y las mejoras en ruta no son suficientes para cubrir la necesidad del sector.
“Algunas localidades como Quemú Quemú y Colonia Barón están absorbiendo trabajadores con proyectos de cloacas y otras redes de servicios pero el tiempo de espera será largo hasta que se pongan en marcha nuevas edificaciones como los edificios del Concejo Deliberante y la sede judicial de la segunda circunscripción. En cuanto a la obra de Los Daneses, que está presupuestada por la provincia, dará empleo pero con la modificación de canalizaciones y sin reservorios la demanda será menor”, indicó.
Robledo señaló que la inflación “también afecta a los inversores privados que se muestran cautelosos al momento de iniciar un proyecto. Eso se observa en muchos rubros afectados por insumos importados. Incluso es un factor que la mutual de los trabajadores de la construcción está teniendo en cuenta con el plan de edificación de una torre de seis pisos en esta ciudad”.
La institución compró hace unos cinco años un terreno en calle 15 entre 12 y 14 donde se propuso construir un edificio con departamentos y algunas oficinas en la planta baja. “Esa idea, que dará trabajo a los obreros, requiere inversores y si bien ya hay interesados la precaución es una actitud generalizada”, sostuvo.
“Ese proyecto ya fue presentado en el municipio, para el análisis de la obra, y fueron aprobados los planos primarios”, afirmó Robledo.

Se necesita capacitación.
Desde la Uocra vienen observando que “hay una generación que se ha perdido”, y es la que integran los jóvenes entre los 35 y 25 años. Robledo indicó que no hubo políticas nacionales en los últimos años que apoyaran este tipo de oficios y la falta de fomento ha sido perjudicial. “Faltan armadores para torres, montadores y otros obreros especializados”, señaló.
El gremialista destacó que “no se transmitió el oficio” y por esa razón tener en Santa Rosa una escuela de capacitación es una iniciativa firme. Ahora se está buscando un espacio físico para concretarlo.
Además, Robledo aclaró que “no se debe reducir el rubro construcción al trabajo de albañilería”. Agregó que el sindicato “fija salarios básicos pero cuanto más especializado es el obrero se puede aspirar a una mejor remuneración y también a mayor salida laboral”. Y remarcó que “hace falta mostrar a los jóvenes todas las posibilidades de este sector y ayudarlos a conocerlo para que puedan ver las opciones a futuro”.