viernes, 17 septiembre 2021
Inicio La Pampa Hallazgo arqueológico en la primera casa de Santa Rosa

Hallazgo arqueológico en la primera casa de Santa Rosa

Trabajadores y trabajadoras de Vialidad Municipal y de Espacios Verdes de la Municipalidad de Santa Rosa realizaban tareas de limpieza en el predio de la Estancia La Malvina cuando se sorprendieron por un impresionante hallazgo: encontraron ruinas arquitectónicas que pertenecerían a la casa del coronel Remigio Gil, fundador de la estancia.
La información fue confirmada por el director de Turismo municipal, José Francisco Minetto, quién expresó que «estamos ante un hallazgo fortuito», y detalló que se encontraron restos de antiguas construcciones en tres puntos distintos del histórico predio santarroseño.
«Los restos hallados pertenecen a la antigua casa del Coronel Remigio Gil -yerno de Tomás Mason, el fundador de Santa Rosa- y también lo que sería un antiguo galpón de esquila que había en la estancia», contó el funcionario en Radio Noticias ayer por la tarde al tiempo que agregó que también se encontraron cimientos de una antigua pérgola que estaba ubicada justo en frente de la entrada de la casona actual.
Quienes descubrieron los restos arquitectónicos fueron los trabajadores de Vialidad municipal y de Espacios Verdes, quienes desde hace algunas semanas llevan adelante tareas de limpieza y puesta en valor de la histórica estancia.
«A partir del hallazgo hicimos la denuncia a Patrimonio Cultural de la provincia, por lo que una arqueóloga fue a analizarlos. Son tres cimientos que corresponden a estructuras anteriores al edificio del casco de la estancia, es decir, de antes de 1885», manifestó Minetto.

Hallazgos.
Raúl Peralta es investigador y hace más de una década que estudia la historia en torno al fundador de Santa Rosa, Tomás Mason. Durante todos esos años logró recopilar decenas de documentos históricos que le permitieron ir más allá de lo que se sabe, y desde julio los publica en el Suplemento Caldenia.
Consultado por LA ARENA respecto de los nuevos hallazgos, Peralta expresó su alegría y contó que los cimientos que se encontraron en los últimos días corresponden a la edificación anterior de la estancia, que data de fines del siglo XIX.
«Lo que se encontró fueron los restos de la primera casa que tuvo la estancia, que era la típica casa chorizo. Como fue construida para asentarse en el lugar, era una edificación bastante precaria al igual que el resto de las construcciones que había alrededor», contó el investigador.
Además, agregó que también se encontraron los restos de un galpón de esquila -ya que en un principio había cría de ganado ovino – y de una antigua pérgola ubicada en frente de la actual casona.

Conformación antigua.
De acuerdo al relato de Peralta, los restos hallados son de la primera conformación de la estancia, en la que había una casona principal y alrededor varios galpones que se utilizaban para el desarrollo de la cría del ganado. Mas retirado, en una zona de altura se ubicaba un tanque con cisterna que abastecía de agua al lugar.
«Todas las construcciones eran vetustas. Incluso los ladrillos que se encontraron recientemente son muy distintos a los de la casona que hay en la actualidad, son mucho más grandes», aseguró Peralta. Además, consultado respecto de la posibilidad de que haya más restos de cimientos ocultos en el predio, no dudó en afirmarlo ya que «había mucho ganado ovino», y se presume que eso demandó de más espacios.

El nuevo chalet.
Durante la entrevista que mantuvo con este diario, el investigador contó que las antiguas edificaciones fueron demolidas a principios del 1.900.
«La nueva casona, que es la que está en pie actualmente, se terminó de construir entre los años 1.910 y 1912, por lo que una vez que estuvo en pie se demolió la antigua casa chorizo y también el resto de las construcciones que había alrededor», sostuvo.
Además, precisó que durante a partir de los recientes hallazgos y del trabajo de la arqueóloga Alicia Tapia también se encontraron restos de vajilla de la época, y lo vinculó no solo al movimiento cotidiano de la estancia sino a «las primeras romerías que se hicieron allí, que tenían concurrencia de mucha gente de poder, de muchos ingleses».