Inicio La Pampa Hallan sin vida a un efectivo policial

Hallan sin vida a un efectivo policial

DOLOR Y CONMOCION EN GENERAL ACHA Y LA ZONA

Un efectivo de la Policía de La Pampa, de 34 años, fue hallado sin vida por un vecino que caminaba por el Ceferino Namuncurá, al sur de la localidad. Tenía un disparo en la zona de la cabeza, y más allá que todavía no se establecieron las causas del deceso, todo indicaría que se trató de un suicidio.
Fuentes oficiales informaron a LA ARENA que el hallazgo se produjo ayer cerca de las 7, cuando un hombre que pasó circunstancialmente por uno de los miradores de la ciudad, observó que un joven se encontraba sin signos vitales sobre uno de los bancos de cemento que están detrás del monumento del Ceferino, por lo que dio inmediatamente conocimiento a las autoridades policiales.
Una vez allí, los uniformados constataron que se trataba de un efectivo policial, quien estaba vestido de civil, y tenía un disparo en la zona de la cabeza. La noticia causó conmoción en diferentes sectores de la comunidad, particularmente en el ámbito de la Policía de La Pampa.
En el lugar, además de personal de la Agencia de Investigación Científica (AIC), también se hizo presente el fiscal Raúl Miguez Martin. Aunque todo hace presuponer que se trataría de un suicidio, aún resta por determinarse lo que realmente sucedió. El arma que habría utilizado para adoptar esa drástica decisión sería la reglamentaria.
Asimismo se procuraba llevarse a cabo la autopsia en la morgue judicial local, lo que posibilitará establecer los motivos que causaron la muerte del cabo primero. Los resultados serán remitidos a la fiscalía, en el marco de la investigación.
La última dependencia donde el efectivo prestó funciones fue en el destacamento Padre Buodo. Pertenecía a la familia policial, debido a que su hermano también pertenece a la fuerza provincial.
Ante este caso se dio intervención al equipo interdisciplinario de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia de la UR III, y al Equipo de Abordaje a Incidentes Críticos de la Policía de la provincia, a los fines que se brinde un abordaje y contención a sus familiares.
El cabo primero también tuvo una experiencia en el Ejército Argentino, donde prestó funciones como voluntario. Después de unos años decidió abandonar la fuerza nacional, para incorporarse a la Policía de La Pampa.